LA RESTAURACIÓN DEL MATRIMONIO ORIGINAL: PRISCILA Y AQUILA (2018)

restauración, matrimonio, original, pricila y aquila, juan carlos parra,

Aquí tienes el audio y más abajo la enseñanza por escrito.

En esta enseñanza para líderes pudimos demostrar que el matrimonio de Aquila y Priscila en el Nuevo Testamento es una suerte de modelo familiar en el que encontramos algunas características similares a las del matrimonio original de Adán y Eva, antes del pecado.
Enfatizo que Dios ha planeado que la familia le sirva desde la unidad y la honra. Y que los matrimonios tipo Aquila-Priscila (o Priscila-Aquila) son la fuerza vencedora contra la estrategia de la serpiente. Espero que te haga reflexionar.
- AUDIO:

- ENSEÑANZA POR ESCRITO:

LA RESTAURACIÓN DEL MATRIMONIO ORIGINAL: AQUILA Y PRISCILA (1ª Parte):

Fue orando para ver qué tenía que predicar en una boda cuando le pregunté al Señor: ¿Señor, no habrá un matrimonio en el Nuevo Testamento que haya quedado como modelo y que sirva para aprender cuál es tu pensamiento original para los matrimonios?

Entonces el Espíritu me dijo, "Aquila y Priscila". Eso me creó un poco de conflicto, porque no creía que tenían mucha importancia en la historia bíblica, o al menos no tanto como para que fuese todo un modelo a estudiar e imitar. Como siempre que el Señor me habla y me deja perplejo, el equivocado era yo.

Antes de entrar en el tema de Aquila y Priscila recordemos cómo era la primera pareja creada por Dios antes del pecado.

1- ADÁN Y... ADÁN:
Génesis 1:26-30 Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra. Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios y les dijo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sojuzgadla; ejerced dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra. Y dijo Dios: He aquí, yo os he dado toda planta que da semilla que hay en la superficie de toda la tierra, y todo árbol que tiene fruto que da semilla; esto os servirá de alimento. Y a toda bestia de la tierra, a toda ave de los cielos y a todo lo que se mueve sobre la tierra, y que tiene vida, les he dado toda planta verde para alimento. Y fue así. 
ADÁN Y EVA, ENSEÑANZA, MATRIMONIO ORIGINAL, JUAN CARLOS PARRA,
El matrimonio original, antes del pecado, era una pareja perfecta: ambos tenían la imagen de Dios; ambos debían ejercer dominio en la tierra, bajo la autoridad delegada por su Creador; ambos estaban bendecidos por el Señor para cumplir el propósito de llenar la tierra de más hombres y mujeres, sojuzgarla y ejercer dominio.

2- LOS DOS ERAN UNO, AUNQUE EL HOMBRE ERA AUTORIDAD SOBRE LA MUJER:
Sabemos que Adán era cabeza por tres motivos:
1) Porque fue creado primero:
1 Timoteo 2:13 Porque primero fue formado Adán, y Eva después.
La mujer fue creada para ser la compañera y ayuda idónea del varón:
1 Corintios 11:8-9 De hecho, el hombre no procede de la mujer sino la mujer del hombre; ni tampoco fue creado el hombre a causa de la mujer, sino la mujer a causa del hombre.
La mujer iba a ser la que completaba al hombre como complemento, ayuda, amiga y colaboradora en el propósito.

2) Porque Dios no le dio al varón una mujer con nombre ya puesto por su Creador, sino que permitió a Adán que le pusiera nombre a su compañera.
En la Biblia el que pone nombre, o cambia el nombre a personas, lugares o cosas es el que tiene autoridad. Si nos fijamos bien, el hombre también tuvo que poner nombre a los animales de la creación. ¿Por qué no le dijo el Señor: "mira, esta se llama cebra, este león, eso que ves ahí es una ballena..."? ¡Adán tuvo que tomarse el tiempo y trabajo de nombrar a las criaturas de Dios! ¿Por qué? Porque era su autoridad. Eso era parte de su responsabilidad para con ellos. Recordemos que el nombre representa algo: naturaleza, carácter, identidad, lo que distingue de los demás... Pues bien, Adán también le puso nombre a su compañera:

