Nada es imposible

Todopoderoso, Nada es imposible, Fe, Juan Carlos Parra,
"¡Ah, Señor Dios! He aquí, tú hiciste los cielos y la tierra con tu gran poder y con tu brazo extendido; nada es imposible para ti".
Después de que Jeremías ora así (Jer. 32:17) el mismo Señor le pregunta:
He aquí, yo soy el Señor, el Dios de toda carne, ¿habrá algo imposible para mí? (Jer. 32:27).

¿Por qué el Señor le pregunta a su profeta lo mismo que este acaba de confesar? Simplemente porque no es lo mismo saber y confesar una verdad que descansar confiadamente en ella. De esta forma el Señor estaba reforzando la fe de Jeremías y mostrándole que después de la destrucción de Jerusalén, y para sorpresa de cualquier observador atento, la ciudad sería de nuevo reedificada. ¡Porque nada es imposible para Él!

Comentarios

Entradas populares

Un homenaje de despedida al amado pastor Manolo Ogando

Soliloquios #5

Soliloquios #1