Poema: Si tu sombra hablara

 

Poema: Si tu sombra hablara

Si tu sombra hablar pudiera
(piensa un momento)
de ti, ¿qué dijera?

Porque en el reino de las sombras
millones y millones nacen,
todas hijas de la Luna
que en la noche con dolor pare.

Y es su errar discreto,
de tan corta duración,
que viven solo un día
al amparo del Padre Sol.
Y tan intensamente quieren
todo lo humano probar,
que la vida de sus dueños
intentan asimilar.

Hay sombras con gran suerte…
Pegadas a un señor
más que amable, buena gente.
Pero otras deben sufrir
la agonía de unas horas
atadas, quizás, a un truhan
sin modales ni moral.
Se dice de este infeliz
(al menos en castellano):
“Un malasombra, el tío”.
O “la tía”, según el caso.

No es la sombra la culpable
de la acritud del fulano.
Y entre las sombras comentan:
“Me ha tocado un mal amo”.

Si tu sombra puede hablar,
(párate hoy a pensar)
¿de ti qué crees que diría?
(y ahora quiero exagerar):
“¡Qué persona más atenta,
más servicial y contenta!”
O será, por el contrario:
“¡Qué egoísta redomado!
¡Envidioso y descarado!”.

De todas las sombras fugaces
que han pisado la Tierra
la más dichosa fue aquella
que aterrizó en Galilea.

Esa hija de la luna
quedose tan encantada
de ser la pequeña sombra
del Mesías Salvador,
que pidió se le conceda
una licencia, un favor:

“Ruego hoy a su Excelencia,
si fuese posible, oh Dios,
seguir pegada a este niño
y resucitar, cada mañana,
para que, uncida a sus pies,
sea como su hermana”.

Fue la primera sombra
con existencia longeva.
En lugar de pocas horas
duró tres años más treinta.

Y si acaso le preguntas
(a la sombra de Jesús)
¿Qué clase de vida aquella?
¿Cómo llevó la cruz?
¿Cómo abrazó a los pobres?
¿Cómo resucitó?
¿Cómo anduvo sobre mares?
¿O alimentó multitud?
¿Cómo ascendió a los cielos?
¿Cómo, su reino, tomó?

La sombra te contestara:
“Es el más grande Don.
Es el más noble Maestro.
Es el más manso Señor...
A los hombres de mala sombra
como Pedro, el pescador,
Es capaz de cambiar su historia
y hacer su carácter mejor,
pues al pasar el galileo
también su sombra sanó”.

Si tu sombra
hablar pudiera.
Piensa…
De ti
¿qué dijera?

———————

Inspirado en Hechos 5:14-16:

“Y más y más creyentes en el Señor, multitud de hombres y de mujeres, se añadían constantemente al número de ellos, a tal punto que aun sacaban los enfermos a las calles y los tendían en lechos y camillas, para que, al pasar Pedro, siquiera su sombra cayera sobre alguno de ellos. También la gente de las ciudades en los alrededores de Jerusalén acudía trayendo enfermos y atormentados por espíritus inmundos, y todos eran sanados”.

Comentarios

  1. Hay sombras y sombras. Sigamos el camino correcto para q nuestra sombra no d miedo sino q ilumine en medio d la oscuridad. Seamos luz. Gracias pastor pq siempre tienes palabras sabías q nos ayudan en ese caminar. Un abrazo y bendiciones🤗🙌🏻✨✨✨💖

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado! Que inspiración divina!

    ResponderEliminar
  3. Hermosa y rebeladora poesía, asta e sentido presencia de aquel que tan buena sombra tenía. Gracias j.c

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Venciendo a Madián

Un homenaje de despedida al amado pastor Manolo Ogando