Los nombres de Dios en la Biblia (ordenados por orden de aparición)


Los nombres de Dios en la Biblia
Conocer a Dios es el viaje más maravilloso de la vida, y una parada imprescindible es descubrir sus nombres en la Biblia. Nombres con los que Él se ha querido revelar en la historia.
Este pequeño estudio nos será de gran ayuda para resumir esa información. Usar esos nombres para nuestra adoración y para invocarlos en tiempos de necesidad se convertirá en algo esencial de nuestra vida de fe.
LOS NOMBRES DE DIOS EN LA BIBLIA

SU SIGNIFICADO Y DÓNDE ENCONTRARLOS
En Atenas Pablo encontró un altar con esta inscripción: “Al Dios no conocido”. Los atenienses en su idolatría tenían altares a todos los dioses, y por si se les olvidaba honrar a alguno levantaron ese altar también. El apóstol les anuncia el mensaje de Jesús a partir de dicha inscripción:


Entonces Pablo, puesto en pie en medio del Areópago, dijo: Varones atenienses, en todo observo que sois muy religiosos; 23 porque pasando y mirando vuestros santuarios, hallé también un altar en el cual estaba esta inscripción: AL DIOS NO CONOCIDO. Al que vosotros adoráis, pues, sin conocerle, es a quien yo os anuncio. Hechos 17:22-23.

A nosotros nos puede suceder igual. Que queramos honrar a Dios, pero sin conocerle. El primer ingrediente que debe tener nuestra adoración es saber a quién estamos orando o cantando. Conocer a Dios es el viaje más maravilloso de la vida, y una parada imprescindible es descubrir sus nombres en la Biblia. Nombres con los que Él se ha querido revelar en la historia.

Este pequeño estudio nos será de gran ayuda para resumir esa información. Usar esos nombres para nuestra adoración y para invocarlos en tiempos de necesidad se convertirá en algo esencial de nuestra vida de fe.

Hemos optado por el orden de aparición de los nombres en la Biblia para que nos sirva de guía en este recorrido bíblico. Por otra parte, solo hemos desarrollado los que consideramos más importantes del Señor. En total son 31 nombres.

Dos detalles a tener en cuenta antes de comenzar nuestro estudio:

-          Jesús se revela en cada uno de estos nombres. Dada la importancia del nombre de Jesús y de que le conozcamos a Él como la máxima revelación de Dios, hemos marcado en color rojo su relación con cada uno de los nombres que iremos conociendo.


-          Por otra parte, notaremos la relación entre los nombres de Dios y la adoración de los hombres. A menudo, cuando el Señor se revela con un nombre, el adorador levanta de forma automática un altar para invocar el nombre del Señor y adorarle, o se postra en humillación ante Dios. Ese énfasis lo vamos a destacar en color azul.


1- Elohim (
Génesis 1:1):

Elohim es el primer nombre que encontramos en la Biblia. Sirve para la forma plural de Dios (Elohim, Dios y dioses) que implica plenitud de poder, y simboliza a la Trinidad (Padre, Hijo Y Espíritu Santo).

Este vocablo es empleado en lugares donde se describe el carácter creador de Dios y su omnipotencia. Expresa la grandeza y la gloria de Dios. Es el Dios Creador:

En el principio creó Elohim (Dioses) los cielos y la tierra. Génesis 1:1.

Y de nuevo al crear al ser humano se usa el término Elohim:

Y dijo Elohim (plural) hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza… Génesis 1:26

Toda la creación, y en especial el hombre, fueron hechos por Dios Elohim (Padre, Hijo y Espíritu); por ello el plural encaja tan bien como el singular.

Aparece 2 341 veces en el Antiguo Testamento. Solo entre Génesis 1:1 y Génesis 2:4 se usa 35 veces el nombre Elohim.

El evangelio de Juan comienza con esta declaración acerca de Jesús:

En el principio existía[a] el Verbo[b], y el Verbo estaba[c] con Dios, y el Verbo era Dios. El[d] estaba[e] en el principio con Dios. Todas las cosas fueron hechas por medio de El, y sin El nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. Juan 1:1-3.

Jesús es nuestro Jehová Elohim creando, desde el origen (Génesis) de la vida, todas las cosas junto al Padre y al Espíritu.


2- Yahveh o Yahweh (
Génesis 2:4):

Yahveh o Yahweh es el segundo nombre de Dios revelado en las Sagradas Escrituras. Significa ‘El auto Existente’, y lo podemos encontrar por primera vez en Génesis 2:4:

Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día que Yahweh Dios hizo la tierra y los cielos. Génesis 2:4.

Yahveh, Yahweh, Yejová o Jehová es la transcripción al español del nombre de Dios dado en la Biblia compuesto por las letras YHVH (Tetragrámaton). El Shem hammeforash, que significa ‘nombre inefable’.

La palabra Yahveh o Yahweh se ha perdido, ya que cuando los rabinos leen el Tanakh (Antiguo Testamento), la sustituyen por ADONAI o por la palabra hebrea, Hashem.

La razón de que no sepamos bien cómo se pronunciaba este nombre es por la creencia judía de no poder pronunciarlo, por miedo de que fuera algo blasfemo. Mucha gente pronuncia el Tetragrámaton utilizando el término ‘Jehová’, pero Jehová no puede ser la pronunciación correcta puesto que en la lengua hebrea no hay ninguna letra que suene como "J".

Yahveh es el nombre más mencionado o utilizado en el Antiguo Testamento, se encuentra más de 5 000 veces. Yahveh se deriva del verbo hebreo ‘hayah’ (ser) y abarca los tres tiempos gramaticales: pasado, presente y futuro. Por lo tanto, significa El que fue, es y será. Yahveh conlleva la idea de ‘uno que es lo que es’: YO SOY EL QUE SOY (Éxodo 3:14).

Yahveh también es una palabra hebrea que indica acción y revela a un Dios con atributos morales: santidad, amor, fidelidad, etc.


3- El-Shaddai (Génesis 17:1)
:

El-Shaddai (Dios todopoderoso) es el tercer nombre con el cual Dios se revela en la Biblia.

Era Abraham de noventa y nueve años, cuando le apareció Jehová y le dijo: Yo soy el Dios todopoderoso (El-Shaddai); anda delante de mí y sé perfecto. Génesis 17:1

La palabra ‘El’ indica fuerza, poder y omnipotencia. Siempre que un término empieza por ‘El’ alude directamente a Dios. La palabra ‘Shaddai’ significa uno que tiene pecho, uno que nutre, suple y satisface. El-Shaddai es el Dios omnipotente, de amor generoso que derrama sobre nosotros. Por lo tanto, el Shaddai es el Dios plenamente suficiente y el lleno de toda bendición.

4- El-Elion (Génesis 14:18-20):

El-Elion (Dios Altísimo) es revelado en las Escrituras en relación con Melquisedec (rey de justicia), rey de Salem (rey de paz).

Entonces Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo (El-Elion), sacó pan y vino; 19 y le bendijo, diciendo: Bendito sea Abram del Dios Altísimo (El-Elion), creador de los cielos y de la tierra; 20 y bendito sea el Dios Altísimo (El-Elion), que entregó tus enemigos en tu mano. Y le dio Abram los diezmos de todo. Génesis 14: 18-20.

Notemos cómo Abram adora con sus diezmos a El-Elion, a través de este encuentro con Melquisedec.

Cuando este nombre aparece en las Escrituras nos muestra su relación con toda La Creación, indicando que Dios está por encima de todo lo que ha sido creado. EL-ELION es el Dios de dioses, Señor de señores y Rey de reyes. Un par de ejemplos serían Salmo 47:2 y Salmo 83:19:

Porque YAHVEH ELION es temible; Rey grande sobre toda la tierra. Salmo 47:2.

Y conozcan que tu nombre es YAHVEH; Tú solo ELION sobre toda la tierra. Salmo 83:19

El Hinduismo y el Panteísmo hablan de Dios como "parte del universo". Pero Dios no es parte del universo. Él es el Dios trascendente. Está por encima de todo. Él es el Dios Altísimo.
Jesús es nuestro El-Elion. Colosenses 1:16-17:

Porque en Él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de Él y para Él. Y Él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en Él subsisten. Colosenses 1:16-17.


El-Elion nos habla de la supremacía de Dios. Él está por encima de todo. Esta palabra significa "el más Fuerte de los fuertes y el más Alto de lo alto".



5- Adonai (Génesis 15:2):

El siguiente nombre que aparece es Adonai, en Génesis 15:2:

Y respondió Abram: Adonai (Señor) Jehová, ¿qué me darás, siendo así que ando sin hijo, y el mayordomo de mi casa es ese damasceno Eliezer? Génesis 15:2.

Adonai se traduce como Señor. En el Antiguo Testamento aparece unas 300 veces con un significado de Señor, Amo y Maestro.

Cuando llamamos a Dios ‘Adonai’, estamos diciendo que Él es el Maestro. Solo Él es digno, nadie ni nada más. Él es digno de todo lo que tenemos y de todo lo que somos. Indica que Dios es el Amo (el dueño) de toda la Creación y la Humanidad. Adonai es la forma plural de la palabra Adon, que significa señor o amo. De manera que también lleva implícito el concepto de la Trinidad: un solo Dios plural (en tres personas).


6- El-Olam (Génesis 21:33):

El-Olam es traducido en nuestras Biblias como Dios Eterno o Dios de los siglos o de las generaciones. Lo encontramos por primera vez en Génesis 21:33:

Y plantó Abraham un árbol tamarisco en Beerseba, e invocó allí el nombre de Jehová El-Olam (Dios eterno). Génesis 21:33.

Una vez más, ante la aparición de un nuevo nombre de Dios observamos a un hombre, Abraham en este caso, adorando al Señor al invocar ese nombre (El-Olam).

El-Olam es el Dios de los tiempos, todo lo que sucede está bajo su control y poderío. A través de la historia El-Olam se ha manifestado en la persona de su Hijo Jesucristo, y ha revelado sus propósitos con el hombre.
 
7- Yahweh Jireh o Yireh (Génesis 22:14):

Yahweh o Jehová Jireh significa, el Señor proveerá. Abraham llamó “el Señor proveerá” al lugar donde Dios le proveyó un carnero para que lo sacrificara en lugar de su hijo Isaac.

Entonces habló Isaac a Abraham su padre, y dijo: Padre mío. Y él respondió: Heme aquí, mi hijo. Y él dijo: He aquí el fuego y la leña; mas ¿dónde está el cordero para el holocausto? Y respondió Abraham: Dios se proveerá de cordero para el holocausto, hijo mío. E iban juntos. 13 Entonces alzó Abraham sus ojos y miró, y he aquí a sus espaldas un carnero trabado en un zarzal por sus cuernos; y fue Abraham y tomó el carnero, y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo. 14 Y llamó Abraham el nombre de aquel lugar, el Señor Proveerá (Yahweh Jireh). Por tanto se dice hoy: En el monte del Señor será provisto. Génesis 22: 7-8, 13-14.

El contexto de la revelación de este bello nombre es de altar, de adoración extrema por la obediencia de Abraham y la sujeción de Isaac, y de holocausto, pues al final el carnero fue sacrificado para honrar a Yahweh Yireh.

Dios suplirá para todas nuestras necesidades. La más importante, la de salvación, la proveyó entregando a Jesús por nosotros. Así como Dios proveyó un carnero como sustituto de Isaac, Él proveyó a su hijo Jesús como el sacrificio definitivo en pago por nuestros pecados.


8- Yahweh Rapha
(Éxodo 15:25-26):

Yahweh Rapha o Jehová Rafa, significa el Señor que sana o el Señor Sanador. Este nombre aparece cuando son sanadas las aguas de Mara. Eran aguas amargas y tras echar un árbol que el Señor mandó lanzar a las aguas quedaron sanas o potables.

25 Entonces él clamó al Señor, y el Señor le mostró un árbol; y él lo echó en las aguas, y las aguas se volvieron dulces. Y Dios les dio[q] allí un estatuto y una ordenanza, y allí los puso a prueba. 26 Y dijo: Si escuchas atentamente la voz del Señor tu Dios, y haces lo que es recto ante sus ojos, y escuchas sus mandamientos, y guardas todos sus estatutos, no te enviaré ninguna de las enfermedades que envié sobre los egipcios; porque yo, el Señor, soy tu sanador (Yahweh Rapha). Éxodo 15:25-26.

Dios ha provisto en Jesucristo la sanidad definitiva para la enfermedad espiritual, física y emocional. Dios puede sanarnos. Jesús demostró que Él era Jehová-Rafa al curar a los enfermos, a los ciegos, a los paralíticos, y al echar fuera demonios. Jesús también sana a su pueblo del pecado de la injusticia (Lucas 5:31,32).


9- Yahweh Nissi (Éxodo 17:15-16):

Yahweh Nissi, El Señor es mi bandera, o Mi Estandarte.  Nombre del altar que edificó Moisés después de derrotar a los amalecitas en Refidim.

Moisés denomina a Dios como nuestra bandera y le adora tras la victoria contra un terrible enemigo: Amalec. Así atribuyó la victoria al Señor:

15 Y edificó Moisés un altar, y le puso por nombre El Señor es mi Estandarte (Yahvéh-Nissi) 16 y dijo: El Señor lo ha jurado[o]; el Señor hará guerra contra Amalec de generación en generación. Éxodo 17:15-16.

Dios nos da la victoria contra la carne, contra el mundo y contra el diablo. Nuestras batallas son enfrentamientos de la luz contra las tinieblas y del bien contra el mal. Pero el Señor es siempre el que nos da la victoria. Isaías profetiza que la “raíz de Isaí” (Jesús) se levantará como un estandarte para los pueblos (Isaías 11:10).



10- Yahweh Ganna o El-kanno (Éxodo 20:5):

El-Ganna es Dios Celoso. Así se ha revelado en momentos cuando ha exigido de Israel su única adoración. Como el esposo que espera de la esposa su lealtad exclusiva.

No los adorarás[d] ni los servirás[e]; porque yo, el Señor tu Dios, soy Dios celoso (El-Kanno), que castigo la iniquidad de los padres sobre los hijos hasta[f] la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen… Éxodo 20:5.

… pues no adorarás a ningún otro dios, ya que el Señor, cuyo nombre es Celoso (El-Ganna), es Dios celoso… Éxodo 34:14.


11- Hashem (Éxodo 20:7):

HaShem es un término hebreo que significa literalmente, "El Nombre".

No tomarás el nombre (Ha-el; Shem-nombre; HaShem) del Señor tu Dios en vano, porque el Señor no tendrá por inocente al que tome su nombre en vano. Éxodo 20:7

Ha (EL) Shem (nombre) se utiliza para evitar referirse al nombre de Dios. Se usa igualmente para evitar deletrear la palabra YHWH y no usar la palabra Adonai que se emplea, en la costumbre judía, solo en los rezos, cantos y cuando se está impartiendo una clase de Torá.


12-
Yahweh Maccaddeschem (Éxodo 31:12-13):

 Yahweh Maccaddeschem o Jehová Mekaddesh, es El Señor que santifica. El Señor quien me aparta para él, quien me santifica, quien me purifica. Éxodo 31:12-13.

“Santificaos, pues, y sed santos, porque yo soy el Señor vuestro Dios. “Guardad mis estatutos y cumplidlos. Yo soy el Señor que os santifico (Yahweh Maccaddeschem). Levítico 20:7-8.

Nosotros hemos sido apartados, hechos santos y redimidos por la sangre de Jesucristo, nuestro Jehová-Mekaddesh. Por lo tanto, debemos continuar viviendo una vida santa y que agrade a Dios (1 Pedro 1:13-25).

Dios aparta un pueblo escogido, santo para Dios, un real sacerdocio, un pueblo propio. Él limpia nuestro pecado y nos ayuda a madurar.





13- Yahweh Shalom (Jueces 6:22-24):

Yahvé Shalom o Jehová Shalom. Significado: El Señor es paz. Nombre del altar que Gedeón edificó en Ofra como recordatorio del mensaje de Dios “Paz a ti”.

22 Al ver Gedeón que era el ángel del Señor, dijo[r]: ¡Ay de mí, Señor Dios[s]! Porque ahora he visto al ángel del Señor cara a cara. 23 Y el Señor le dijo: La paz sea contigo, no temas; no morirás. 24 Y Gedeón edificó allí un altar al Señor y lo llamó El Señor es Paz (Yahweh Shalom), el cual permanece en Ofra de los abiezeritas hasta hoy. Jueces 6:22-24.

La experiencia de Gedeón con el Señor fue de paz y perdón. A pesar de la santidad de Dios Gedeón encontró a un Dios que le habló con amor. Y levantó un altar para agradecer esa misericordia hacia el hombre pecador. Lo llamó ‘El Señor es Paz’. Isaías nos dice que el Mesías también será conocido como el “Príncipe de Paz”, nuestro Jehová-Shalom (Isaías 9:6). Jesús hizo la paz entre Dios y el hombre.


14-
Yahweh Sabaot (1 Samuel 1:3):

Yahweh o Jehová Sabaot significa ‘El Señor de los Ejércitos’. Conocido también como Yahvéh-Sdabaot. Muchas versiones españolas de la Biblia traducen Sabaot por Todopoderoso. Pero sería más correcto interpretar El Señor de las Huestes o Ejércitos celestiales. Su aparición es en 1 Samuel 1:3.

Este hombre subía todos los años de su ciudad para adorar y ofrecer sacrificio al Señor de los ejércitos (Yahweh o Jehová Sabaot) en Silo. Y los dos hijos de Elí, Ofni y Finees, eran sacerdotes del Señor allí. 1 Samuel 1:3.

Siempre que se usa este nombre el Señor nos está recordando que Él capitanea a su pueblo en la batalla, que tiene ángeles poderosos a nuestro favor y que suyo es el poder para prevalecer son sus propósitos terrenales.


15- Yahweh Deah (1 Samuel 2:3):

El Dios de todo saber o lleno de sabiduría es Jehová Deah, Yahweh Deah. Este bello nombre es parte del cántico de Ana, la mamá de Samuel, cuando ya hubo dado a luz al profeta Samuel, tras años de esterilidad, y lo había entregado al Señor como nazareo. Entonces Ana adoró al Señor entonando este cántico:

No os jactéis más[c] con tanto orgullo, no salga la arrogancia de vuestra boca; porque el Señor es Dios de sabiduría (Jehová Deah), y por El son pesadas las acciones. 1 Samuel 2:3.

Piensa en la omnisciencia de Dios. Él lo sabe todo. Dios es el Dios de todo conocimiento. Dios habita en la eternidad. Dios ve el principio. Dios ve lo que está en la mitad. Dios ve el final. Dios lo ve todo, todo el tiempo, de una sola vez. Dios conoce todas las cosas. Además, tiene la sabiduría para obrar sus propósitos en nuestras vidas. En Isaías 9:6 a Jesús se le llama, Admirable Consejero. En Él está toda la sabiduría de Dios y todo el consejo que precisamos (1 Corintios 1:30). ¡Qué gozo es saber que contamos con un Dios en quien habita la sabiduría!


16- Yahweh Sela (Salmo 18:1-2):

Esta es una oración de David en la que denomina al Señor: Jehová, Roca mía (Yahweh Sela). El rey David agradece al Señor por la victoria frente a todos sus enemigos y le adora invocando su nombre Sela (Mi Roca). Y aparece en el Salmo 18:

Yo te amo, Señor, fortaleza mía. El Señor es mi roca (Jehová Sela), mi baluarte y mi libertador; mi Dios, mi roca en quien me refugio; mi escudo y el cuerno[d] de mi salvación, mi altura inexpugnable. Salmo 18:1-2.

En esta declaración de la Palabra de Dios el fundamento es la roca, y no podía ser de otra forma, ya que, en el Nuevo Testamento la roca es Jesús. Mateo 7:24, nos habla de cómo establecer nuestra vida sobre la roca. Aun, es más, es tan poderosa esta roca que la misma iglesia esta edificada sobre ella (Mateo 16:18).


17- Yahweh Rohi (Salmo 23.1):

Jehová Rohi es El Señor nuestro Pastor. Aparece en el Salmo 23:

El Señor es mi pastor (Yahweh Rohi), nada me faltará. Salmo 23:1

El Señor protege, provee, dirige, guía y cuida a su pueblo. Dios nos cuida tiernamente como un pastor poderoso y paciente.

Otra canción de David, quien fue pastor de ovejas y después de hombres, quien reconoce el cuidado pastoral de Jehová sobre su vida. Vuelve a revelarse un nombre de Dios en relación directa con un hombre que le está adorando.

Conocido también como Yahvéh-Ra’ah. Jesús es el buen pastor que puso su vida por todas las personas (Juan 10:14-18).


18- Jah o Yah (Salmo 68:4):

Jah es la forma abreviada del nombre Jehová. Aparece por primera vez en el Salmo 68:4:

Cantad a Dios, cantad alabanzas a su nombre; abrid paso[a] al que cabalga por los desiertos[b], cuyo nombre es el Señor (Jah o Yah); regocijaos delante de Él. Salmo 68:4.

Es el nombre sagrado del auto Existente o Eterno (Yejová). Lo encontramos diecinueve veces en los Salmos y dos veces en Isaías para alabar al Señor, como observamos en Isaías 12:2:

He aquí Dios es salvación mía; me aseguraré y no temeré; porque mi fortaleza y mi canción es Jah DIOS, quien ha sido salvación para mí. Isaías 12:2.


19- Yahweh Hossenu o Yahveh Osenu (Salmo 95:4):

Yahweh Hossenu significa El Señor nuestro Hacedor. Aparece por primera vez en Salmo 95:6.

Venid, adoremos y postrémonos; doblemos la rodilla ante el Señor nuestro Hacedor (Jehová Hossenu). Salmo 95:6.

El salmo nos invita a reconocer humildemente a Dios nuestro Hacedor, adorarle y postrarnos ante Él. Así podrá llevar a cabo su obra de transformación en nuestras vidas fácilmente.

Este nombre es diferente de Elohim. Elohim nos recuerda cómo Dios crea de la nada, pero Jehová Hossenu nos muestra cómo Dios toma algo y lo moldea y le da forma. Por eso también podría traducirse como Formador o Alfarero.

¡Ay del que contiende con su Hacedor (Hossenu), el tiesto entre[g] los tiestos de tierra! ¿Dirá el barro al alfarero: “Qué haces”? ¿O tu obra dirá: “Él no tiene manos”?
10 ¡Ay de aquel que diga al padre: “¿Qué engendras?” O a la mujer: “¿Qué das a luz?[h]

11 Así dice el Señor, el Santo de Israel y su Hacedor (Hossenu): Preguntadme[j] acerca de las cosas venideras tocante a mis hijos, y dejaréis a mi cuidado la obra de mis manos. Isaías 45: 9-11.



20- Hakadosh (Isaías 5:6):

De nuevo se nombra al Señor con uno de sus atributos: El Santo. No solo el Señor es el que nos santifica, sino que es el Santo de los santos.

Pero el Señor de los ejércitos será exaltado por su juicio, y el Dios santo (Hakadosh) se mostrará santo por su justicia. Isaías 5:6.

Tres veces santo: Santo el Padre, Santo el Hijo y Santo el Espíritu. Así lo alaban los serafines de la visión de Isaías:

Y el uno al otro daba voces, diciendo[c]: Santo, Santo, Santo (kadosh, kadosh, kadosh) es el Señor de los ejércitos, llena está toda la tierra de[d] su gloria. Isaías 6:3.