Génesis 2:18-24 Y el Señor Dios dijo: No es bueno que el hombre esté solo; le haré una ayuda idónea. Y el Señor Dios formó de la tierra todo animal del campo y toda ave del cielo, y los trajo al hombre para ver cómo los llamaría; y como el hombre llamó a cada ser viviente, ése fue su nombre. Y el hombre puso nombre a todo ganado y a las aves del cielo y a toda bestia del campo, mas para Adán no se encontró una ayuda que fuera idónea para él. Entonces el Señor Dios hizo caer un sueño profundo sobre el hombre, y éste se durmió; y Dios tomó una de sus costillas, y cerró la carne en ese lugar. Y de la costilla que el Señor Dios había tomado del hombre, formó una mujer y la trajo al hombre. Y el hombre dijo: Esta es ahora hueso de mis huesos, y carne de mi carne; ella será llamada mujer, porque del hombre fue tomada.

3) Porque Dios establece orden en todo.
Aún en su misma esencia divina lo vemos. En el Dios trino, el Padre es cabeza y el Hijo se le sujeta. Eso no indica que haya superioridad de uno en cuanto a otro. Sino que en el funcionar hay orden. Uno es primero y preside. En este ejemplo supremo (el de Dios) es el Padre. En el caso del matrimonio Dios hizo cabeza al hombre: 1 Corintios 11:3 Pero quiero que sepáis que la cabeza de todo hombre es Cristo, y la cabeza de la mujer es el hombre, y la cabeza de Cristo es Dios.

3- AUNQUE EL VARÓN ERA CABEZA, ERAN UNO:
Ambos eran iguales en dignidad, en esencia, en capacidad. Aunque nos cueste un poco de trabajo entenderlo, en ellos no había pecado. Tenían una relación perfecta con Dios y una unidad plena entre ellos. Eran puros y poderosos. Sabios y buenos. Tenían la autoridad de Dios para establecer su reino. Y fluían en unidad perfecta, no como entidades separadas sino como uno solo.

Dios les encomienda el propósito a ambos. Aunque el hombre era cabeza: recordemos que cuando pecan el Señor viene a buscar al varón y a pedirle cuentas por lo que ha sucedido. Pero tenían un sacerdocio compartido. LA MUJER NO IBA POR DETRÁS DEL HOMBRE: a modo de sirvienta subyugada. NI IBA POR DELANTE: como la que tomaba la iniciativa en todo y el hombre la seguía. ELLOS IBAN DE LA MANO: iban a la par; avanzando juntos; sirviendo juntos; trabajando juntos; si la mujer hacía algo es como si lo hiciese el hombre, y viceversa. Era una unidad poderosa en la que ¡se multiplicaba su potencial!

4- EL HOMBRE LE PUSO NOMBRE... ¡EL MISMO NOMBRE!
Ya hemos visto que el hombre le puso nombre a la mujer. Eso fue una muestra de que tenía autoridad delegada por Dios sobre ella. Pero, ¿cómo la llamó? ¡La llamó Adán! Se llamaban igual. Si el Creador gritaba "¡Adán!", los dos acudían al llamado. Si Adán hacía algo lo estaban haciendo ambos.

Génesis 2:22-25 Y de la costilla que el Señor Dios había tomado del hombre, formó una mujer y la trajo al hombre. Y el hombre dijo: Esta es ahora hueso de mis huesos, y carne de mi carne; ella será llamada mujer, porque del hombre fue tomada. Por tanto el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. Y estaban ambos desnudos, el hombre y su mujer, y no se avergonzaban.

El hombre era Adán 'ish' y la mujer era Adán 'ishshah'. Es decir una misma cosa aunque con género diferente. Pero estaban en tal armonía y unidad que no se avergonzaban de su desnudez. Se veían como lo mismo, aunque diferentes.

Solo podemos comparar esto con la Trinidad. Un solo Dios en tres personas. Igual en esencia y divinidad, pero con diferencias cada persona de la deidad que les hace únicos a la hora de funcionar.

Así operaban en un principio Adán varón y Adán mujer. ¿Lo podemos ver? Porqué si lo podemos ver entonces tendremos el marco de referencia para entender cómo se restaura este modelo en el Nuevo Testamento.

