Un amor que se recibe (Agua Viva)


Ningún amor se impone.  

El otro lo recibe como un regalo. 

 

1. ¿TIENE DERECHO, EL SEÑOR, A DECIR DE NOSOTROS: “ERES MÍO? 

 

¡CLARO QUE SÍ! LE PERTENECEMOS POR TRES VECES (HISTORIA DEL BARQUITO). 

 

2. PERO NO NOS TOMA POR LA FUERZA, SINO QUE ESPERA QUE NOSOTROS DIGAMOS COMO LA SULAMITA: 

 

Mi amado es mío, y yo soy suya; él apacienta su rebaño entre los lirios . 

Cantares 2:16  Inmadurez. 

 

Yo soy de mi amado y mi amado es mío, él apacienta entre los lirios. 

Cantares 6:3  Madurez. 

 

3. EL AMOR DE JESÚS ES UN AMOR QUE RECUPERA: 

 

21 Cuando un hombre fuerte, bien armado, custodia su palacio, sus bienes están seguros. 22 Pero cuando uno más fuerte que él lo ataca y lo vence, le quita todas sus armas en las cuales había confiado y distribuye su botín.  

Lucas 11:21-22 

 

4. PERO ES NECESARIO LLENAR LA CASA, OCUPAR LA PROPIEDAD PARA QUE NO VENGA EL MALIGNO A INTENTAR USURPAR O DAÑAR: 

 

24 Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, pasa por lugares áridos buscando descanso; y al no hallarlo, dice: «Volveré a mi casa de donde salí». 25 Y cuando llega, la encuentra barrida y arreglada. 26 Entonces va y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrando, moran allí; y el estado final de aquel hombre resulta peor que el primero. 

Lucas 11:24-26 

 

UN AMOR QUE SE RECIBE 

Ningún amor se impone.  

El otro lo recibe como un regalo. 

 

 

5. ¿ME DEJAS VIVIR CONTIGO? ¿ME DEJAS LLENARTE? 

 

EL ESPÍRITU SE RECIBE 

 

iJuan 7:39 

Pero Él decía esto del Espíritu, que los que habían creído en Él habían de recibir; porque el Espíritu no había sido dado todavía, pues Jesús aún no había sido glorificado. 

 

 

ii. Juan 14:16-18 

16 Y yo rogaré al Padre, y Él os dará otro Consolador para que esté con vosotros para siempre; 17 es decir, el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque ni le ve ni le conoce, pero vosotros sí le conocéis porque mora con vosotros y estará en vosotros. 18 No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros. 

 

iii. Juan 20:22 

Después de decir esto, sopló sobre ellos y les dijo: Recibid el Espíritu Santo. 

 

iv. Hechos 2:38 

Y Pedro les dijo: Arrepentíos y sed bautizados cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo. 

 

v. Hechos 8:15 

quienes descendieron y oraron por ellos para que recibieran el Espíritu Santo, Hechos 8:17 

Entonces les imponían las manos, y recibían el Espíritu Santo. 

 

vi. Hechos 10:47 

¿Puede acaso alguien negar el agua para que sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo lo mismo que nosotros? 

 

vii. Hechos 19:2 

y les dijo: ¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos le respondieron: No, ni siquiera hemos oído si hay un Espíritu Santo. 

 

viii. Romanos 8:15 

Pues no habéis recibido un espíritu de esclavitud para volver otra vez al temor, sino que habéis recibido un espíritu de adopción como hijos, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! 

 

xix. 1 Corintios 2:12 

Y nosotros hemos recibido, no el espíritu del mundo, sino el Espíritu que viene de Dios, para que conozcamos lo que Dios nos ha dado gratuitamente, 

 

x. Gálatas 3:2 

Esto es lo único que quiero averiguar de vosotros: ¿recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe? 

 

 

Comentarios

Entradas populares

Venciendo a Madián

Los nombres de Dios en la Biblia (ordenados por orden de aparición)