Cuídate a ti mismo 2 (Agua Viva)



CUÍDATE A TI MISMO 2 

 

¡TEN CUIDADO!  

  

Ten cuidado de la enseñanza  

Ten cuidado de ti mismo y de la enseñanza...  

1 Timoteo 4:16 – LBLA  

  

...me pusieron a cuidar las viñas, ¡y mi propia viña descuidé!  

Cantares 1:6 - DHH  

  

Porque, evidentemente, no podremos cuidar la casa o la iglesia si hemos descuidado nuestra propia vida o la palabra.  

  

Tened cuidado de vosotros y de toda la grey, en medio de la cual el Espíritu Santo os ha hecho obispos para pastorear la iglesia de Dios , la cual El compró con su propia sangre   

Hechos 20:28  LBLA 

 

 

1¿Qué es un liderazgo maduro?  

 

El que se sabe cuidar a sí mismo. 

 

¿Qué es un liderazgo maduro? El que tiene al Señor como su fuenteysabe ir a la presencia de Dios,al trono, abeber;y ha desarrollado una total dependencia con el Espíritu Santo, que nos da el agua viva.  

 

“¡Cuán preciosa es,ohDios, tu misericordia! 
Por eso los hijos de los hombres se refugian a la sombra de tus alas. 
8 Se sacian de la abundanciade tu casa, 
y les das a beber del río de tus delicias. 
9 Porque en tiestá la fuente de la vida; 
en tu luz vemos la luz”.Salmo 36:7-9. 

 

Entonces,ese liderazgo madurosabe dar a la gente agua viva;dar de Cristoyprovoca su sed. Pero nosotros no somos la fuente. Llevamos a los hombres a Jesús y les ayudamos a desarrollar una dependencia con el Espíritu Santo.Nosotros ayudamos a otros a conectarse con el Espíritu Santo que nos lleva a Cristo,que nos llevaal Padre.En definitiva, que no dependan de nosotros, sino que ellos tengan su propia relación con Dios. 

 

2.Vamos a explicarqué significa“no tendrá sed jamás”(Juan 4:14).  

 

Hay cátedras acerca dela sed.No es algo tan sencillocomo a simple vistacreemos. Podemos pasar semanas sin comer y sobrevivimos, pero en tres días sin beber morimos. En condiciones adversas, como en un desierto, podemos morir en cuestión de horas.  

 

Al bajar el agua enla sangre, la sangre se espesahasta el punto de la deshidratacióny llega un momento en queel corazónya no puede bombear, de manera que muere el cerebro por falta de riego sanguíneo.  

 

Cuando perdemos líquido en nuestro cuerpo se activa un complejosistema que alerta a nuestro cerebro de que debemos beber.En el caso del hambre llega un momento,en la debilidad, cuando perdemos hastala sensación de hambre. En el caso de la sed no es así. Si morimos de sedtenemos la sensación de desesperación por sed hasta el fin.Por eso,en esto de la deshidratación,debemoscuidarespecialmente alos niños y ancianos. Los niños están entrenando o desarrollando en su cerebro el centro de control de la sensación de sed. Mientras que los ancianos tienen ese centro de control algo desgastado. Y puedenestar deshidratándosesin darse cuenta.  

 

También se puede morir por exceso de agua. Eso quiere decir que el agua no está fluyendo. Y es que,el agua en nosotros fluye. Es decir, me lleno y también me dreno.Eliminamos agua constantemente por el sudor, por la orina, también puede ser por hemorragias o vómitos, etc. Y ha de haber unequilibrio entre lo que bebo y lo que elimino. Ni más ni menos.El cuerpo debe mantener su proporción de agua. Porque de un exceso de agua también podemos morir. Es lo que se llamapokidipsia: una ingesta excesiva de agua que produce una inflamación cerebral. Lapokidipsiaes potencialmente mortal.  

 

En lo natural debemos aprender abeber de ocho o diez vasos de agua diariamente -tengamos o no tengamos sed- para mantener el fluir o los niveles de agua.En lo espiritual debemos aprender, igualmente, a beber el agua de Dios, tengamos o no tengamos sed.  

 

¿Qué es una vida espiritual madura y saludable?La que no espera a beber cuando tiene sed, sino que constantemente está hidratándose.Lo mejor es que no tengas sed jamás.Que,así como en lo natural, bebas el agua necesariayno esperes a sentir sed para beber.  

 

Lo ideal es que no tengamos sed, salvo excepciones:momentos de mayor demanda o de prueba.Despuésabundarémás en ello.  

 

3.Todos tenemos cuatro tanques o depósitos que debemos cuidar:El cuerpo, la mente, las emociones y el espíritu.  

 

Hay actividades que me llenan y otras que me drenan.Y debo aprender a cuidar estos tanques o depósitosparano servir a Dios desde la sed, sino desde el equilibrio.  

 

Le dice Pablo a Timoteo:“Cuida el depósito”(1ª Timoteo 6:20 y 2ª Timoteo 1:14). Y Pablo está convencido de que Dios lo va a ayudar a cuidar su propio depósito hasta el fin(2ª Timoteo 1:12). Guardar el depósito equivale a guardarlo depositado. Cuidar lo encomendado. Ser responsables y diligentes con lo que nos ha sido confiado.  

 

¿Qué nos ha sido confiado? Timoteo podría contestarnos:la enseñanza; la palabra sana; el ministerio que recibí del Señor;la Iglesia; los dones que el Señor me ha dado;el Espíritu Santo…Y yo añadiré a toda esa lista:los bienes materiales;la familia;las relaciones;el propósito de Dios; y nuestrasalud.  

 

Como partedela responsabilidad de cuidarla saludes necesario aprender a cuidarestos cuatro tanques o depósitos: el corporal, el mental, el emocional y el espiritual.Por cierto,estos depósitos están conectadosentre sí. Cómo está uno afecta a los otros. 

 

¿Qué es servir con equilibrio? Que hayaun fluirdelagua de Dios en mí. Mantengo los niveles. Hay un desgasteo medreno, me vacío…Pero,diariamente,me cuido, bebo, me lleno…Eso es lo que hacía Jesús. Ahora veremos el ejemplo de Jesús. 

 

Pero también hay un peligro:ministrar desde la sedy que entremos en un desequilibrio.  

 

-Quecorporalmenteestemos cansados, enfermos.  

-Quementalmenteestemos bloqueados, desgastados. 

-Queemocionalmenteestemos sensibles, colapsados. 

-Queespiritualmenteestemos débiles, sedientos.  

 

Si ministrodesde la sed entro en una deshidratación espiritualypuede ser mortal para cualquiera de nosotros:que enfermemospor esa debilidad yya no podamos continuar sirviendo al Señor.  

 

4.Nuestro ejemplo es Jesús. 

 

Jesús,en el tiempo final de su ministerio,cuando más demanda habíamás buscaba alPadre.Iba al Monte de los Olivos a descansar y a orar. Y también iba a Betania a renovarse con buenos amigos,como Marta, María y Lázaro.  

 

Jesúsnos da ejemploentodo, también enlo decuidar el depósito,esto es,la salud integral:los cuatro tanquesdel cuerpo, las emociones, la mente y el espíritu.  

 

El único momento de colapso, de sed angustiosa,fue la noche en la que iba a ser apresado.“Mi alma está muy angustiada hasta el borde de la muerte”.En ese preciso momentoJesús estaba siendo drenadoviolentamente y hubiera podidollegar a“morir deshidratado”.Pero fue al monte a reposar;a orar fervientemente;a resolver su conflicto mental en soledad;ynecesitó amigos cerca, orando con él. Se llenó, se fortaleció y pudo cumplir con su misión.  

 

5.Hoy nos debemos preguntar:¿Qué medrena incorrectamente?  

 

Hay un vaciarnos sano y necesario.Jesús dijo:“Virtud ha salido de mí”(Lucas 8:46). Nos debemos desgastar.Nos debemos cansar correctamente. Aquí vemos un ejemplo: virtud salió de Jesús.Y, además,estonos muestra cuán consciente estaba Jesús de sus niveles de virtud, dedunamis’.  

 

Dunamises la palabra griega para poder, energía, potencia o fuerza.Jesús sabía mantener su energía porque se renovabaen elPadre;se renovabaenla presencia de Dios.  

 

Haytres ejemplos de cosas que nos pueden drenar incorrectamente.  

 

1.Abarcar más de lo que puedo:El mismo Jesús tuvo doce discípulos principales, en los que se centró;tres de ellos más cercanos.Yél,en su ministerio,no fue a los gentiles, solo a las ovejas perdidas de la casa de Israel.No abarcó más. 

 

2.Querer hacer lo que Dios no me llamaa hacero no tengo la habilidad de hacer:En 1ª Corintios 1:17 vemos que Pablo estabamuyconsciente de a qué le había enviado Cristo. Dice,“Cristo no me envió a bautizar, sino a predicar el Evangelio”. Entonces,Pablo no quería desgastarse innecesariamente en aquello a lo que Dios no lehabía enviado.  

 

3.Relaciones incorrectas:Pueden ser personas que me quieren hacer su fuentey,por lo tanto,me drenan. O queabren una brecha en mi fe o en mi integridad.Hay relaciones tóxicas, viciadas, que traen un desequilibrio a nuestras vidas.Cuidado con ellas. 

 

6.Y,para terminar,¿Qué es lo que me llena?  

 

En lo natural debemos beber ocho o diez vasos de aguaal día, dos litros, si estamos en modo inactivo.De 12 a 15 vasos de agua, 3 litros,en modo activo. Especialmente,si voy a practicar un deporteohacer una actividad que sea exigente,comoun trabajo duro, necesitaré un litro extra-500 mililitros antes de la actividady500 después-e incluso 150 duranteel esfuerzo. 

 

Igualmente,debo tener un cuidado constante de mi vida espiritual, mental, emocional y corporal. Y, sobre todo,en periodos más exigentes.En esos tiempos, como en la recta final del ministerio de nuestro Salvador, cuando hay más oposicióno más demanda,debo beber más de la fuente.  

 

¿Quées lo queme llena?En los cuatro tanques: 

 

-En loespiritual:la oración, la palabra, la soledad con Dios, la vida de Iglesia…  

-En mimente:el entretenimientosano,buena música, buena lectura, formación constante… 

-En misemociones:las buenas relaciones, practicar deporte, tener con quién desahogarme…  

-En micuerpo:eldescanso, alimentarme biendormir suficiente… 

 

En nuestra administración madura y responsable de losfosos y las fuentesestá el secreto de un liderazgo que se mantendrá vigoroso hasta que el Señor nos llame a su presencia. 

Comentarios

Entradas populares

Venciendo a Madián

Los nombres de Dios en la Biblia (ordenados por orden de aparición)