Nuestro Señor Jesús también fue llamado El Santo en los evangelios, por los discípulos:

Y nosotros hemos creído y conocido que tú eres el Santo de Dios. Juan 6:69.

Así lo declara Pedro en un momento de inspiración. Y podemos decir que hasta los demonios lo reconocen involuntariamente (Lucas 4:34).


21- Emmanuel (Isaías 7:14):

Emmanuel fue el nombre profético que se le da al Mesías cuando Isaías lo anuncia. Significa, Dios con nosotros.

Por tanto, el Señor mismo os dará una señal: He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel. Isaías 7:14.


Mateo nos deja muy claro que el cumplimiento de esta profecía fue el nacimiento de Jesús, de una virgen, María:

He aquí, la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel, que traducido significa: Dios con nosotros. Mateo 1:23.


22- El-Gibbor (Isaías 9:6):

Podemos traducir El-Gibbor como Dios Poderoso, Dios Fuerte, El Fuerte y Valiente o Dios de la Fuerza. Aparece en la profecía del nacimiento del Mesías, Cristo Jesús:

Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado, y la soberanía[h] reposará[i] sobre sus hombros; y se llamará su nombre Admirable Consejero, Dios Poderoso (El Gibbor), Padre Eterno, Príncipe de Paz. Isaías 9:6.


23-
Ishí (Isaías 54:5):


Ishí es El Esposo, otro nombre que habla de una relación muy especial del Señor con su pueblo. Él nos considera su esposa. Él se presenta como el marido que la va a cuidar. La encontramos en Isaías 54:5, como palabras de consolación:


Porque tu esposo (Ishí) es tu Hacedor, el Señor de los ejércitos es su nombre; y tu Redentor es el Santo de Israel, que se llama Dios de toda la tierra. Isaías 54: 5.



Y en Oseas:

Sucederá en aquel día —declara el Señor— que me llamarás Ishí (Esposo) y no me llamarás más Baalí. Oseas 2:16



En Jesús se cumple plenamente esta denominación. Él se hizo servidor de la novia (que es su Iglesia) para poder santificarla y presentársela a sí mismo como una esposa con la que morar eternamente (Efesios 5: 22-33).



24- Yahweh Avinu (Isaías 64:8):

Yahweh Avinu es, literalmente, El Señor nuestro Padre. Este nombre tan cercano y entrañable se revela en Isaías 64:8:

Mas ahora, oh Señor, tú eres nuestro Padre (Yahweh Avinu), nosotros el barro, y tú nuestro alfarero; obra de tus manos somos todos nosotros. Isaías 64:8.

El término Padre también estaba en
Isaías 9:6, “Padre Eterno”, para referirse a la venida y nacimiento de Jesús, el Mesías. Aunque la primera persona de la Trinidad asume con más protagonismo el rol de padre, sin embargo, Dios es uno y nos ama y cuida con paternidad, tanto el Padre, como el Hijo Jesús y el Espíritu Santo.



El Señor se muestra aquí como un Padre que no solo nos crea, sino que también nos hace madurar formando su carácter en nosotros.



25- Yahweh Tsidkenu (Jeremías 23:5-6):

Jehová Tsidkenu, otro de los nombres con los que el Señor se revela. Su significado es El Señor justicia nuestra. El lugar de la Escritura para este nombre es Jeremías 23:5-6:

He aquí, vienen días —declara el Señor— en que levantaré a David un Renuevo justo; y El reinará como rey, actuará sabiamente[a], y practicará el derecho y la justicia en la tierra. En sus días será salvo Judá, e Israel morará seguro; y este es su nombre por el cual será llamado: “El Señor, justicia nuestra.” (Yahweh Tsidkenu). Jeremías 23:5-6.

De nuevo está hablando proféticamente de la venida de Jesús, quien es el rey del linaje de David, y es quien nos imparte su justicia.

Todas las personas pecan y están destituidas de la gloria de Dios, pero Él gratuitamente nos hace justos por medio de la fe en Jesucristo (Romanos 3:22,23). Dios promete enviar a un rey que reinará sabiamente y que hará lo que es justo y recto. Los hombres vivirán seguros bajo su reinado (Jeremías 23:5-6).


26- Yahweh Sama (Ezequiel 48:35):


Yahweh Sama o Jehová Shamma tiene un significado parecido al de Emmanuel, pero con otros matices: El Señor está presente, El Señor es mi compañero o El Señor está ahí. Jehová Sama quiere decir que Dios estará siempre dentro de nosotros, sus hijos. Al saber esto podemos vivir confiados de que Dios estará siempre con nosotros, no importa lo que suceda en nuestra vida.

La ciudad tendrá dieciocho mil codos en derredor; y el nombre de la ciudad desde ese día será: el Señor está allí (Jehová Shamma). Ezequiel 48:35.

La presencia del Señor no está limitada al tabernáculo o al templo, sino que es accesible para todos los que lo aman y lo obedecen. Dios le reveló a Ezequiel que el nombre de la nueva Jerusalén será “el Señor está presente”.

Y esto lo debemos aplicar a nosotros, su pueblo y su iglesia, no solo de forma milenial o futura, sino al tiempo de la gracia, donde se cumple en Jesucristo:  El Espíritu de Dios mora en nosotros por medio de Jesús (1 Corintios 3:16).











Y HASTA AQUÍ LOS NOMBRRES A DESTACAR DEL ANTIGUO TESTAMENTO:
Hay otros nombres de Dios en el Antiguo Testamento, que no podemos estudiar para no alargar este material:

El-Roi: El Dios que me ve. Génesis 16:13.
El-Rajum: Dios de compasión. Deuteronomio 4:31.
Adonei Haadonim: Señor de señores. Deuteronomio 10:17.
Elohei Avotenu: Dios de nuestros padres. Deuteronomio 26:7.
Elohei Tsur: Dios la roca. 2 Samuel 22:47.
El-Hakavod: El Dios de gloria. Salmos 29:3.
El-Yeshuati: Dios de mi salvación. Isaías 12:2.
Elohei Mishpat: Dios de justicia. Isaías 30:18.
Jehová Mjelek: Jehová es nuestro Rey. Isaías 33:22.
Jehová Shafat: Jehová nuestro Juez. Isaías 33:22.
El-Gmola: El Dios de las recompensas. Jeremías 51:56.
Jehová Makjse: Jehová es mi esperanza. Joel 3:16.
El-Janun: Dios de gracia. Jonás 4:2.
Etc.



SEGUIMOS CON LOS NOMBRES DE DIOS EN EL NUEVO TESTAMENTO:

27- Jesucristo, Cristo o Jesús (Mateo 1:1):



Jesucristo es la combinación de los nombres Jesús y Cristo. Jesús es la forma griega de Jehoshúa (Josué) y significa, El Señor es salvación o El Señor salva. Cristo es la forma griega de Mesías, es decir, El Ungido. Ungido representaba usualmente el derramamiento de aceite sobre una persona en una ceremonia, para indicar que fue escogida por Dios. En su bautismo Jesús fue ungido por Dios Padre para llevar a cabo su obra como Profeta, Sacerdote y Rey.


De esta forma, Jesucristo significaría: el que ha sido escogido y ungido (Cristo) para ser el Salvador del mundo (Jesús).



El Nuevo Testamento arranca con ese nombre, para darle todo el protagonismo a Jesús:


Libro de la genealogía de Jesucristo (Salvador Mesías), hijo de David, hijo de Abraham. Mateo 1:1.


Jacob engendró a José, el marido de María, de la cual nació Jesús (Salvador), llamado el Cristo (Mesías, Ungido o escogido). Mateo 1:16.

Además, la revelación del ángel a José nos deja muy claro que el Señor quería que Jesús fuese el nombre para ser pronunciado ya que nos recuerda que Él es quien nos ha salvado de nuestros pecados:

Y dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque El salvará a su pueblo de sus pecados. Mateo

La reverencia por el nombre de Jesús es enfatizada por Pablo en Filipenses 2:10 donde dice: … para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra.

El uso del nombre de Jesús en las peticiones es destacado en Juan 16:23, cuando Jesús dice: todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará. Por consiguiente, muchas oraciones cristianas concluyen con las palabras: “En el nombre de nuestro Señor Jesucristo”.

28- Teós o Theos (Mateo 1:23):


Teós en griego es Dios. Esta palabra aparece 1 327 veces en el Nuevo Testamento. La primera vez es en Mateo 1:23:


 He aquí, la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel, que traducido significa: Dios (Teós) con nosotros.


El cristianismo primitivo rechazaba la religión pagana y hubiera considerado un sacrilegio nombrar a Dios con el nombre de una divinidad falsa como Zeus o Apolos. Lo que sí utiliza es la palabra Dios como nombre común, en la parte occidental del Imperio Romano tomada del latín: deus o divus. Mientras que, en la zona oriental del Imperio, donde se habla griego, el nombre común para Dios es Theos.


El Nuevo Testamento, escrito en griego, usa sin problema este nombre para designar a Dios. Por ejemplo, Mateo 3:16 o Mateo 4:3:


… y él vio al Espíritu de Dios (Teós) que descendía como una paloma y venía sobre El. Mateo 3:16.


… Escrito está: “No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios (Teós).” Mateo 4:3.



29- Patér (Mateo 5:16):


Patér o Padre en griego se utiliza 418 veces en el Nuevo Testamento. Sobre todo, para referirse a Dios Padre, la primera persona de la Trinidad.

La primera vez en que la vemos aplicada a Dios Padre es en Mateo 5:16:

 Así brille vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas acciones y glorifiquen a vuestro Padre (Patér) que está en los cielos.

Jesús nos enseñó a orar: “Padre (Patér) nuestro que estás en los cielos…” Mateo 6:9.

Y es maravilloso que le podamos invocar de esta forma. No como un Dios lejano e inaccesible, o indiferente y caprichoso en cuanto a los hombres. Así eran los dioses paganos, falsos. En Dios tenemos un Padre que nos ama incondicionalmente y a quien podemos acudir en oración.

30- Abba (Marcos 14:36):

Abba es Papá en arameo. La forma entrañable en la que el Hijo se dirige a su Padre en la hora de mayor necesidad, en Getsemaní.



Y decía: ¡Abba (Papá) Padre! Para ti todas las cosas son posibles; aparta de mí esta copa, pero no sea lo que yo quiero, sino lo que tú quieras. Marcos 14:36.



Abba es el nombre íntimo que también los hijos de Dios, que hemos creído en Jesús, podemos usar para reclamar nuestra herencia o para sentir a Dios cerca como nuestra seguridad (Romanos 8:15 y Gálatas 4:6).



31- Kyrios (Lucas 19:32-33):


En el Nuevo Testamento Kyrios es uno de los nombres más usados para Dios. Significa, Señor, Dueño o Amo. 

33 Mientras desataban el pollino, sus dueños[n] les dijeron: ¿Por qué desatáis el pollino? 34 Y ellos respondieron: Porque el Señor (Kyrios) lo necesita. Lucas 19: 32-33.

La mayoría de las 717 veces que se emplea Kyrios en el Nuevo Testamento son por Lucas (210) y Pablo (275), puesto que ellos escribieron al pueblo de la cultura y lengua griegas podemos deducir que querían enfatizar la figura de un señor con plena autoridad sobre sus siervos. Cuando se habla de Dios como Kyrios, expresa particularmente su posición como Creador, su poder revelado en la historia, y su dominio justo sobre el universo.





UNO DE LOS LIBROS DE LA BIBLIA QUE MÁS NOMBRES REVELA DE JESÚS ES EL APOCAPISIS:
Nombres de Jesús en Apocalipsis:

1. Alfa y omega: Apocalipsis 1:8.
2. Señor Dios: Apocalipsis 1:8.
3. Poderoso: Apocalipsis 1:8.
4. Hijo de Hombre: Apocalipsis 1:13.
5. El primero y el último: Apocalipsis 1:17.
6. El que vive: Apocalipsis 1:18.
7. Hijo de Dios: Apocalipsis 2:18.
8. El testigo: Apocalipsis 3:14.
9. El creador: Apocalipsis 4:11.
10. La raíz de David: Apocalipsis 5:5.
11. El Cordero Inmolado: Apocalipsis 5:6.
12. El pastor: Apocalipsis 7:17.
13. Cristo: Apocalipsis 12:10.
14. Fiel y verdadero: Apocalipsis 19:11.
15. Palabra de Dios: Apocalipsis 19:13.
16. Rey de reyes: Apocalipsis 19:16.
17. Señor de señores: Apocalipsis 19:16.
18. La estrella matutina: Apocalipsis 22:16.



CONCLUSIÓN:

¿Nos damos cuenta de cómo en los nombres de Dios se nos ha ido revelando Jesús? La verdad más importante que debemos descubrir es a Cristo, y a este crucificado por amor a nosotros y resucitado al tercer día para ser el Señor de todos. En Él habita la plenitud de la deidad. Por eso cada nombre de Dios brilla en su divino esplendor en su persona.

Por otra parte, otra constante de este estudio es que los nombres de Dios han sido dados con un triple propósito: para que le conozcamos; para que le adoremos por lo que Él es; y para que los invoquemos llenos de fe en nuestros corazones y podamos ser salvados de nuestros males y temores.

En cada nombre brota una nueva adoración del espíritu del adorador. Sumémonos a esa alabanza grandiosa.





FUENTES:

-          NOMBRES DE DIOS EN LA BIBLIA: https://www.exploregod.com/es/nombres-de-dios-en-la-biblia



-          NOMBRES DE: http://nombres-de.net/dios-en-hebreo/

-          BIBLIA TODO: https://www.bibliatodo.com/nombres-de-Dios/adonai


MATERIAL UTILIZADO:

-          Diccionario Strong.

-          Gran Diccionario Enciclopédico de la Biblia.

-          Wikypedia.

-          Biblia de Estudios de Las Américas.

Comentarios

Entradas populares

Un homenaje de despedida al amado pastor Manolo Ogando

Soliloquios #5

Soliloquios #1