Amigos de pecadores

AMIGOS DE PECADORES 

 

Lucas 7:34: Vino el Hijo del hombre que come y bebe, y decís Este es un hombre comilón y bebedor de vino, amigo de publicanos y de pecadores.  

 

La que fuera una de las críticas hechas a Jesús es, sin embargo, un elogio y consuelo para todos nosotros.  

 

Él se lleva mal con los sabelotodo, santurrones, legalistas, religiosos y orgullosos. Pero se sintió a gusto entre publicanos y pecadores. Y parece que ellos también estaban a gusto con Jesús, porque dice en Lucas 15, 1 y 2: “Se acercaban a Jesús todos los publicanos y pecadores para oírle. Y los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo Este a los pecadores recibe, y con ellos come”. 

 

“Entonces él les refirió esta parábola diciendo” Lucas 15:3.  

 

Jesús cuenta tres parábolas para atender a esta situación: la de un pastor que se alegra por encontrar a la oveja perdida; la de una mujer que se regocija con sus amigas por encontrar el dracma perdido; y un padre que hace una fiesta porque vuelve a casa su hijo, al que daba por muerto o perdido.  

 

En todos los casos, el protagonista se regocija e invita a sus seres queridos alegrarse con él. El mensaje para los religiosos era ¿Por qué no compartís mi gozo, de que los pecadores vienen a mí y se reconcilian con Dios? 

 

Jesús hablaba en un lenguaje nada enrevesado. Los hombres lo podían entender, ¿cómo nos contaría hoy esas historias si estuviera aquí?  

 

Probablemente nos hablaría de un hombre a quien se le ha perdido el billete premiado en la lotería y lo encuentra después de remover todo en la casa y en el coche. Y ¿cómo no se va a alegrar? ¿Cómo no llamará a su familia y harán una fiesta?  

 

O nos hablaría de una familia a la que le han ocupado su vivienda, porque tuvieron que vivir unos años en el extranjero, y cuando vuelven hay okupas y después de luchar legalmente consiguen recuperarla. ¿No se alegrarán y también se alegrarán con ellos los vecinos?  

 

Hoy en día Jesús contaría la parábola de los okupas: el Reino de los cielos es semejante a un hombre que se fue de viaje y unos okupas… 

 

Finalmente, nos hablaría de un exitoso empresario que tiene dos hijos sumamente inteligentes, al menor lo manda con una gran cantidad de dinero a abrir fábrica en China, pero desaparece con el dinero. Y es que, después de gastárselo en países asiáticos, se ha hecho mochilero. Han pasado diez años sin saber nada del paradero del hijo menor. Prácticamente, el hijo mayor se ha hecho cargo de la empresa, ya que el padre ha dedicado mucho tiempo, esfuerzo y dinero a dar con el hijo menor, hasta el punto de rendirse. 

 

Pero unas navidades, el hijo mochilero aparece con rastas, maloliente; con su mochila y un perro. El padre hace la mejor fiesta de Navidad y quiere que todos sus seres queridos celebren el regreso de su hijo desaparecido. Pero el hermano mayor no quiere pasar las navidades con ellos; ni comprende a su padre ni comparte la alegría. Sin duda, el error de su hermano, del hermano menor, le ha afectado. Sin duda, por años ha visto el dolor de su padre y de su madre. 

 

Esta última historia iba dirigida especialmente a los que murmuraban de Jesús: “Este a los pecadores recibe y con ellos come”, decían.  

 

Les está diciendo: Si yo soy amigo de los pecadores y yo soy Dios vuestro Padre, si vosotros os declaráis hijos de Dios y que amáis al Mesías y le estáis esperando, vosotros también debéis ser amigos de los pecadores y compartir la alegría que tengo. 

 

LOS REPRESENTANTES NO REPRESENTABAN… 

 

¿El mundo pródigo o la humanidad pródiga?  

 

Esta historia nos habla de la humanidad que se ha ido de mochilera y los que nos hemos quedado en la empresa del padre, los que ya estamos junto al Padre, debemos entender de qué va la empresa.  

 

Jesús dijo En los negocios del Padre me conviene estar (Lucas 2:49). Esta empresa o este negocio va  

-de salvación.  

-Se trata del regreso de los mochileros a casa.  

-Es una agencia de búsqueda y llamamiento de los hijos pródigos para que vuelvan a casa. 

 

Nuestro oficio va de ser amigos de los pecadores, también como Jesús. 

 

¿Os dais cuenta? En algún momento el hijo mayor se quedó administrando los negocios del padre y desconectó del corazón del PadreHubiese sido mejor dejar encargados o gerentes al frente y ayudar al padre a encontrar al hermano.  

 

¿PODEMOS CONVERTIRNOS EN REPRESENTANTES QUE NO LE REPRESENTAMOS? ¿QUE HEMOS PERDIDO EL SENTIR Y PASIÓN DE SU CORAZÓN? 

 

Esto es lo que Pablo dice de nosotros en 2 Corintios 5:18 al 20. “Antes éramos sus enemigos, pero ahora por medio de Cristo hemos llegado a ser sus amigos y nos ha encargado que anunciemos a todo el mundo esta buena noticia por medio de Cristo. Dios perdona los pecados y hace las paces con todos. Cristo nos envió para que hablemos de parte suya y Dios mismo les ruega a ustedes que escuchen nuestro mensaje. Por eso, de parte de Cristo les pedimos hagan las paces con Dios”. 

 

Entonces ante la humanidad pródiga y el mundo mochilero, lejos del Padre, a nosotros, que ya estamos en paz con él y que somos sus amigos, el Señor nos dice: No se te ocurra envolverte de tal forma en quehaceres y trabajos y olvidar que mi negocio número uno es salvar a más hijos, y que yo soy amigo de los pecadores. Por lo tanto, si me vas a servir, tú también debes ser amigo de pecadores. 

 

· Entonces. En Lucas 16, 1 al 9, Jesús se vuelve a sus discípulos y les cuenta una parábola que es para mí la más difícil de entender de todas. ¿Porque es difícil de entender? porque se nos olvida que es la continuación del capítulo 15. Este capítulo 16 es una unidad con el 15.  

 

Resulta que hay un mayordomo que está malgastando el dinero de su amo. Se entera el amo y lo van a despedir. Pero antes el muy sinvergüenza se reúne con los deudores y se intenta hacer amigo de ellos, rebajándoles a cada uno la deuda. 

 

Y a uno que debe cien barriles de aceite se lo deja en 50; a otro que le debe cien medidas de trigo, rompe la factura y se lo deja en 80. Así se intentó ganar la amistad de estos deudores. Parece que de uno más que de otro.  

 

Su intención era que, al ser despedido, pudiera encontrar trabajo en alguna de estas casas.  

 

¿Cuál es la aplicación de Jesús?  

Lucas 16:9 Ganad amigos por medio de las riquezas injustas, para que cuando estas falten, os reciban en las moradas eternas. 

 

El mayordomo infiel procuró hacerse amigo de los deudores. Y eso es lo que Jesús les quiere dejar claro a sus discípulos.  

 

A mí me acusan de ser amigo de pecadores. Yo les estoy diciendo a los deudores que si se arrepienten, toda su deuda es perdonada y que mi Padre quiere estar en paz con ellos. Yo saldo la deuda. Rompo la factura, por mi muerte en la cruz. Solo tienen que recibir ese regalo de perdón y amor.  

 

Mientras que los judíos reforzaban la deuda, llenando de mandamientos y requisitos a los pecadores, Jesús los ganaba para el Cielo a través de la generosidad de Dios. 

 

Volviendo al hijo mochilero, imagina esto que el hermano mayor llega al Padre y le dice:  

 

Padre, sabes que el gerente de nuestra sucursal en Filipinas ha gastado dinero buscando a tu hijo en lugar de cuidar el negocio, porque le han dado una información de que podía estar por Tailandia y se ha ido a buscarlo. Pero finalmente era otro mochilero, no tu hijo. ¿Qué crees que dirá el padre? Ese dinero está bien gastado; y a ese gerente le dirá: Gracias por quererme ayudar a encontrar a mi hijo perdido. 

 

O imaginad esto otro. Que un gerente, el de Malasia, realmente se encuentra después de diez años con el hijo menor que malgastó todo y que teme volver a casa del padre. Imaginad que le dice: ¿Sabes? Le debes a tu padre diez millones de euros. Mejor que no vayas a verlo sin saldar tu deuda primero. ¿Verdad que no? 

 

Jesús les dice hazte amigo del deudor y si tienes que emplear mis recursos para acercarlo a mí, por favor hazlo.  

 

¿Qué le dirá más bien este gerente? Lo invita a comer a su propia casa, le ayuda a asearse, a descansar, le pone la mesa.  este gerente que lo ha llevado a su propia casa y ha comido con él y ha bebido con él y lo ha atendido, le dirá: Tu padre te espera, todo te lo perdonará. Vuelve a casa. Yo te pago el billete para que vuelvas a tu casa. ¡Ese gerente está en los negocios del padre! 

 

Y si un día visita al jefe de la empresa, al padre del mochilero, ¿quién le recibirá? El hijo menor será el primero que salga a darle la bienvenida y le dirá: gracias por hacerte mi amigo y por ayudarme a volver a casa. Y este gerente de la compañía hará fiesta con la familia y comerá y beberá con el mochilero y con el resto de la familia. 

 

Literalmente Lucas capítulo 16, verso 9 se puede leer así: Y yo os digo: Haceos amigos de los hombres que están enredados en las riquezas de maldad, para que cuando faltéis de la tierra, os reciban en las moradas eternas. 

 

En Lucas 16:14 vemos que los fariseos no estaban detrás de los hombres, sino detrás del dinero. Jesús dice que conocía sus corazones y que eran avaros. Eran amigos del dinero, no amigos de los pecadores.  

 

En Lucas 16:13 Jesús dice que no se puede servir a las riquezas y a Dios. Es imposible agradar a ambos. Esos religiosos servían al dinero, a su propia codicia, en lugar de servir a Dios y a los hombres.  

 

Entonces Jesús dice a sus discípulos: Todos mis recursos están a vuestra disposición para que traigáis a mis hijos de regreso a casa. 

 

Eso es lo más importante para mí. Es más, el Padre dice:  

Este negocio, esta empresa de salvación, es tan importante que entregué el tesoro más valioso, a mi Hijo, para salvar a los pecadores.  

 

¿Cuál es, por lo tanto, nuestro negocio?  

Ser amigos de pecadores para ganarlos como un trofeo para Dios.  

 

Para terminar, el Señor nos dice acerca de esto, de ser amigos de los deudores y ganar a los pecadores  

1. Sé sagaz.  

2. Invierte recursos.  

3. Toma riesgos.  

Y 4. Esfuérzate. 

Comentarios

Entradas populares

Venciendo a Madián

Los nombres de Dios en la Biblia (ordenados por orden de aparición)