Venciendo a Madián

UN EXTRACTO DE LA ENSEÑANZA:
Basado en Jueces 6 y 7, enseñanza en la que se desenmascaró al espíritu de Madián (miseria y pobreza) y se explicaron ocho claves mediante las cuales podemos derrotar a este antiguo enemigo de Dios y de los hombres.
El espíritu de Madián es un terrible enemigo del pueblo de Dios y los hombres en general. En la revelación bíblica Madián es pobreza, miseria, opresión... Y se puede manifestar con desánimo, temor, desorden o escasez. Generalmente opera engañando a los hombres y llevándolos a esclavitud, estancamiento y debilidad. Por eso... ¡Debemos derrotarlo!
Aquí tienes también el audio del mensaje:


Jueces 6:1-6: Los hijos de Israel hicieron lo malo ante los ojos del SEÑOR, y el SEÑOR los entregó en manos de Madián por siete años. Y el poder de Madián prevaleció sobre Israel. Por causa de los madianitas, los hijos de Israel se hicieron escondites en las montañas y en las cavernas y en los lugares fortificados. Porque sucedía que cuando los hijos de Israel sembraban, los madianitas venían con los amalecitas y los hijos del oriente y subían contra ellos; acampaban frente a ellos y destruían el producto de la tierra hasta Gaza, y no dejaban sustento alguno en Israel, ni oveja, ni buey, ni asno. Porque subían con su ganado y sus tiendas, y entraban como langostas en multitud, tanto ellos como sus camellos eran innumerables; y entraban en la tierra para devastarla. Así fue empobrecido Israel en gran manera por causa de Madián, y los hijos de Israel clamaron al SEÑOR. (Versión La Biblia de Las Américas)
Es triste reconocerlo, pero el espíritu de Madián tiene afectadas a personas, familias, congregaciones y hasta naciones. Por eso, no podemos cumplir nuestro propósito y desarrollar todo nuestro potencial con la presencia de Madián en mente, corazón, trabajo, hogar o ministerio. Cuando estamos bajo un espíritu de miseria todo lo vemos como un imposible; tenemos desordenes en nuestros pagos, trabajos, organización; se puede notar en nuestra higiene y educación; etc. Principio: Si no cortas con Madián, Madián te cortará a ti.

A continuación, se exponen Ocho claves espirituales para derrotar a Madián:

1. Reconocer el problema arrepentirse y clamar al Señor (Jueces 6:7-10).
2. Tener una revelación clara de quiénes somos y de que el Señor está con nosotros:

Jueces 6:12 Y el ángel del SEÑOR se le apareció, y le dijo: El SEÑOR está contigo, valiente guerrero.
Jueces 6:15 -16 Y él respondió: Ah Señor, ¿cómo libraré a Israel? He aquí que mi familia es la más pobre en Manasés, y yo el menor de la casa de mi padre. Pero el SEÑOR le dijo: Ciertamente yo estaré contigo, y derrotarás a Madián como a un solo hombre.

3. Ser fuertes y valientes, trabajadores y guerreros:
Gedeón era de los pocos en Israel que seguían trabajando, aunque escondían el trigo. Dios vio en él a un valiente guerrero.

Jueces 6:11 Y vino el ángel del SEÑOR y se sentó debajo de la encina que estaba en Ofra, la cual pertenecía a Joás abiezerita; y su hijo Gedeón estaba sacudiendo el trigo en el lagar, para esconderlo de los madianitas.
4. Ofrenda debe ser prioridad:

Quizás otro se hubiese excusado ante el ángel y no hubiera traído ninguna ofrenda. O hubiesen traído ofrenda miserable (de gente cautiva a Madián en su corazón). Pero eso no fue lo que hizo Gededón.
Jueces 6:18-22 Te ruego que no te vayas de aquí hasta que yo vuelva a ti, y traiga mi ofrenda y la ponga delante de ti. Y él respondió: Me quedaré hasta que vuelvas. Y Gedeón entró y preparó un cabrito y pan sin levadura de un efa de harina; puso la carne en una cesta y el caldo en un caldero, y se los llevó a él debajo de la encina y se los presentó. Y el ángel de Dios le dijo: Toma la carne y el pan sin levadura, ponlos sobre esta peña y derrama el caldo. Y así lo hizo. Entonces el ángel del SEÑOR extendió la punta de la vara que estaba en su mano y tocó la carne y el pan sin levadura; y subió fuego de la roca que consumió la carne y el pan sin levadura. Y el ángel del SEÑOR desapareció de su vista. Al ver Gedeón que era el ángel del SEÑOR, dijo: ¡Ay de mí, Señor DIOS! Porque ahora he visto al ángel del SEÑOR cara a cara.

5. Edificar el altar personal:
Altar es adoración, es devoción y es entrega. Gedeón comenzó levantando un altar a Dios con el nombre de Yaweh Shalom (Dios es mi paz, plenitud, prosperidad, confianza, salud, victoria y bienestar).

El altar nos va a dar la fuerza y autoridad para acometer las otras acciones necesarias: 1) Derribar el altar de Baal de su tribu (hay que acabar con los otros altares que puedan haber en nuestra vida o familia); 2) Restaurar el altar del Señor en su ciudad.
Jueces 6:24-26  Y Gedeón edificó allí un altar al SEÑOR y lo llamó El SEÑOR es Paz, el cual permanece en Ofra de los abiezeritas hasta hoy.

Sucedió que aquella misma noche el SEÑOR le dijo: Toma el novillo de tu padre y otro novillo de siete años; derriba el altar de Baal que pertenece a tu padre y corta la Asera que está junto a él; edifica después, en debida forma, un altar al SEÑOR tu Dios sobre la cumbre de este peñasco; toma el segundo novillo y ofrece holocausto con la leña de la Asera que has cortado.
6. Debemos sacar fuera a Madián del corazón y de la mente. Y sacarlo de la forma en la que nos ganamos la vida y suplimos nuestras necesidades (Jueces 7: 1-8).

Estas fueron las dos pruebas para el ejército. La primera es que los apocados de corazón y temerosos regresaran a casa. Porque el espíritu de Madián se había posicionado en su mente y corazón para desanimarlos y atemorizarlos.
La segunda tenía que ver con la forma de beber el agua. Pues estaban los que perdían su vigilancia y posición de buenos soldados (metiendo las cabezas al agua) y los que no rebajaban sus estándares ni perdían su posición de guerreros (y se llevaban el agua a la boca)

Hoy en día hay muchos soldados de Jesús que se ganan la vida o suplen sus necesidades dejando su lugar de soldados del Reino de Dios y rebajando sus principios o estándares de vida. Esa es una clara señal de que el espíritu de Madián se nos ha metido en el área laboral o productiva.
No podemos vencer a Madián si lo tenemos en la mente y corazón, o en el trabajo y dedicación. Pero cuando somos libres en estas áreas podremos derrotarlo en todo lo demás también.

7. Debemos desarrollar un espíritu de comprobación, como el que tenía Gedeón.
Él pidió confirmación al Señor en diferentes ocasiones. Y eso no es algo que le desagrada al Señor sino todo lo contrario. Es algo muy necesario y más en los tiempos que vivimos. ¿A qué nos a llamado Dios? ¿Quiere que emprendamos algo? ¿Dónde vivir? ¿Con quién casarnos? ¿Debemos cambiar algo de nuestras vidas? Todo esto debe ser confirmado y reconfirmado para no ser engañados por el enemigo.

Hasta debemos desarrollar un espíritu de confirmación en cuanto a la palabra que oímos o a los ministros que nos quieren impartir.
Ver Jueces 6:17; 6:36-40; 7:9-14.

8. Y, por último, las armas de la victoria de los 300 de Gedeón, que fueron:
- Estar posicionados en lo alto: esto equivale a nuestra vida de oración. Una vida de oración de altura.

- Tocar las trompetas: La trompeta es la Palabra y debemos aprender a usarla y a 'tocarla' diariamente.
- Quebrar los cántaros: la luz del Señor solo se va a poder ver en nosotros cuando nuestros cántaros estén quebrados. Esto señala la necesidad de estar contritos, humillados y quebrantados ante el Señor. Bien muertos para que Cristo sea el todo y el que se vea en nuestras vidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario