EL TORRENTE CEDRÓN (2009)

torrente cedrón, arrepentimiento, restauración, biblia, juan carlos parra, enseñanza
Predicado en El Amanecer de la Esperanza hace diez años, esta predicación fue muy importante en mi vida. En ella Dios me enseñó (y me hizo vivir) lo que es la verdadera restauración: limpiar los ídolos de nuestro pecado y quebrantarnos delante del Señor.
David tuvo su Torrente Cedrón. Jesús tuvo su Torrente Cedrón. Y cada uno de nosotros lo debemos tener también. Yo compartí este mensaje en plena restauración personal, familiar y ministerial tras una quiebra económica. Nunca se me olvidará lo bueno que me ha sido ser humillado por el Señor. Por eso, esta predicación debe estar en mis INOLVIDABLES.

Comentarios

Entradas populares

Un homenaje de despedida al amado pastor Manolo Ogando

Soliloquios #5

Soliloquios #1