Joven, Dios te llama a liderar (Parte 1)

Joven, Dios te llama a liderar

En esta primera parte de la enseñanza sobre el liderazgo en la juventud hice un énfasis muy claro en la importancia de liderarnos a nosotros mismos.

Os dejo aquí el vídeo y la enseñanza por escrito:

VÍDEO:


AUDIO:

ENSEÑANZA DE JOVEN, DIOS TE LLAMA A LIDERAR:

Daniel 2:48. Entonces el rey puso a Daniel en un puesto importante y le dio muchos regalos valiosos. Nombró a Daniel gobernador de toda la provincia de Babilonia y jefe de todos los sabios del rey.

Hay jóvenes que lideraron en un tiempo muy complicado y en contextos sumamente oscuros. Como Daniel o sus compañeros: A petición de Daniel, el rey puso a Sadrac, Mesac y Abed-nego a cargo de todos los asuntos de la provincia de Babilonia, mientras Daniel permaneció en la corte del rey (Daniel 2:49).

También podríamos mencionar a la reina Ester o a José, en Egipto. 

¿Qué es un líder según la RAE?

Es una persona que dirige, conduce o gobierna. También es una persona que va a la cabeza entre los de su clase, es decir, lidera porque sobresale o es mejor que otros.

Un líder tiene la capacidad de influir en otros. Sus palabras o conducta logran incentivar a otros.

Hay una gran necesidad de líderes hoy en día. Muchos se dejan llevar por la corriente. Van en la manada, en el pelotón. No quieren ir a la cabeza y asumir responsabilidad o lo que es peor: quieren, pero no tienen las cualidades para liderar.

Eclesiastés 10:16-17 ¡Ay de ti, tierra, cuyo rey es un muchacho, y cuyos príncipes banquetean de mañana! Dichoso el pueblo que tiene por rey a un líder noble y cuyos dirigentes festejan en el momento apropiado para trabajar con fuerza y no para emborracharse.

¿Dónde necesitamos líderes?

JOVEN, DIOS TE LLAMA A LIDERAR.

1.     TU PROPIA VIDA

Ser el líder de mi propia vida es dejar de ser víctima y culpar a los demás de lo que me pasa; o de entregar a otro la responsabilidad de mi destino.

Yo asumo la responsabilidad para manejar mi tiempo (por ejemplo). Voy a liderar mi pereza y holgazanería. Me hago responsable de cuándo descansar y cuándo trabajar. Un líder sabe madrugar, sabe llegar a tiempo, sabe parar a tiempo.

Eso es señal de madurez. Mientras tanto, necesito el liderazgo de otros que me vigilen... Y eso no está mal. Tiene su tiempo. El problema es cuando nunca logro ser mi propio líder...

Madurar es convertirme en mi propio líder. Es tener gobierno de mí mismo.

LIDERAR ES GOBERNAR. Así que, liderar tu propia vida es GOBIERNO DE UNO MISMO.

¿Cómo logré yo tener gobierno de mí mismo?

El filósofo Alan Watts escribió: "Una persona cambia por dos razones: por inspiración o por desesperación. Es decir, porque ha aprendido demasiado o porque ha sufrido lo suficiente”

En mi caso por las dos causas: por inspiración y por sufrimiento.

 

Tuve que aprender a gobernar o liderar mi mal carácter, mi pereza, mi forma de pensar, mis instintos más bajos.

Hoy en día se lleva mucho lo de empoderarse, esto es, en nuestras propias fuerzas. 

Yo encontré mis fuerzas limitadas: “El problema está en mí, porque soy demasiado humano, un esclavo del pecado” (Romanos 7:14b). Quiero hacer lo que es bueno, pero no lo hago. No quiero hacer lo que está mal, pero igual lo hago (Romanos 7:19). 21 He descubierto el siguiente principio de vida: que cuando quiero hacer lo que es correcto, no puedo evitar hacer lo que está mal. 22 Amo la ley de Dios con todo mi corazón, 23 pero hay otro poder[d] dentro de mí que está en guerra con mi mente. Ese poder me esclaviza al pecado que todavía está dentro de mí. (Romanos 7:21-23). Así que ya ven: en mi mente de verdad quiero obedecer la ley de Dios, pero a causa de mi naturaleza pecaminosa, soy esclavo del pecado (Romanos 7:25b).

Lo que hice fue muy sencillo. Primero le di mi vida a Jesucristo, reconociendo que necesito un libertador, un salvador. Segundo, aprendí a vivir bajo el gobierno o liderazgo del Espíritu.

Ser un líder es fruto de una alianza entre mi espíritu y el Espíritu de Dios.

Él es poderoso y amoroso. Un maestro que no solo me enseña lo bueno, sino que me da el poder para alcanzarlo. 

SI NO APRENDES A VIVIR BAJO EL LIDERAZGO DE OTRO NUNCA LLEGARÁS A SER UN BUEN LÍDER.

Mi líder es Jesús. Él me enseña y a su lado desarrollo la virtud del gobierno de mí mismo. Pero, en lo que yo no puedo, el Santo Espíritu me da su poder.

No reina ya el pecado sino la gracia y el Espíritu. Vamos a ver ese liderazgo:

El reinado de la gracia:

Romanos 5:21 … para que, así como el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo, Señor nuestro. Romanos 6:12 No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias; 14 Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.

¿Cómo lo hace la gracia? 

Romanos 6:4. Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. 6 sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. 11 Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.

El reinado del Espíritu:

Romanos 7:5-6. Porque mientras estábamos en la carne, las pasiones pecaminosas que eran por la ley obraban en nuestros miembros llevando fruto para muerte. 6 Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra. 25 Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado.

¿Cómo lo hace el Espíritu?

Romanos 8:1-2. Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. 2 Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. 4b que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. 9 Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. 10 Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia. 11 Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros. 12 Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne; 13 porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. 14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios. 16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. 26 Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad...

Mi liderazgo personal es fruto de una alianza entre mi nueva vida en Cristo y el poder del Espíritu en mí.

Dos ejemplos:

Gobierno del cuerpo: alimentación y vida sexual. 

1 Corintios 6:12-20. Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna. 13 Las viandas para el vientre, y el vientre para las viandas; pero tanto al uno como a las otras destruirá Dios. Pero el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo. 14 Y Dios, que levantó al Señor, también a nosotros nos levantará con su poder. 15 ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Quitaré, pues, los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera? De ningún modo. 16 ¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un cuerpo con ella? Porque dice: Los dos serán una sola carne. 17 Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él. 18 Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca. 19 ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? 20 Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

Gobierno de la lengua (del hablar).

Santiago 3:2-10. 2 Todos cometemos muchas faltas. ¿Quién, entonces, es una persona madura? Sólo quien es capaz de dominar su lengua y de dominarse a sí mismo. 3 Al caballo podemos dominarlo, y hacer que nos obedezca, si le ponemos un freno en la boca. 4 Algo parecido pasa con los barcos. Por grande que sea un barco, y por fuertes que sean los vientos que lo empujan, el navegante puede controlarlo con un timón muy pequeño. 5 Y lo mismo pasa con nuestra lengua. Es una de las partes más pequeñas de nuestro cuerpo, pero es capaz de hacer grandes cosas. ¡Es una llama pequeña que puede incendiar todo un bosque! 6 Las palabras que decimos con nuestra lengua son como el fuego. Nuestra lengua tiene mucho poder para hacer el mal. Puede echar a perder toda nuestra vida, y hacer que nos quememos en el infierno. 7 Podemos dominar toda clase de animales salvajes, de aves, serpientes y animales del mar, 8 pero no hemos podido controlar nuestra lengua ni evitar decir palabras que dañen. La lengua parece un animal salvaje, que nadie puede dominar y que está lleno de veneno mortal. 9-10 Con nuestra lengua podemos bendecir o maldecir. Con ella alabamos a nuestro Dios y Padre, y también insultamos a nuestros semejantes, que Dios hizo parecidos a él mismo. Hermanos, ¡esto no debe ser así!

¿Dónde necesitamos líderes?

JOVEN, DIOS TE LLAMA A LIDERAR.

2.     LIDERAR EN TU FAMILIA

Debo aprender a saber vivir bajo el liderazgo de mis padres o tutores.

SI NO APRENDES A VIVIR BAJO EL LIDERAZGO DE OTRO NUNCA LLEGARÁS A SER UN BUEN LÍDER.

A los líderes en la iglesia se les pide EL GOBIERNO DE UNO MISMO Y EL GOBIERNO DE SU FAMILIA.

UNO MISMO: 1 Timoteo 3:1-2 La siguiente declaración es digna de confianza: «Si alguno aspira a convertirse en líder de la iglesia, desea una posición honorable». Por esta razón un líder de la iglesia debe ser un hombre que lleve una vida intachable. Debe serle fiel a su esposa. Debe tener control propio, vivir sabiamente y tener una buena reputación. Tito 1:7 Pues un líder de la iglesia es un administrador de la casa de Dios, y debe vivir de manera intachable. No debe ser arrogante, ni iracundo, ni emborracharse, ni ser violento, ni deshonesto con el dinero.

SU CASA: 1 Timoteo 3:2-5. 2 Un obispo debe ser, pues, irreprochable, marido de una sola mujer,  4 Que gobierne bien su casa, teniendo a sus hijos sujetos con toda dignidad 5 (pues si un hombre no sabe cómo gobernar su propia casa, ¿cómo podrá cuidar de la iglesia de Dios?)

Un líder en casa no solo manda, sino que va a la cabeza. Tiene la capacidad de influir con su conducta o palabras, de incentivar...

LA AUTORIDAD DE UN LÍDER VIENE DADA POR SU TESTIMONIO O ESTILO DE VIDA.

¿Dónde necesitamos líderes?

JOVEN, DIOS TE LLAMA A LIDERAR.

3.     LIDERAR EN LA SOCIEDAD, EL TRABAJO, EL MINISTERIO QUE DIOS TE DÉ O LA IGLESIA...

Proverbios 11:14 Sin liderazgo sabio, la nación se hunde; la seguridad está en tener muchos consejeros.

Proverbios 28:2 Cuando hay corrupción moral en una nación, su gobierno se desmorona fácilmente. En cambio, con líderes sabios y entendidos viene la estabilidad.

 

¿QUÉ ES LIDERAR SEGÚN DIOS?

-Liderar es TOMAR RESPONSABILIDAD Y NO BUSCAR POSICIÓN.

3 Juan 1:9 Le escribí a la iglesia acerca de esto, pero Diótrefes—a quien le encanta ser el líder—no quiere tener nada que ver con nosotros.

JESÚS LLEVÓ NUESTRA CORONA DE ESPINAS Y NOS HA REGALADO UNA CORONA DE HIJOS (reyes y sacerdotes). PERO LA CORONA PESA.

Liderar es una demanda, una responsabilidad.

Romanos 12:8 Si tu don consiste en animar a otros, anímalos. Si tu don es dar, hazlo con generosidad. Si Dios te ha dado la capacidad de liderar, toma la responsabilidad en serio. Y si tienes el don de mostrar bondad a otros, hazlo con gusto.

EL VERDADERO LÍDER NO AMA LA POSICIÓN, AMA EL SERVIR Y AMA AL SEÑOR, A QUIEN SIRVE.

 

¿QUÉ ES LIDERAR SEGÚN DIOS?

-Liderar es TENER UN TESTIMONIO QUE INFUNDE RESPETO.

Deuteronomio 1:13 Elijan a hombres bien respetados de cada tribu, conocidos por su sabiduría y entendimiento, y yo los nombraré líderes de ustedes”.

 

¿QUÉ ES LIDERAR SEGÚN DIOS?

-Liderar es TENER UN EGO QUEBRANTADO.

Números 33:1 Esta es la ruta que los israelitas siguieron cuando salieron de Egipto bajo el liderazgo de Moisés y Aarón.

Moisés no pudo liderar por ser violento y controlador.

Aarón no podía ser líder por ser cobarde y manipulable.

DIOS LOS TUVO QUE QUEBRANTAR Y PONER UN CARÁCTER ESTABLE.

LA IDENTIDAD DE UN LÍDER NO SE PUEDE BASAR EN SU SERVICIO O POSICIÓN, SINO EN SU VERDADERO VALOR.

Comentarios

Entradas populares

Venciendo a Madián

Los nombres de Dios en la Biblia (ordenados por orden de aparición)