5- EL PECADO SEPARA, CRISTO RESTAURA Y UNE PARA EL PROPÓSITO:
¿Cuándo le pone Adán un nombre diferente a la mujer? Fue tras el pecado. En el momento en el que se introduce el pecado también llega la separación; el verse como dos cosas diferentes y sentir vergüenza el uno del otro; y también el hombre toma la iniciativa de poner un nombre a su compañera que la identifique a parte de él: Eva, la madre de todos los vivientes.

ADÁN Y EVA, PECADO, SEPARACIÓN, MATRIMONIO, JUAN CARLOS PARRA
Génesis 3:7, 12, 20-21 Génesis 2:22-25 Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; y cosieron hojas de higuera y se hicieron delantales...
Y el hombre respondió: La mujer que tú me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí...
Y el hombre le puso por nombre Eva a su mujer, porque ella era la madre de todos los vivientes...
Y el Señor Dios hizo vestiduras de piel para Adán y su mujer, y los vistió.

Algo había cambiado. Cuando el Señor le pregunta a Adán "¿Qué ha pasado? ¿Qué habéis hecho?", él responde "ha sido cosa de esa mujer que tú me diste por compañera". No enfoca el tema desde la unidad de un mismo nombre y ser una sola cosa. Podría haber dicho, "bueno Señor, nos equivocamos. Tomo la responsabilidad: yo lo hice. Ella y yo somos uno y lo mismo".

Lo que el Señor nos está mostrando es algo muy grande: siempre ha habido una discusión en la iglesia (y hasta en la sociedad) sobre el papel de la mujer y sus diferencias con el hombre. Pero esta polémica parte de una visión caída. Debemos ver este asunto como Dios lo ve: En CRISTO

Gálatas 3:27-29 Porque todos los que fuisteis bautizados en Cristo, de Cristo os habéis revestido. No hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer; porque todos sois uno en Cristo Jesús.
- el hombre es cabeza.
- pero de una unidad perfecta donde ambos son una sola y misma cosa en el matrimonio. Con una misma dignidad, capacidad y esencia.

Hay cabeza por orden y para que se establezca responsabilidad, y por un espíritu de honra y servicio que prima en el Reino. No para anular a la otra parte o hacerla menos, sino para potenciar la unidad de la pareja. Así como sucede en la Trinidad. El Espíritu trabaja plenamente y es completamente Dios y está en unidad y armonía con el Hijo y el Padre, pero se somete al Padre y le honra. Y qué decir del Hijo: es Dios, tiene toda autoridad, pero Él mismo voluntariamente se somete al Padre.

Cuando veamos a la mujer como uno con el varón y le demos su valor y dignidad original obtendremos una libertad en el fluir del matrimonio y podremos desarrollar todo nuestro potencial para cumplir el propósito de Dios. Sin dejar de lado que hay un orden, y que el varón en última instancia tiene que tomar mayor responsabilidad como cabeza. Pero no separado de su esposa. No con otro nombre. Sino como uno, porque así lo profetizó el varón (antes de la caída):

Génesis 2:23-24 Y el hombre dijo:Esta es ahora hueso de mis huesos,y carne de mi carne;ella será llamada mujer,porque del hombre fue tomada. Por tanto el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.

Establecemos el principio del principio:

1 - sacerdocio compartido.
2 - autoridad del Reino ostentada en co-igualdad frente a la Creación.
3 - colaboración y complemento para un mismo propósito.
4 - honra y entrega mutua en amor.
5 - unidad plena y perfecta.
6 - orden y sujeción en el espíritu de la mujer al varón como cabeza.
7 - responsabilidad, cuidado y servicio del varón con su esposa.

¿Será esto posible en un mundo lleno de maldad? ¿Un modelo se puede abrir paso en medio del abuso del machismo o el levantamiento del feminismo? ¿No es todo esto una simple utopía?

No. La respuesta es no a estas interrogantes. A través de CRISTO debemos volver al modelo original. En el Espíritu esto es posible. El apóstol Pablo instó a los matrimonios a que fueran como Cristo y la Iglesia, pues ahí está el ideal. Debemos perseguir ese ideal. Además:

En el cielo seremos como ángeles. No habrá distinción entre hombres y mujeres. El tiempo para vivir en el modelo original es ahora, en nuestra existencia terrenal. El Señor nos ha dejado la vida de Aquila y Priscila para que entendamos que sí se puede alcanzar este ideal: una pareja en orden, unida y fluyendo para el propósito de Dios sin barreras machistas o prejuicios culturales ni religiosidad. Uno en complemento y libertad.

LA RESTAURACIÓN DEL MATRIMONIO ORIGINAL: AQUILA Y PRISCILA (2ª Parte)

EN LA PRIMERA PARTE… Fue orando para ver qué tenía que predicar en una boda cuando le pregunté al Señor: ¿Señor, no habrá un matrimonio en el Nuevo Testamento que haya quedado como modelo y que sirva para aprender cuál es tu pensamiento original para los matrimonios?

Entonces el Espíritu me dijo, "Aquila y Priscila". Eso me creó un poco de conflicto, porque no creía que tenían mucha importancia en la historia bíblica, o al menos no tanto como para que fuese todo un modelo a estudiar e imitar…

A través de CRISTO debemos volver al modelo original. En el Espíritu esto es posible. El apóstol Pablo instó a los matrimonios a que fueran como Cristo y la Iglesia, pues ahí está el ideal. Debemos perseguir ese ideal. Además: En el cielo seremos como ángeles. No habrá distinción entre hombres y mujeres. El tiempo para vivir en el modelo original es ahora, en nuestra existencia terrenal.

El Señor nos ha dejado la vida de Aquila y Priscila para que entendamos que sí se puede alcanzar este ideal: una pareja en orden, unida y fluyendo para el propósito de Dios, sin barreras machistas o prejuicios culturales ni religiosidad. Uno en complemento y libertad.
PRISCILA Y AQUILA, MATRIMONIO, SERVICIO, JUAN CARLOS PARRA,

UNO PARA EL PROPÓSITO
A los 12 años de casados se nos reveló, a Vanessa y a mí, el matrimonio original (según el plan de Dios y basado en Génesis 1:26 a Génesis 2:25). La pareja original era a la imagen de Dios. Era una sola cosa. No se veían como dos entidades diferentes (hasta tenían el mismo nombre y fue tras el pecado cuando el hombre le puso un nombre diferente a la mujer: Génesis 3:20).

Y eran uno para el propósito de Dios, llenos de capacidad y autoridad para sojuzgar la Tierra. Los representantes de Dios en este Mundo.

Hasta que aparece en escena la serpiente antigua (Apocalipsis 12:9, 20:2) y consigue arruinar a ese matrimonio original (Génesis 3:1).

Pero Dios nos ha dejado en el Nuevo Testamento un matrimonio que es un modelo; la restauración del original: Aquila y Priscila. Un matrimonio de siervos de Dios. Una pareja apostólica.

Vamos a ver su álbum de fotos, pero antes debemos entender un par de cosas:
1.- Nunca se les menciona por separado. Es un símbolo claro y un mensaje implícito que apunta hacia la unidad de este matrimonio. Eran uno para el propósito.
2.- Unas veces se les nombra como Aquila y Priscila (él delante) y otras como Priscila (o Prisca, su diminutivo) y Aquila (ella delante). Y podemos entender que no había ningún problema en el hecho de que unas veces Dios usara a Aquila más, o con la iniciativa, y en otras ocasiones a Priscila, con su gracia y dones, y en unidad con su esposo. Que esté uno u otro por delante es irrelevante en el matrimonio original ya que al ser uno, cuando Dios usa a uno es como si usara al otro (o a los dos). 

Y, concluimos, que se sabían honrar mutuamente para que en unos momentos Aquila tomara más protagonismo, porque la situación lo precisaba, y en otros Priscila sobresaliera para hacer lo que Dios les había llamado a hacer.

Así que yo haré lo mismo que hace el Nuevo Testamento: les nombraré juntos, e indistintamente a uno u otro encabezando el dúo.

EL ÁLBUM DE FOTOS DE AQUILA Y PRISCILA

FOTO Nº 1. Hechos 18:2-4
2 Y se encontró con un judío que se llamaba Aquila, natural del Ponto, quien acababa de llegar de Italia con Priscila su mujer, pues Claudio había ordenado a todos los judíos que salieran de Roma. Fue a ellos, 3 y como él era del mismo oficio, se quedó con ellos y trabajaban juntos, pues el oficio de ellos era hacer tiendas. 4 Y discutía en la sinagoga todos los días de reposo, y trataba de persuadir a judíos y a griegos.

Estamos en la época del 41 al 52 después de Cristo. Aquila y Priscila están en Corinto. Han tenido que huir de Roma por la persecución que se desató en días de Claudio (el primer César perseguidor): según los historiadores expulsó a judíos de Roma a causa de un problema creado acerca de “uno llamado Cristo”.

Ellos habían sido líderes de la iglesia en Roma, pero tienen que salir y establecerse en Corinto. La Divina Providencia quiso que se encontrasen con Pablo y, lejos de rehuir de los problemas asociados a servir al Señor (tras la dura experiencia de dejar toda su vida y empezar de nuevo en otro lugar), ellos ¡se convierten en fieles colaboradores del apóstol en aquella famosa ciudad gentil!

FOTO Nº 2. Hechos 18:24-27
24 Llegó entonces a Efeso un judío que se llamaba Apolos, natural de Alejandría, hombre elocuente, y que era poderoso en las Escrituras. 25 Este había sido instruido en el camino del Señor, y siendo ferviente de espíritu, hablaba y enseñaba con exactitud las cosas referentes a Jesús, aunque sólo conocía el bautismo de Juan. 26 Y comenzó a hablar con denuedo en la sinagoga. Pero cuando Priscila y Aquila lo oyeron, lo llevaron aparte y le explicaron con mayor exactitud el camino de Dios. 27 Cuando él quiso pasar a Acaya, los hermanos lo animaron, y escribieron a los discípulos que lo recibieran; y cuando llegó, ayudó mucho a los que por la gracia habían creído.

Estamos en el año 54 d. C. Apolos ha llegado a Éfeso y Priscila y Aquila están allí ya que se mudaron recientemente acompañando a Pablo para abrir una nueva obra en aquel lugar después de haber dejado una iglesia bien establecida en Corinto: su casa se había convertido en el lugar habitual para reunirse la joven iglesia de los corintios, y esta pareja poderosa estuvo dando paternidad a los recién convertidos. Ahora en Éfeso Pablo ya no está, volverá en unos meses. Pero en esta nueva fotografía los descubrimos como discipuladores y facilitadores del propósito de Dios en la vida de un hombre que daría mucho que hablar, Apolos.

Son los orígenes de la obra en Éfeso y, de nuevo, un matrimonio original está siendo usado por Dios para pastorear las ovejas del Señor. Tras encaminar a Apolos hacia Corinto para que le recibieran los hermanos avanzamos hacia la tercera fotografía del álbum.

FOTO Nº3. 1 Corintios 16:19
19 Las iglesias de Asia os saludan. Aquila y Priscila, con la iglesia que está en su casa, os saludan muy afectuosamente en el Señor.

Un año después del incidente de Apolos en Éfeso encontramos otra referencia de Aquila y Priscila. Resulta que Pablo ha regresado a Éfeso y ha comenzado a levantarse una iglesia apostólica que impactó todo el Asia Menor (lo leemos en Hechos 19). ¿Y dónde creen que se reunían los hermanos? ¿Ya lo saben? ¡Claro! ¡En casa de Aquila y Priscila! Son los pastores de esta congregación. Los primeros padres espirituales, colaborando al lado de Pablo.

FOTO Nº4. Romanos 16:3-5
3 Saludad a Priscila y a Aquila, mis colaboradores en Cristo Jesús, 4 los cuales expusieron su vida por mí, a quienes no sólo yo doy gracias, sino también todas las iglesias de los gentiles. 5 Saludad también a la iglesia que está en su casa.

¿Se han percatado de que hasta ahora se han ido alternando el orden de los nombres equitativamente? Son detalles causados por la inspiración del Espíritu.

Nos situamos en el 57 después de Cristo. Dos años después del saludo que hemos leído antes. ¡Pero algo ha cambiado en la vida de nuestros protagonistas! ¿Qué ha sucedido en el contexto histórico? Que tras la muerte de Claudio se han atrevido a viajar de vuelta a Roma. Ahora hay un nuevo César muy conocido en la historia, Nerón.

Tal es el amor de Priscila y Aquila por la obra del Señor que se arriesgan a volver a Roma, la ciudad más peligrosa del Imperio, la capital. Quizás dejaron la obra a mitad y la iglesia de los romanos los necesitaba. ¡Valientes, los apóstoles Aquila y Priscila! Vuelven a abrir su casa para que la iglesia se reúna allí.

Y dejamos a nuestros protagonistas trabajando 7 años en Roma para fortalecer la obra del Señor allí y ganar muchas almas para Cristo. Probablemente, al igual que con el caso de Apolos, discipulando y formando a buenos líderes cristianos que puedan multiplicar la gracia del Señor en aquel mundo del primer siglo. Vayamos a la última fotografía del Nuevo Testamento.

FOTO Nº6. 2 Timoteo 4:16-19
16 En mi primera defensa nadie estuvo a mi lado, sino que todos me abandonaron; que no se les tenga en cuenta. 17 Pero el Señor estuvo conmigo y me fortaleció, a fin de que por mí se cumpliera cabalmente la proclamación del mensaje y que todos los gentiles oyeran. Y fui librado de la boca del león. 18 El Señor me librará de toda obra mala y me traerá a salvo a su reino celestial. A Él sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén. 19 Saluda a Prisca y a Aquila, y a la casa de Onesíforo.

Corre el año 67 después de Cristo. ¿Desde dónde escribe Pablo? Desde Roma. Es su última epístola y a los pocos días morirá decapitado por orden de Nerón. ¿Qué ha pasado en la vida de aquel ilustre matrimonio original?

Muchas cosas: En el año 64 d.C. se produce el gran incendio de Roma. El pueblo romano (y algunos investigadores piensan que así fue) culpa al mismo César de aquel destrozo. Nerón ha demostrado, en la década que lleva reinando, que es un hombre perverso, hedonista y desequilibrado. Una revuelta está a punto de estallar.

¿Cómo capea Nerón el temporal? Culpa a los cristianos de causar el incendio, como si hubiese sido un atentado contra la paz romana, y los ataca ferozmente. Nerón ya era perseguidor pero ahora va a resurgir como un anticipo del mismísimo Anticristo. Manda capturar a todos los cristianos y se dedica por varios días a ejecutarlos (con torturas tan terribles como que sean comidos por perros hambrientos). En la ciudad de Roma se pueden ver cientos de cruces donde yacen cristianos crucificados. Además, aquellas cruces se queman por la noche para que sirvan de antorcha. Fue una de las épocas más oscuras que se recuerda para los del Camino.

No es de extrañar, por lo tanto, que Pablo o Pedro, cuando fueron apresados en Roma no tengan muchos amigos a su lado. Suponía la posibilidad de sufrir la misma suerte.

Priscila y Aquila, junto con muchos otros cristianos abandonaron Roma y se dispersaron por las regiones próximas. Tres años después del incendio en Roma se encuentran en Éfeso, cerca de Timoteo, colaborando como siempre en la obra apostólica que sigue avanzando de forma imparable aunque sus paladines están muriendo como mártires de la fe.

Pablo le pide a Timoteo que les salude: Aquila y Priscila siguen allí, no han desertado como Demas, Figelo o Hermógenes (2 Timoteo 1:15, 4:10). No son apóstatas como Alejandro, Himeneo o Fileto (2Timoteo 2:17, 4:14). Al contrario, a punto de terminar su última carta Pablo no quiere dejar de saludarles y así se plasma la última fotografía de esta pareja de propósito: siguen fieles llevando la Palabra de Dios y sosteniendo la antorcha que Pablo está por entregar.

¿QUÉ REPRESENTA ESTE MATRIMONIO?

Romanos 16:3-5 3 Saludad a Priscila y a Aquila, mis colaboradores en Cristo Jesús, 4 los cuales expusieron su vida por mí, a quienes no sólo yo doy gracias, sino también todas las iglesias de los gentiles. 5 Saludad también a la iglesia que está en su casa.

1.- Son un ejemplo de los verdaderos discípulos de aquellos tiempos; que no estaban apegados a casa, lugar o patria, trabajo, comodidad o familia.

2.- Vivían por y para el Señor; dedicados completamente al propósito de Dios. Sin más ambición en la Tierra que agradar a su Salvador y ganar cuantas más almas pudieran para Cristo.

3.- Por otra parte, la iglesia era su casa: es decir, la casa de Dios era su hogar y en su amor por la casa de Dios abrían las puertas de su morada para que creciera la iglesia y fuera edificada la familia de Dios. La iglesia era su casa y en su casa estaba la iglesia. Tanto en Éfeso, como en Corinto y Roma.

4.- Eran fieles colaboradores de Pablo.

5.- Un matrimonio apostólico (dispuestos a salir, a ser enviados).

6.- Pastores y discipuladores.

7.- Que expusieron su vida (literalmente dice: se jugaron el cuello). Y así facilitaron el propósito en las iglesias gentiles.

8.- ¡Cuando otros desertaban, ellos perseveraban!

UN FINAL PROFÉTICO: EL ÁGUILA ANTIGUA

Todos sabemos que lo que arruinó al primer matrimonio original fue el pecado en el que Satanás los hizo caer. Satanás tomó forma de serpiente para lograr ese plan malévolo.

ÁGUILA CAZA SERPIENTE, MATRIMONIO ORIGINAL, PRISCILA Y AQUILA
El libro de Apocalipsis lo llama la serpiente antigua:
Apocalipsis 12:9: Y fue arrojado el gran dragón, la serpiente antigua que se llama el diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra y sus ángeles fueron arrojados con él.
Apocalipsis 20:2: Prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el Diablo y Satanás, y lo ató por mil años.

En la primera parte de esta enseñanza demostramos que la pareja del Génesis, Adán y Eva, no se llamaron así en un principio, sino que tenían el mismo nombre. Esto representaba que eran una sola y misma cosa.

En esta dispensación, el segundo matrimonio original esconde un secreto que nos va a ser desvelado: ¡los dos tienen un nombre profético! Aquila significa águila, y Priscila quiere decir antigua. Así que el nombre de ellos unido es Águila Antigua. ¡Qué gran revelación tras este nombre!

Si al matrimonio del principio le venció la serpiente antigua, el Señor nos ha dejado un mensaje aquí: en Cristo Él restaura a la pareja original (con su imagen, gloria y propósito) y será el águila antigua. ¿En la vida natural qué es lo que más teme la serpiente? ¡El águila real!

La pareja restaurada, funcionando en los principios que se modelan con Aquila y Priscila, no va a ser derrotada por Satanás, sino que “hollarán serpientes”:
Lucas 10:19: Mirad, os he dado autoridad para hollar sobre serpientes y escorpiones, y sobre todo el poder del enemigo, y nada os hará daño.

El matrimonio que no pudieron ser Adán y Eva, lo fueron Aquila y Priscila. Por eso el Señor ha querido llamarlos Su Águila Antigua.

Creo, con todo mi corazón, que lo que más va a temer el Reino de las Tinieblas va a ser a matrimonios tipo Priscila y Aquila. Se alzarán como un Águila Antigua, para vencer los poderes del enemigo; pondrán nidos en las alturas espirituales donde formarán más águilas vencedoras; ni aquel Anticristo del principio (Nerón) pudo con Aquila y Priscila, ni el Anticristo de los tiempos del fin podrá con los matrimonios que el Señor está levantando.

AHORA ENTIENDO QUE

Las casas que fundaban nuestros protagonistas, en Roma, Éfeso o Corinto eran nidos de águila; no solamente iglesias en el concepto religioso; eran poderosos centros de formación y así se podían multiplicar en otras Águilas.

El llamado, por lo tanto, queda sumamente claro: que nuestros matrimonios puedan ser también uno para el propósito de Dios y dignos colaboradores en la obra apostólica que nos ha confiado el Señor.

NO NOS CONFORMEMOS CON MENOS: ser parejas como aquella Águila Antigua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario