Lo que ponemos en el centro


LO QUE PONEMOS EN EL CENTRO 

 

 

DIOS SIEMPRE HA QUERIDO ESTAR EN EL CENTRO 

 

Isaías 63:11 Entonces su pueblo se acordó de los días antiguos, de Moisés. ¿Dónde está el que los sacó del mar con los pastores de su rebaño?¿Dónde está el que puso su santo Espíritu en medio de ellos? 

 

Números 2:17 Entonces partirá la tienda de reunión con el campamento de levitas en medio de los campamentos; tal como acampan así partirán, cada uno en su lugar, por sus banderas.  

 

Salmos 46:5 Dios está en medio de ella, no será sacudida; Dios la ayudará al romper el alba.  

 

Apocalipsis 21:23-24 La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que la iluminen, porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera. Y las naciones andarán a su luz, y los reyes de la tierra traerán a ella su gloria.  

 

EL LUGAR DE JESÚS ES EL CENTRO 

 

Lucas 24:36 Mientras ellos relataban estas cosas, Jesús se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros.  

 

Juan 20:26 Ocho días después, sus discípulos estaban otra vez dentro, y Tomás con ellos. Y estando las puertas cerradas, Jesús vino y se puso en medio de ellos, y dijo: Paz a vosotros.  

 

Apocalipsis 1:12-13 Y 2:1 Y me volví para ver de quién era la voz que hablaba conmigo. Y al volverme, vi siete candelabros de oro; y en medio de los candelabros, vi a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido con una túnica que le llegaba hasta los pies y ceñido por el pecho con un cinto de oro.  

Escribe al ángel de la iglesia en Éfeso: El que tiene las siete estrellas en su diestra, el que anda en medio de los siete candeleros de oro, dice esto… 

 

 

3 CONVERSIÓN ES VOLVER A PONER A JESÚS EN EL CENTRO 

 

El hombre pasó de reconocer a Dios en el centro a colocar la razón y la ciencia, pero, realmente, lo que estaba haciendo era entronarse en el centro él mismo. 

 

¿Cómo sabemos que hemos puesto al Señor en el centro? ¿Qué es lo que más buscamos? ¿Es el Señor y su palabra? Cuando su Palabra y su adoración son el centro de nuestra vida eso es lo que más buscamos. 

 

Proverbios 4:20-22 Hijo mío, presta atención a mis palabras, inclina tu oído a mis razones; que no se aparten de tus ojos, guárdalas en medio de tu corazón. Porque son vida para los que las hallan, y salud para todo su cuerpo. 

 

Salmos 26:6 Lavaré en inocencia mis manos, y andaré en torno a tu altar, oh Señor… 

 

4 EN EL EVANGELIO ENCONTRAMOS DOS CENTROS 

 

Centro religioso: 

 

Marcos 3:1-6 Otra vez entró Jesús en una sinagoga; y había allí un hombre que tenía una mano seca. Y le observaban para ver si lo sanaba en el día de reposo, para poder acusarle. Y dijo al hombre que tenía la mano seca: Levántate y ponte aquí en medio. Entonces les dijo: ¿Es lícito en el día de reposo hacer bien o hacer mal, salvar una vida o matar? Pero ellos guardaban silencio. Y mirándolos en torno con enojo, entristecido por la dureza de sus corazones, dijo al hombre: Extiende tu mano. Y él la extendió, y su mano quedó sana. Pero cuando los fariseos salieron, enseguida comenzaron a tramar con los herodianos en contra de Jesús, para ver cómo podrían destruirle.  

 

Centro espiritual: 

 

Marcos 3: 20-22, 30-35 Jesús llegó a una casa, y la multitud se juntó de nuevo, a tal punto que ellos ni siquiera podían comer. Cuando sus parientes oyeron esto, fueron para hacerse cargo de El, porque decían: Está fuera de sí. Y los escribas que habían descendido de Jerusalén decían: Tiene a Beelzebú; y: Expulsa los demonios por el príncipe de los demonios. Porque decían: Tiene un espíritu inmundo. Entonces llegaron su madre y sus hermanos, y quedándose afuera, mandaron llamarle. Y había una multitud sentada alrededor de El, y le dijeron: He aquí, tu madre y tus hermanos están afuera y te buscan. Respondiéndoles El, dijo: ¿Quiénes son mi madre y mis hermanos? Y mirando en torno a los que estaban sentados en círculo, a su alrededor, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos. Porque cualquiera que hace la voluntad de Dios, ése es mi hermano y hermana y madre.  

 

PENSABAN QUE JESÚS ESTABA FUERA DE SÍ. Pero Jesús no estaba DESCENTRADO o desequilibrado. En cambio, su familia sí, y mucho más los religiosos. Ellos deberían haberse sentado con esa multitud. Ellos deberían haber puesto a Jesús en el centro, como lo de más peso, lo que gobierna, lo que adorar y el Maestro que les enseñaba. 

 

¿Puede estar la iglesia hoy DESCENTRADA?  

 

Y ¿cuántos cristianos viven descentrados? Porque hemos perdido el centro.  

 

¿Cómo saberlo?  

 

Preguntémonos: 

1 ¿Qué es lo de más peso? 

2 ¿Qué me gobierna? 

3 ¿Qué es lo que adoro? 

4 ¿Qué es lo que me influencia más? 

 

Si la respuesta sigue siendo Jesús, entonces, Él es el centro y no hemos perdido el buen centro. Seguimos bien centrados y no descentrados. Seguimos equilibrados y no desequilibrados. 

 

5 LO QUE PESA MÁS ES EL CENTRO 

 

Teoría gravitacional: Lo que más pesa se convierte en el centro y atrae a lo demás. 

 

De igual modo, lo que pesa más en nuestra vida se convierte en el centro.  

 

¿Cómo sabemos cuál es el centro de nuestras vidas, familia e iglesia? Observando a qué le damos más peso o, dicho de otro modo, qué es lo que valoramos más. 

 

Hay un problema cuando ponemos como lo que pesa más algo que no sea a Jesús. Aunque digamos que Él es el centro, pero nuestro mundo va a tener otro centro de gravedad. Estaremos descentrados. 

 

En la iglesia puede ser: la gente; la bendición; los milagros; la venida de Cristo; la fe; la santidad; la solidaridad; etc. Todo son cosas importantes, pero no puede ser lo de más peso, porque lo de más peso se convierte en el centro y ordena todo lo demás. 

 

En nuestra vida puede ser: el trabajo; los amigos; el placer; la familia (cónyuge-hijos); las posesiones (dinero, casa, confort); etc. 

 

En el mundo: se quitó a Dios como lo que más peso tenía y se puso:  

El deseo de ser mejores y alcanzar sabiduría (Adán y Eva); el hombre; el poder; la religión; el dinero; la imagen; el placer; etc. 

 

6 LO QUE ESTÁ EN EL CENTRO ES LO QUE GOBIERNA 

 

¿El centro de pueblos y ciudades? La iglesia y ayuntamiento. Representa el gobierno y en torno a esta plaza crecía el pueblo. 

 

Génesis 37:5-8 Y José tuvo un sueño y cuando lo contó a sus hermanos, ellos lo odiaron aún más. Y él les dijo: Os ruego que escuchéis este sueño que he tenido. He aquí, estábamos atando gavillas en medio del campo, y he aquí que mi gavilla se levantó y se puso derecha, y entonces vuestras gavillas se ponían alrededor y se inclinaban hacia mi gavilla. Y sus hermanos le dijeron: ¿Acaso reinarás sobre nosotros? ¿O acaso te enseñorearás sobre nosotros? Y lo odiaron aún más por causa de sus sueños y de sus palabras.  

  

7 ADORAMOS LO QUE ESTÁ EN EL CENTRO 

 

Todo adora y reconoce al que está sentado en el trono, que es el centro. Lo que adoramos es lo que está en el centro. 

 

Apocalipsis 4:3-6, 8-11 Y el que estaba sentado era de aspecto semejante a una piedra de jaspe y sardio, y alrededor del trono había un arco iris, de aspecto semejante a la esmeralda. Y alrededor del trono había veinticuatro tronos; y sentados en los tronos, veinticuatro ancianos vestidos de ropas blancas, con coronas de oro en la cabeza. Del trono salían relámpagos, voces y truenos; y delante del trono había siete lámparas de fuego ardiendo, que son los siete Espíritus de Dios. Delante del trono había como un mar transparente semejante al cristal; y en medio del trono y alrededor del trono, cuatro seres vivientes llenos de ojos por delante y por detrás. Y los cuatro seres vivientes, cada uno de ellos con seis alas, estaban llenos de ojos alrededor y por dentro, y día y noche no cesaban de decir: Santo, Santo, Santo, es el Señor Dios, el Todopoderoso, el que era, el que es y el que ha de venir. Y cada vez que los seres vivientes dan gloria, honor y acción de gracias al que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos, los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y echan sus coronas delante del trono, diciendo: Digno eres, Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria y el honor y el poder, porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.  

 

 

Apocalipsis 5:11-14 Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono y de los seres vivientes y de los ancianos; y el número de ellos era miríadas de miríadas, y millares de millares, que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado digno es de recibir el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, el honor, la gloria y la alabanza. Y a toda cosa creada que está en el cielo, sobre la tierra, debajo de la tierra y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el dominio por los siglos de los siglos. Y los cuatro seres vivientes decían: Amén. Y los ancianos se postraron y adoraron.  

 

Apocalipsis 7:9-12 Después de esto miré, y vi una gran multitud, que nadie podía contar, de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas, de pie delante del trono y delante del Cordero, vestidos con vestiduras blancas y con palmas en las manos. Y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero. Y todos los ángeles estaban de pie alrededor del trono y alrededor de los ancianos y de los cuatro seres vivientes, y cayeron sobre sus rostros delante del trono, y adoraron a Dios, diciendo: ¡Amén! La bendición, la gloria, la sabiduría, la acción de gracias, el honor, el poder y la fortaleza, sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén.  

 

8 LO QUE ESTÁ EN EL CENTRO ES LO QUE NOS INFLUENCIA 

 

Génesis 2:9 Y el Señor Dios hizo brotar de la tierra todo árbol agradable a la vista y bueno para comer; asimismo, en medio del huerto, el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal.  

 

Génesis 3:2-3 Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto, ha dicho Dios: “No comeréis de él, ni lo tocaréis, para que no muráis.”  

 

Era como una pregunta diaria para los hombres. ¿Cuál es tu centro? ¿De qué te vas a alimentar? 

Lo que consideres tu centro, de ahí recibiremos nuestro alimento, luz, sombra, sabiduría, etc. 

 

Lo que pones en el centro se convierte en tu influencia. Por eso en el Cielo, cuando se restauren todas las cosas ya no hay dos árboles: 

Apocalipsis 22:1-2 Y me mostró un río de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero, en medio de la calle de la ciudad. Y a cada lado del río estaba el árbol de la vida, que produce doce clases de fruto, dando su fruto cada mes; y las hojas del árbol eran para sanidad de las naciones.  

 

Debemos volver a ponerle en el centro para comer de Él y recibir de Él. 

¡CONCENTRÉMONOS EN JESÚS! Volvamos al enfoque correcto. 

 

9 LA IGLESIA UN CENTRO DE INFLUENCIA 

 

¿Es Jesús lo que ponemos en el centro? 

 

Preguntémonos: 

1 ¿Qué es lo de más peso? 

2 ¿Qué me gobierna? 

3 ¿Qué es lo que adoro? 

4 ¿Qué es lo que me influencia más? 

 

Si la respuesta sigue siendo Jesús, entonces, Él es el centro y no hemos perdido el buen centro. Seguimos bien centrados y no descentrados. Seguimos equilibrados y no desequilibrados. 

 

Nosotros debemos estar en medio del mundo, tener peso y ser un centro de influencia. 

 

Dos ejemplos: 

 

La sunamita 

Dijo él entonces a Giezi: Dile: He aquí tú has estado solícita por nosotros con todo este esmero; ¿qué quieres que haga por ti? ¿Necesitas que hable por ti al rey, o al general del ejército? Y ella respondió: Yo habito en medio de mi pueblo. 2 Reyes 4:13 

 

La nación de Israel: 

Ezequiel 5:5-8 Así dice el Señor Dios: “Esta es Jerusalén; yo la coloqué en el centro de las naciones y de los territorios a su alrededor. “Pero ella se ha rebelado contra mis ordenanzas con más impiedad que las naciones, y contra mis estatutos más que los territorios alrededor de ella; porque ellos han desechado mis ordenanzas y no han andado en mis estatutos.” Por tanto, así dice el Señor Dios: “Porque vuestra rebelión es mayor que la de las naciones que os rodean, y no habéis andado en mis estatutos ni observado mis ordenanzas, ni tampoco observado las ordenanzas de las naciones que os rodean”, por eso, así dice el Señor Dios: “He aquí, yo, yo mismo, estoy contra ti, y yo ejecutaré juicios en medio de ti a la vista de las naciones.  

 

10 EN RESUMEN 

 

Lo que está en el centro es: 

1- lo que gobierna 

2- lo que es adorado y lo que más buscamos 

3- lo que influencia y nos enseña 

4- lo que provee, guarda y da seguridad  

5- lo que más peso tiene en nuestra vida y ordena todo lo demás 

 

1UNA IGLESIA SALUDABLE SERÁ AQUELLA QUE TENGA EL BUEN CENTRO 

 

LO QUE PONEMOS EN EL CENTRO: Queremos ser una iglesia que pone a Jesús en el centro. 

 

QUE SUSTITUYA… 

El antropocentrismo por el teocentrismo 

El Templo-centrismo por la vida centrada 

El Evento-centrismo por centrarnos en la adoración 

El Oveja-centrismo por el Espíritu en el centro 

El Moda-centrismo por ser Biblio-céntricos 

El Egocentrismo por el Amor-centrismo 

El Gueto-centrismo por la visión centrada en la Misión 

 

El Pastor-centrismo por el Cristo-centrismo 

 

LO QUE PONEMOS EN EL CENTRO: Queremos ser una iglesia que pone a Jesús en el centro. Cuando Jesús está en el centro, todo lo demás será añadido: el gobierno de Dios, la vida del Espíritu, la adoración verdadera, la revelación bíblica, el amor sacrificado o la misión de la Iglesia. 

 

 

12 NUESTRA EXPERIENCIA Y TESTIMONIO 

 

En 2016 dijimos adiós al pastor-centrismo, y hola al Cristo-centrismo. Fue un tiempo en el que Fernando, nuestro pastor fundador (ya fallecido), no estaba, y el Señor nos mandaba a Vanessa y a mí (su relevo natural) a Bolivia.  

 

¿Qué sería de las iglesias APR de España? Con este mensaje el Señor nos trajo mucha paz. Lo que está en el centro debe ser lo de más peso y lo que gobierna. Si Jesús está en el centro todo va a ir bien. ¡Y así fue! 

Comentarios

Entradas populares

Venciendo a Madián

Los nombres de Dios en la Biblia (ordenados por orden de aparición)