Promesas bíblicas para bendecir a nuestros hijos

poder en la boca, bendecir hijos, confesión promesas, juan carlos parra, blog cristiano
CONFESIÓN DE LA PALABRA SOBRE NUESTROS HIJOS
Hoy os comparto 21 promesas que podemos declarar proféticamente sobre nuestra descendencia. ¿A qué me refiero con declarar proféticamente? Es cuando entendemos que tenemos poder en nuestra boca, y que somos autoridad sobre nuestros hijos, de manera que las bendiciones de papá o mamá sobre ellos son como el Señor mismo poniendo sus manos sobre ellos y bendiciéndolos.

A continuación os añado unos audios que son un ejemplo de cómo el Espíritu me ha enseñado a bendecir a mis hijos, usando mis palabras como si Dios les hablara. Esto es poderoso. 


1. Isaías 44:3-5 “Porque derramaré agua sobre la tierra sedienta, y torrentes sobre la tierra seca; derramaré mi Espíritu sobre tu posteridad ,y mi bendición sobre tus descendientes. “Ellos brotarán entre la hierba como sauces junto a corrientes de agua.” Este dirá: “Yo soy del Señor”, otro invocará el nombre de Jacob, y otro escribirá en su mano: “Del Señor soy” y se llamará con el nombre de Israel.

2. Deuteronomio 30:6 Además, el Señor tu Dios circuncidará tu corazón y el corazón de tus descendientes, para que ames al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, a fin de que vivas. 

3. “Los hijos de tus siervos habitarán seguros, y su descendencia será establecida delante de ti.” Salmo 102:28
4. “Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones” Joel 2:28

5. 
“Y este será mi pacto con ellos, dijo Jehová: El Espíritu mío que está sobre ti, y mis palabras que puse en tu boca, no faltarán de tu boca, ni de la boca de tus hijos, ni de la boca de los hijos de tus hijos, dijo Jehová, desde ahora y para siempre.” Isaías 59:21

6.
“Y la descendencia de ellos será conocida entre las naciones, y sus renuevos en medio de los pueblos; todos los que los vieren, reconocerán que son linaje bendito de Jehová.” Isaías 61:9


7. Salmos 45:16 En lugar de tus padres estarán tus hijos; los harás príncipes en toda la tierra.

8. “Antes que te formaste en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué.” Jeremías 1:5.


9. 1 Tesalonicenses 5:5 porque todos vosotros sois hijos de la luz e hijos del día. No somos de la noche ni de las tinieblas.

10.
Salmos 128:3-4 Tu mujer será como fecunda vid en el interior de tu casa; tus hijos como plantas de olivo alrededor de tu mesa. He aquí que así será bendecido el hombre que teme al Señor.

11. 
Salmos 144:12 Sean nuestros hijos en su juventud como plantíos florecientes, y nuestras hijas como columnas de esquinas labradas como las de un palacio. 

12. 
Isaías 40:10-11 He aquí, el Señor Dios vendrá con poder, y su brazo gobernará por El. He aquí, con El está su galardón, y delante de El su recompensa. Como pastor apacentará su rebaño, en su brazo recogerá los corderos, y en su seno los llevará; guiará con cuidado a las recién paridas. 

13.
Salmos 127:3-5 He aquí, don del Señor son los hijos; y recompensa es el fruto del vientre. Como flechas en la mano del guerrero, a sí son los hijos tenidos en la juventud. Bienaventurado el hombre que de ellos tiene llena su aljaba; no será avergonzado cuando hable con sus enemigos en la puerta.

14. Aumentará El Señor bendición sobre vosotros; sobre vosotros y sobre vuestros hijos. Salmo 115:14

15. Isaías 49:25 Ciertamente así dice el Señor: Aun los cautivos del poderoso serán recobrados, y rescatada será la presa del tirano; con el que contienda contigo yo contenderé, y salvaré a tus hijos.

16. Isaías 54:13 Todos tus hijos serán enseñados por el Señor, y grande será el bienestar de tus hijos.
17. Salmos 45:16 En lugar de tus padres estarán tus hijos; los harás príncipes en toda la tierra.
18. Isaías 60:22 El más pequeño llegará a ser un millar, y el más insignificante una nación poderosa. Yo, el Señor, a su tiempo lo apresuraré.


19. Salmos 37:25 Yo fui joven, y ya soy viejo, y no he visto al justo desamparado, ni a su descendencia mendigando pan.
20. Jeremías 29:11-14 “Porque yo sé los planes que tengo para vosotros” —declara el Señor— “planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y una esperanza. “Me invocaréis, y vendréis a rogarme, y yo os escucharé. “Me buscaréis y me encontraréis, cuando me busquéis de todo corazón. “Me dejaré hallar de vosotros” —declara el Señor— “y restauraré vuestro bienestar... 

21. “Y el niño crecía, y se fortalecía en espíritu… y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios era sobre él. ..y estaba sujeto a ellos. Lucas 1:80, 2:40 y 51

Comentarios

Entradas populares

Un homenaje de despedida al amado pastor Manolo Ogando

Soliloquios #5

Soliloquios #1