Recuperando el temblor ante Dios


LA IMPORTANCIA DE TEMBLAR ANTE DIOS 

1 INTRODUCCIÓN 

Hemos de recuperar el temblor como parte de nuestra adoración y reverencia. 

La Biblia habla en más de cincuenta ocasiones de temblar ante Dios y su palabra. No es un tema menor. 

 


2 ¿POR QUÉ TEMBLAMOS EN LO NATURAL? 

¿Por qué temblamos cuando estamos nerviosos? Porque ante una situación de peligro el cuerpo se prepara para salir huyendo o defenderse. 

El sentir nerviosismo es común. El miedo o la angustia se muestra físicamente en forma de pequeños temblores en el cuerpo. 

En el caso de estar nerviosos se prepara para huir o defenderse. 

La información llega al tálamo, le comunica a la amígdala cerebral que se encargue del asunto. 

La amígdala, ubicada en la profundidad de los lóbulos temporales, le ordena a todo el organismo que se ponga alerta y se defienda. Las glándulas suprarrenales liberan una gran cantidad de adrenalina aumentando la circulación sanguínea en el cuerpo y el metabolismo. 

Para huir del peligro, los músculos deben reaccionar de inmediato y reciben más sangre y estímulos de los neurotransmisores (por eso hay brincos y temblores).  

Los efectos de la adrenalina permiten que los músculos estén listos para movimientos o fuerzas grandes sin necesidad de calentar, ya que reciben glucosa extra y con estos temblores de cuerpo la musculatura se alista más rápido. 

Los temblores de cuerpo especialmente en las manos, pero que se pueden extender al resto del organismo, preparan los músculos para entrar rápidamente en acción. 

Fuentes: Science Meet Society y ‘Revista de neurología: la amígdala, implicaciones funcionales’ 

 

3 EL TEMBLOR ESPIRITUAL 

El temblor ante un Dios inmenso, misterioso, santo y todopoderoso es natural. 

EN UN ENCUENTRO CON DIOS DANIEL O MOISÉS TEMBLARON: 

Daniel 10:10-11 Entonces, he aquí, una mano me tocó, y me hizo temblar sobre mis rodillas y sobre las palmas de mis manos. Y me dijo: Daniel, hombre muy estimado, entiende las palabras que te voy a decir y ponte en pie, porque ahora he sido enviado a ti. Cuando él me dijo estas palabras, me puse en pie temblando. 

Hechos 7:32 «Yo soy el Dios de tus padres, el Dios de Abraham, de Isaac, y de Jacob». Moisés temblando, no se atrevía a mirar. 

 

4 HASTA LOS DEMONIOS 

Los demonios creen y tiemblan; en cambio, los hombres necios no tiemblan, porque no creen: 

Tú crees que Dios es uno. Haces bien; también los demonios creen, y tiemblan. Pero ¿estás dispuesto a admitir, oh hombre vano, que la fe sin obras es estéril? Santiago 2:19-20 

 

5 LOS NECIOS NO TIEMBLAN 

especialmente a los que andan tras la carne en sus deseos corrompidos y desprecian la autoridad. Atrevidos y obstinados, no tiemblan cuando blasfeman de las majestades angélicas.  

2 Pedro 2:10 

Jeremías 5:21-23 

21 «Oíd ahora esto, pueblo necio e insensible, que tienen ojos y no ven, 
tienen oídos y no oyen. 
22 ¿No me teméis?» —declara el Señor. 
«¿No tembláis delante de mí, 
que puse la arena como frontera del mar, límite perpetuo que no traspasará? 
Aunque se agiten las olas, no prevalecerán; aunque rujan, no pasarán sobre ella. 23 Pero este pueblo tiene un corazón terco y rebelde; 
se han desviado y se han ido. 

 

6 TODOS LOS HOMBRES DEBERÍAMOS TEMBLAR ANTE DIOS 

1 Crónicas 16:30. Temblad ante su presencia, toda la tierra; ciertamente el mundo está bien afirmado, será inconmovible. 

Tema al Señor toda la tierra; tiemblen en su presencia todos los habitantes del mundo. Porque Él habló, y fue hecho; Él mandó, y todo se confirmó. El Señor hace nulo el consejo de las naciones; frustra los designios de los pueblos. El consejo del Señor permanece para siempre, los designios de su corazón de generación en generación. Bienaventurada la nación cuyo Dios es el Señor, el pueblo que Él ha escogido como herencia para sí. Salmos 33:8-12 

El Señor reina, estremézcanse los pueblos; sentado está sobre los querubines, tiemble la tierra. El Señor es grande en Sion, y exaltado sobre todos los pueblos. Alaben tu nombre grande y temible; Él es santo. El poder del Rey ama la justicia; tú has establecido la equidad; has hecho juicio y justicia en Jacob. Exaltad al Señor nuestro Dios, y postraos ante el estrado de sus pies; Él es santo. Salmos 99:1-5 

De parte mía se proclama un decreto de que en todo el dominio de mi reino todos teman y tiemblen delante del Dios de Daniel, porque Él es el Dios viviente que permanece para siempre, y su reino no será destruido y su dominio durará para siempre. Él es el que libra y rescata, hace señales y maravillas en el cielo y en la tierra, el que ha librado a Daniel del poder de los leones. Daniel 6:26-27 

 

7 EL TEMOR DEL SEÑOR SE APRENDE 

Salmos 34:11 Venid, hijos, escuchadme; os enseñaré el temor del Señor. 

DIOS QUISO QUE ISRAEL TEMBLASE ANTE ÉL Y SU PALABRA, COMO PARTE DEL RESPETO QUE DEBÍAN TENERLE: 

(Pudo habérseles revelado en un silbo apacible; de hecho, el resto del viaje se mostró en nubes protectoras y en provisión constante) 

EN SINAÍ: 

Y el Señor dijo a Moisés: He aquí, vendré a ti en una densa nube, para que el pueblo oiga cuando yo hable contigo y también te crean para siempre. Entonces Moisés comunicó al pueblo las palabras del Señor. 

16 Y aconteció que al tercer día, cuando llegó la mañana, hubo truenos y relámpagos y una densa nube sobre el monte y un fuerte sonido de trompeta; y tembló todo el pueblo que estaba en el campamento.17 Entonces Moisés sacó al pueblo del campamento para ir al encuentro de Dios, y ellos se quedaron al pie del monte. 18 Y todo el monte Sinaí humeaba, porque el Señor había descendido sobre él en fuego; el humo subía como el humo de un horno, y todo el monte se estremecía con violencia. 19 El sonido de la trompeta aumentaba más y más; Moisés hablaba, y Dios le respondía con el trueno. 20 Y el Señor descendió al monte Sinaí, a la cumbre del monte; y llamó el Señor a Moisés a la cumbre del monte, y Moisés subió. 21 Y el Señor dijo a Moisés: Desciende, advierte al pueblo, no sea que traspasen los límites para ver al Señor y perezcan muchos de ellos. 22 También que se santifiquen los sacerdotes que se acercan al Señor, no sea que el Señor irrumpa contra ellos. 23 Y Moisés dijo al Señor: El pueblo no puede subir al monte Sinaí, porque tú nos advertiste, diciendo: «Pon límites alrededor del monte y santifícalo».24 Entonces el Señor le dijo: Ve, desciende, y vuelve a subir, tú y Aarón contigo; pero que los sacerdotes y el pueblo no traspasen los límites para subir al Señor, no sea que Él irrumpa contra ellos. 25 Descendió, pues, Moisés y advirtió al pueblo. ÉXODO 19:9, 16-25. 

Los Diez Mandamientos 

20 Y habló Dios todas estas palabras, diciendo: 

Yo soy el Señor tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre. 

No tendrás otros dioses delante de mí. 

18 Y todo el pueblo percibía los truenos y relámpagos, el sonido de la trompeta y el monte que humeaba; y cuando el pueblo vio aquellotemblaron, y se mantuvieron a distancia. 19 Entonces dijeron a Moisés: Habla tú con nosotros y escucharemos; pero que no hable Dios con nosotros, no sea que muramos. 20 Y respondió Moisés al pueblo: No temáis, porque Dios ha venido para poneros a prueba, y para que su temor permanezca en vosotros, y para que no pequéis21 Y el pueblo se mantuvo a distancia, mientras Moisés se acercaba a la densa nube donde estaba Dios 22 Entonces el Señor dijo a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: «Vosotros habéis visto que os he hablado desde el cielo. 23 No haréis junto a mí dioses de plata ni dioses de oro; no os los haréis. 24 Harás un altar de tierra para mí, y sobre él sacrificarás tus holocaustos y tus ofrendas de paz, tus ovejas y tus bueyes; en todo lugar donde yo haga recordar mi nombre, vendré a ti y te bendeciré. ÉXODO 20:1-3,18-24. 

 

8 EN EL NUEVO PACTO DEBEMOS TEMBLAR IGUALMENTE 

18 Porque no os habéis acercado a un monte que se puede tocar, ni a fuego ardiente, ni a tinieblas, ni a oscuridad, ni a torbellino, 19 ni a sonido de trompeta, ni a ruido de palabras tal, que los que oyeron rogaron que no se les hablara más; 20 porque no podían soportar el mandato: Si aun una bestia toca el monte, será apedreada21 Tan terrible era el espectáculo, que Moisés dijo: Estoy aterrado y temblando22 Vosotros, en cambio, os habéis acercado al monte Sión y a la ciudad del Dios vivo, la Jerusalén celestial, y a miríadas de ángeles, 

25 Mirad que no rechacéis al que habla. Porque si aquellos no escaparon cuando rechazaron al que les amonestó sobre la tierra, mucho menos escaparemos nosotros si nos apartamos de aquel que nos amonesta desde el cielo. 26 Su voz hizo temblar entonces la tierra, pero ahora Él ha prometido, diciendo: Aún una vez más, yo haré temblar no solo la tierra, sino también el cielo. 27 Y esta expresión: Aún, una vez más, indica la remoción de las cosas movibles, como las cosas creadas, a fin de que permanezcan las cosas que son inconmovibles. 28 Por lo cual, puesto que recibimos un reino que es inconmovible, demostremos gratitud, mediante la cual ofrezcamos a Dios un servicio aceptable con temor y reverencia;29 porque nuestro Dios es fuego consumidor. HEBREOS 12:18-22, 25-29 

Hageo 2:6-7 Porque así dice el Señor de los ejércitos: «Una vez más, dentro de poco, yo haré temblar los cielos y la tierra, el mar y la tierra firme. Y haré temblar a todas las naciones; vendrán entonces los tesoros de todas las naciones, y yo llenaré de gloria esta casa» —dice el Señor de los ejércitos. 

 

9 ¿A QUÉ NOS REFERIMOS CON TEMBLOR? 

Es un temblor interno, porque lo que hacemos es lo más santo, es de gran importancia, aunque no temblemos externamente. 

Es como el cirujano que está temblando porque tiene la vida del paciente en sus manos; o como el juez, que tiene que emitir una importante sentencia; o como la decisión de un presidente, de entrar en guerra o de decretar estado de alarma. 

Temblar es dar a Dios y a lo de Dios la importancia y el valor que merecen. 

Así que, amados míos, tal como siempre habéis obedecido, no solo en mi presencia, sino ahora mucho más en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor. Filipenses 2:12 

 

10 EL TEMBLOR TAMBIÉN EN EL NUEVO TESTAMENTO 

Mateo 28:3-5 

Su aspecto era como un relámpago, y su vestidura blanca como la nieve; y de miedo a él los guardias temblaron y se quedaron como muertosY hablando el ángel, dijo a las mujeres: Vosotras, no temáis; porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado. 

pues nada me propuse saber entre vosotros, excepto a Jesucristo, y este crucificado. Y estuve entre vosotros con debilidad, y con temor y mucho temblor. Y ni mi mensaje ni mi predicación fueron con palabras persuasivas de sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, 1 Corintios 2:2-4 

Porque si en algo me he jactado con él acerca de vosotros, no fui avergonzado, sino que, así como os hemos dicho todo con verdad, así también nuestra jactancia ante Tito resultó ser la verdad. Y su amor hacia vosotros abunda aún más al acordarse de la obediencia de todos vosotros, y de cómo lo recibisteis con temor y temblor. 2 Corintios 7:14-15 

 

11 DIOS VALORA A LOS QUE TIEMBLAN ANTE ÉL 

Así dice el Señor: El cielo es mi trono y la tierra el estrado de mis pies. ¿Dónde, pues, está la casa que podríais edificarme? ¿Dónde está el lugar de mi reposo? Todo esto lo hizo mi mano, y así todas estas cosas llegaron a ser —declara el Señor. Pero a este miraré: al que es humilde y contrito de espíritu, y que tiembla ante mi palabra. Isaías 66:1-2 

Isaías 66:5 Oíd la palabra del Señor, vosotros que tembláis ante su palabra 

Esdras 9:4. Entonces se reunieron conmigo todos los que temblaban ante las palabras del Dios de Israel por causa de la infidelidad de los desterrados, y estuve sentado atónito hasta la ofrenda de la tarde. 

 

12 ES PARTE DE NUESTRA ADORACIÓN Y REVERENCIA 

Adorad al Señor con reverencia, y alegraos con temblor. Salmos 2:11 

Salmos 96:9. Adorad al Señor en vestiduras santas; temblad ante su presencia, toda la tierra. 

Salmos 4:4. Temblad, y no pequéis; meditad en vuestro corazón sobre vuestro lecho, y callad. 

 

13 ¿MANTIENES EL TEMBLOR ANTE DIOS Y SU PALABRA? 

Si no es así debes preocuparte. Es algo de necios. Aún los demonios tiemblan. 

 

14 ¿CÓMO RECUPERAR EL TEMBLOR? 

-Por un encuentro genuino con Dios.  

-Por una palabra como esta.  

-Por un error en el que ves las consecuencias. 

 

15 CUANDO SABES TEMBLAR ANTE DIOS NO TIEMBLAS ANTE NADA 

Isaías 51:13. ¿Has olvidado al Señor, tu Hacedor, que extendió los cielos y puso los cimientos de la tierra, para que estés temblando sin cesar todo el día ante la furia del opresor, mientras este se prepara para destruir? Pero ¿dónde está la furia del opresor? 

Ester 5:9. Salió Amán aquel día alegre y con corazón contento; pero cuando Amán vio a Mardoqueo en la puerta del rey y que este no se levantaba ni temblaba delante de él, Amán se llenó de furor contra Mardoqueo. 

Isaías 44:7-9 7 ¿Y quién como yo? Que lo proclame y lo declare. 
Sí, que en orden lo relate ante mí, 
desde que establecí la antigua nación. 
Que les anuncien las cosas venideras 
y lo que va a acontecer. 
No tembléis ni temáis; 
¿no os lo he hecho oír y lo he anunciado desde hace tiempo? 
Vosotros sois mis testigos. 
¿Hay otro dios fuera de mí, 
o hay otra Roca? 
No conozco ninguna». 

Comentarios

Entradas populares

Venciendo a Madián

Los nombres de Dios en la Biblia (ordenados por orden de aparición)