La Biblia, La Palabra de Dios (N. C. #7)

La Biblia, La palabra de Dios
Nuevos Creyentes #7

LA BIBLIA, LA PALABRA DE DIOS

1_APROXIMACIÓN GENERAL A LA BIBLIA

1.1_EL NOMBRE

La palabra Biblia significa `el libro ´, viene de la voz griega “biblión” que significa libros pequeños. La Biblia, pues, es una colección de libros que juntos forman el más importante de todos los escritos: La Santa Biblia, La Palabra de Dios. También la Biblia es llamada “Las Sagradas Escrituras” o “Santas Escrituras” y “La Palabra de Dios”, porque todo su contenido ha sido escrito por inspiración divina.

1.2_EL AUTOR

El autor de la Biblia es Dios, quien por su Espíritu guió a los escritores santos, preservándoles de error y haciéndoles expresar lo que el hombre debía saber para conocer la voluntad divina.

2ª Timoteo 3:16-17: Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, (17) a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra.

Dios guió a los distintos hombres en diferentes épocas y lugares para darnos la revelación completa. Estos autores fueron instrumentos de Dios para hacernos conocer su voluntad, el origen de todas las cosas, el plan de salvación y el des no eterno que a todos nos espera.

1ª Tesalonicenses 2:13: Por esto también nosotros sin cesar damos gracias a Dios de que cuando recibisteis la palabra de Dios, que oísteis de nosotros la aceptasteis no como la palabra de hombres, sino como lo que realmente es, la palabra de Dios, la cual también hace su obra en vosotros los que creéis.

No obstante ser escrita en distintas épocas, por varios autores y en diferentes circunstancias, la Biblia se revela como una unidad perfecta, lo cual nos evidencia que es producto de una sola mente: la mente de Dios.

2ª Pedro 1:21: pues ninguna profecía fue dada jamás por un acto de voluntad humana, sino que hombres inspirados por el Espíritu Santo hablaron de parte de Dios.

La Biblia es un solo libro con un solo Autor. El Espíritu Santo inspiró a cada autor humano. De modo que se ven dos elementos clara-mente en cada uno de los 66 libros que la componen: la perfección en lo que se dice, por el Espíritu; y el estilo y la experiencia espiritual y cultural del autor humano que fue inspirado. Por eso no hay contradicciones en ella después de siglos y de tremendo desarrollo de la revelación divina a los hombres.

1.3_SU AUTORIDAD

La autoridad de la Santa Escritura, por la que ésta debe ser creída, no depende del testimonio de ningún hombre o iglesia, sino enteramente de Dios quien es el autor de ella.

Salmo 19:7-11: La ley del SEÑOR es perfecta, que restaura el alma; el testimonio del SEÑOR es seguro, que hace sabio al sencillo. (8) Los preceptos del SEÑOR son rectos, que alegran el corazón; el mandamiento del SEÑOR es puro, que alumbra los ojos. (9) El temor del SEÑOR es limpio, que permanece para siempre; los juicios del SEÑOR son verdaderos, todos ellos justos; (10) deseables más que el oro; sí, más que mucho oro fino, más dulces que la miel y que el destilar del panal. (11) Además, tu siervo es amonestado por ellos; en guardarlos hay gran recompensa.

Roma enseña que la Biblia debe su autoridad a la iglesia, mientras los reformadores afirmaron que la Biblia tiene autoridad propia, por ser la palabra inspirada de Dios. Isaías 8:20. Defendieron la suficiencia de las Escrituras y negaron la necesidad de la Tradición, que la Iglesia Católica Romana mantiene, o de cualquier otra luz humana interior o exterior para complementar a la revelación de la Santa Escritura.

Isaías 8:20: ¡A la ley y al testimonio! Si no hablan conforme a esta palabra, es porque no hay para ellos amanecer.

La Biblia es el Juez Supremo por el que deben decidirse todos los asuntos y examinarse todas las controversias, decretos, opiniones, doctrinas y espíritus. A la Santa Escritura se debe y se reduce nuestra fe.

Hebreos 4:12: Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de dos filos; penetra hasta la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y los tuétanos, y es poderosa para discernir los pensamientos y las intenciones del corazón.

1.4_LA INSPIRACIÓN TOTAL DE LA BIBLIA

Hay dos errores que debemos desechar por su falsedad en cuanto a la inspiración de las Escrituras: El primero es la inspiración mecánica; esto es, que Dios les dictó a los hombres que usó lo que debían escribir, como si éstos fueran una pluma en su mano; y el segundo es la inspiración dinámica, es decir, Dios inspiró las vidas de estos hombres haciéndoles iluminados, como una característica permanente de su vida (tanto en palabras como en hechos).

El verdadero concepto de inspiración enseña que el Espíritu Santo actuó sobre los escritores en una forma orgánica. Los usó como si fueran órganos suyos pero en armonía con sus caracteres, temperamentos, dones, talentos, educación, cultura, vocabulario y estilo. El Espíritu Santo iluminó sus mentes, ayudó su memoria, los impulsó a escribir, dominó la influencia del pecado y los guió en la expresión de sus pensamientos, hasta para seleccionar las palabras. Sin embargo les dio una medida de libertad en sus actividades.

La inspiración de la Biblia es plenaria. Cada parte de la misma fue inspirada.

1ª Corintios 2:13: de lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las enseñadas por el Espíritu, combinando pensamientos espirituales con palabras espirituales.

La inspiración con la que la Biblia se escribió no es parcial. Algunos piensan que sólo partes de la Biblia son inspiradas y otras no. Afirman que la Biblia con ene la Palabra de Dios pero que no es, toda ella, la Palabra de Dios. La pregunta que se suscita por dicho pensamiento es ¿qué partes son inspiradas? Sería imposible saberlo con absoluta certeza. La inspiración de la Biblia es plenaria. Cada parte de la misma fue inspirada.

2ª Timoteo 3:16: Toda Escritura es inspirada por Dios.

1.5_EL TIEMPO

El Antiguo Testamento fue escrito durante un periodo de 1.400 años antes de Cristo. El Nuevo Testamento fue escrito durante el primer siglo después de la venida de Cristo.

1.6_LOS LIBROS DE LA BIBLIA

El Antiguo Testamento con ene 39 libros y el Nuevo 27, siendo por tanto un total de 66 libros. Los libros de la Biblia se pueden dividir en tres categorías: históricos, de enseñanza y proféticos.

1.7_EL OBJETIVO DE LA BIBLIA

El objetivo de la Biblia es revelarnos el carácter de Dios, el camino de la salvación por medio de Cristo y el des no eterno de la Humanidad. Aunque la luz de la naturaleza y las obras de la creación y de la providencia manifiestan de tal manera la bondad, sabiduría y poder de Dios que dejan a los hombres sin excusa, no son, sin embargo, suficientes para dar aquel conocimiento de Dios y de su voluntad que es necesario para la salvación.

Dios se ha comunicado con el hombre por medio de su Palabra. Por medio de las Escrituras podemos conocer mejor a Dios, entender sus deseos para nuestra vida y recibir la gracia y poder divinos para vivir en su voluntad. Las Escrituras nos fueron dadas no para aumentar nuestro conocimiento sino para cambiar nuestras vidas. Los libros del Antiguo y Nuevo Testamento fueron dados por inspiración de Dios para ser la regla de fe y de vida de todos los hombres.

El objetivo de la Biblia es revelarnos el carácter de Dios, el camino de la salvación por medio de Cristo y el destino eterno de la Humanidad.

1.8_DE SU CONTENIDO

La Biblia tiene un gran tema y figura central: La Salvación en Cristo Jesús. Jesús mismo testificó que Él era el tema de toda la Biblia.

Juan 5:39: Examináis las Escrituras porque vosotros pensáis que en ellas tenéis vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí.

Juan 5: 46-47: Porque si creyerais a Moisés, me creeríais a mí, porque de mí escribió él. (47) Pero si no creéis sus escritos, ¿cómo creeréis mis palabras?

Lucas 24:27: Y comenzando por Moisés y continuando con todos los profetas, les explicó lo referente a Él en todas las Escrituras.

Lucas 24:44: Y les dijo: Esto es lo que yo os decía cuando todavía estaba con vosotros: que era necesario que se cumpliera todo lo que sobre mí está escrito en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos.
 
Todo el consejo de Dios tocante a todas las cosas necesarias para su propia gloria, la salvación del hombre, la fe y la vida, está contenido y expuesto en la Santa Escritura, a la cual nada ha de añadirse. No todas las cosas contenidas en las Escrituras son igualmente claras en sí mismas; sin embargo, las cosas que necesariamente han de saberse, creerse y guardarse para salvación se exponen tan claramente que no hay que ser un erudito para entenderlas.

Las Escrituras han sido infaliblemente inspiradas por el Espíritu Santo. Podemos pues afirmar que toda la Biblia, y solamente la Biblia, es la revelación especial de Dios para cada uno de nosotros. La revelación especial de Dios vive en las páginas de la Biblia y aun hoy día nos da vida, luz y santidad.

1.9_EL ESPÍRITU SANTO Y LA INTERPRETACIÓN DE LA BIBLIA

Por el carácter celes al del contenido, la eficacia de la doctrina, la majestad del es lo, la armonía de todas las partes, el fin que se propone lograr (dar toda la gloria a Dios), la plena revelación que dan del único camino de salvación para el hombre, y muchas otras excelencias y perfecciones, tenemos evidencias abundantes de que la Biblia es la Palabra de Dios. Sin embargo nuestra plena persuasión y certeza de su verdad infalible y de su autoridad divina provienen de la obra interna del Espíritu Santo, quien da testimonio a nuestro corazón y espíritu. El Espíritu Santo de Dios nos enseña y ayuda a entender la Palabra de Dios.

Juan 14:26: Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, El os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que os he dicho.

La iluminación interna del Espíritu Santo es necesaria para un entendimiento salvador de aquellas cosas que están reveladas en la Palabra. Por otra parte, la regla infalible de interpretación de la Escritura es la propia Escritura. Cuando surge una duda respecto al sen do de cualquier Escritura, éste se debe buscar por medio de otros pasajes que hablen con más claridad del asunto.

1.10_EL IDIOMA DE LA BIBLIA Y SUS TRADUCCIONES

El Antiguo Testamento en hebreo y el Nuevo Testamento en griego son los idiomas auténticos en que fue escrita la Biblia (sólo en pocos pasajes aparece el arameo). Debido a que estos idiomas originales no son conocidos por todo el pueblo fue necesario traducirla a la lengua vulgar (común) de toda nación a la que sean llevadas. Pero en toda controversia religiosa, o para aclaración y enriquecimiento de la Escritura, la Iglesia debe apelar a sus idiomas originales en última instancia.

1.11_LOS LIBROS APÓCRIFOS

Los libros apócrifos son 7, además de una parte adicional o añadida de Daniel. Para los judíos no formaban parte de las Escrituras; tenían solo valor histórico. Ni nuestro Se-ñor Jesucristo ni los apóstoles citaron estos libros en sus enseñanzas. Se incluyeron en la traducción del Antiguo Testamento al griego, hecha por 70 eruditos, no necesariamente creyentes.

San Jerónimo, al hacer en el siglo IV su traducción del griego al la n llamada “La Vulgata” incluyó estos libros pero los puso aparte, llamándolos “apócrifos”, que quiere decir “oculto”. El Concilio de Trento (1.546 d.C.) los proclamó canónicos. Estos libros, no siendo de inspiración divina, no forman parte del canon o regla de la Escritura y, por lo tanto, no tienen autoridad para la iglesia de Dios, ni deben aceptarse ni usarse, salvo como otros escritos humanos.

La iluminación interna del Espíritu Santo es necesaria para un entendimiento salvador de aquellas cosas que están reveladas en la Palabra.

2_¿QUÉ HACE QUE LA BIBLIA SEA TAN ESPECIAL? ¿POR QUÉ CREEMOS QUE ES LA PALABRA DE DIOS?

El cristianismo cree y enseña que sólo la Biblia es La Palabra de Dios revelada. Esta afirmación no fue hecha ni inventada por la iglesia, sino que es lo que la Biblia dice de sí misma. Más de 2.000 veces en el Antiguo Testamento solamente, hay cláusulas como: “Y Dios habló a…”, “La Palabra del Señor vino a…” y “Dios dijo”. Además la Biblia dice ser un registro de las palabras y los hechos de Dios, así que se considera a sí misma como la Palabra de Dios.

El sólo hecho de que la Biblia afirme que es la Palabra de Dios no prueba que lo sea, pues hay otros libros que afirman lo mismo. La diferencia está en que las Escrituras con tienen evidencias indiscutibles de que son la Palabra de Dios.

2.1_SU UNIDAD

Una razón por la cual la Biblia es diferente a otros libros es su unidad. Aunque este libro fue compuesto por hombres, su unidad deja ver la mano del Todopoderoso. La Biblia fue escrita en un período de 1500 años, por más de 40 autores diferentes: de procedencias muy variadas, escribieron en lugares diferentes, los escritos bíblicos fueron compuestos en tres continentes (África, Asia y Europa) y en tres idiomas diferentes (hebreo, griego y arameo). El contenido de la Biblia trata muchos temas controversiales, sin embargo, la Biblia ene unidad. Desde el principio hasta el fin, se desenvuelve la historia de la salvación de la Humanidad.

El Antiguo Testamento es la preparación. Los evangelios son la manifestación. El libro de Los Hechos es la propagación. Las epístolas dan la explicación. Y el Apocalipsis es la consumación. Toda la Biblia habla de Jesús todo el tiempo.

Si todavía alguien pensara que esto no es algo maravilloso, nos gustaría hacerle un reto: Reúna diez personas de la misma zona, de educación similar, con la misma cultura e idioma, luego sepárelas y pídales que escriban su opinión sobre un tema controversial, como el significado de la vida, cuando hayan terminado compare las conclusiones de estos diez. ¿Estarán de acuerdo? Por supuesto que no. Sin embargo la Biblia no tuvo solamente diez escritores sino cuarenta. No fue escrita en una generación sino en un período de más de 1500 años. Por autores con educación muy diferente, distintas culturas, de tres continentes, en tres idiomas diferentes y no sólo un tema controversial, sino centenares. Sin embargo la Biblia es una unidad. Hay una completa armonía que no se puede explicar hablando de coincidencias ni de una conspiración dedica-da a engañar. La unidad de las Sagradas Escrituras es una fuerte prueba de su inspiración divina.

Otras razones podríamos dar para afirmar que la Biblia es la Palabra de Dios. Sin entrar a explicarlas en detalle citamos por ejemplo: el testimonio de la Iglesia Primitiva, el testimonio de la Historia y la Arqueología y la evidencia de las vidas transformadas a través de los siglos.

La Biblia es especial. Es de carácter único. Ningún otro libro tiene tales credenciales. Ningún otro libro ni siquiera se acerca a ella.

2.2_LA BIBLIA ES ÚNICA

Única en su continuidad: 1.500 años o 60 generaciones.

Única en su circulación: En 1.966 habían 87.398.961 ejemplares distribuidos.

Única en su traducción: Fue el primer libro que se tradujo. En 1.966 se había traducido a 1.280 idiomas.

Única en su supervivencia: Supervivencia a través del tiempo, de la persecución, de la crítica.

Única en sus enseñanzas: Profecía, personalidades, historia, etc.

Única en su influencia sobre la literatura circundante: Si la Biblia se destruyera podría ser restaurada en sus partes más importantes a par r de las citas que de ella se recogen en los libros de las bibliotecas de cada ciudad.

2.3_LA PRUEBA DE LAS PROFECÍAS CUMPLIDAS

El argumento de las profecías cumplidas es uno de los más poderosos que se puedan imaginar. La misma Palabra nos invita a recurrir a él.

2ª Pedro 1:19: Y así tenemos la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en prestar atención como a una lámpara que brilla en el lugar oscuro, hasta que el día despunte y el lucero de la mañana aparezca en vuestros co-razones.

Isaías 46:9-10: Acordaos de las cosas anteriores ya pasadas, porque yo soy Dios, y no hay otro; yo soy Dios, y no hay ninguno como yo (10) que declaro el fin desde el principio y desde la antigüedad lo que no ha sido hecho. Yo digo: “Mi propósito será establecido, y todo lo que quiero realizaré.”

Isaías 48:3: Las cosas pasadas desde hace tiempo las declaré, de mi boca salieron y las proclamé. De repente actué y se cumplieron.

Isaías 48:5: yo, pues, te las declaré desde hace tiempo; antes de que sucedieran te las proclamé, no sea que dijeras: “Mi ídolo las ha hecho, y mi imagen tallada o fundida las ha ordenado.”

Romanos 1:2: que Él ya había prometido por medio de sus profetas en las Santas Escrituras.

Las cosas pasadas desde hace tiempo las declaré, de mi boca salieron y las proclamé. De repente actué y se cumplieron. Isaías 48:3

El propósito de tales profecías cumplidas es hacernos saber que Dios existe y que ene un plan para este mundo. Al predecir personas, lugares y sucesos siglos antes de que aparezcan, la Biblia de-muestra un conocimiento del futuro que es demasiado específico para considerarlo como una afortuna adivinación. Al dar ejemplos de profecías cumplidas, las Escrituras dan un testimonio poderoso de su inspiración. Un ejemplo de esto sería la profecía del rey Ciro.

Isaías 44:28-45:1: El que dice de Ciro: “El es mi pastor, y él cumplirá todos mis deseos”, y dice de Jerusalén: “Será reedificada”, y al templo: “Serán echados tus cimientos.” (45:1) Así dice el SEÑOR a Ciro, su ungido, a quien he tomado por la diestra, para someter ante él naciones, y para desatar lomos de reyes, para abrir ante él las puertas, para que no queden cerradas las entradas.

El profeta, que escribe unos 700 años antes de Cristo, predice a Ciro por su nombre, como el rey que mandó reconstruir Jerusalén y echar los cimientos del templo. En los tiempos de Isaías la ciudad de Jerusalén estaba construida y todo el templo estaba en pie. Sólo más de un siglo después la ciudad y el templo serían destruidos. Cerca del 539 a.C. el rey persa Ciro decretó la reconstrucción del templo de Jerusalén ¡Esto fue unos ciento sesenta años después de la profecía! Esta profecía es verdaderamente asombrosa pero no es la única. Hay, en realidad, centenares de profecías que predicen sucesos futuros y que no dejan lugar a dudas en cuanto a la existencia de Dios y la inspiración divina de la Biblia.

La Biblia demuestra un conocimiento del futuro que es demasiado específico para considerarlo como una afortuna adivinación.

Es importante notar que toda la vida de Jesucristo se profetizó y se cumplió. Esto es una prueba más de la veracidad de las Escrituras y de que Jesús fue el Mesías prometido de Israel. Hay más de 100 profecías muy específicas que hablaban de toda su vida (nacimiento, origen, ministerio, padecimientos, muerte y resurrección). Cumplidas todas ellas cientos de años después de que se proclamaran en voz profética.

Así pues concluimos que las profecías bíblicas cumplidas muestran que las Sagradas Escrituras son divinamente inspiradas y sin lugar a dudas la única y verdadera Palabra de Dios.

3_EL AUTOR DE LA BIBLIA

Ya hemos estudiado que el autor es Dios, quien por su Espíritu Santo usó a hombres inspirándoles para ser escritores del Libro de los libros.

2ª Pedro 1:21: pues ninguna profecía fue dada jamás por un acto de voluntad humana, sino que hombres inspirados por el Espíritu Santo hablaron de parte de Dios.

2ª Timoteo 3:16: Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia.

4_TEMA DE LA BIBLIA

Es Jesucristo, su propia enseñanza lo declara.

Juan 5:39: Examináis las Escrituras porque vosotros pensáis que en ellas tenéis vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí.  

Juan 5:46-47: Porque si creyerais a Moisés, me creeríais a mí, porque de mí escribió él. (47) Pero si no creéis sus escritos, ¿cómo creeréis mis palabras?

Lucas 24:27: Y comenzando por Moisés y continuando con todos los profetas, les explicó lo referente a Él en todas las Escrituras.

Lucas 24:44: Y les dijo: Esto es lo que yo os decía cuando todavía estaba con vosotros: que era necesario que se cumpliera todo lo que sobre mí está escrito en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos.

5_LA PALABRA DE DIOS EN LA SALVACIÓN

a_En ella hay vida eterna.
Juan 5:39: Examináis las Escrituras porque vosotros pensáis que en ellas tenéis vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí.

b_En ella se nos revela el Señor.
1ª Samuel 3:21: Y el SEÑOR se volvió a aparecer en Silo; porque el SEÑOR se revelaba a Samuel en Silo por la palabra del SEÑOR.

c_Nos hace nacer de nuevo.
1ª Pedro 1:23: Pues habéis nacido de nuevo, no de una simiente corruptible, sino de una que es incorruptible, es decir, mediante la palabra de Dios que vive y permanece.

d_Nos dan la sabiduría que lleva a la salvación.
2ª Timoteo 3:15: y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden dar la sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe en Cristo Jesús.

e_Nos da la fe para creer en Jesús.
Romanos 10:17: Así que la fe viene del oír, y el oír, por la palabra de Cristo.

6_LA PALABRA DE DIOS EN LA VIDA DEL CRISTIANO

a_Es alimento y nos hace crecer espiritualmente.
1ª Pedro 2:1-2: Por tanto, desechando toda malicia y todo engaño, e hipocresías, envidias y toda difamación, (2) desead como niños recién nacidos, la leche pura de la palabra, para que por ella crezcáis para salvación.

b_Nos instruyen, equipan y llevan a la madurez integral de la vida.
2ª Timoteo: 3:16-17: Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, (17) a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra.

c_Nos santifica.

Juan 17:17: Santifícalos en la verdad; tu palabra es verdad.

d_Nos muestra el camino que debemos andar.

Salmo 119:105: Lámpara es a mis pies tu palabra, y luz para mi camino.

e_Nos da enseñanza, paciencia, consuelo y esperanza.
Romanos 15:4: Porque todo lo que fue escrito en tiempos pasados, para nuestra enseñanza se escribió, a fin de que por medio de la paciencia y del consuelo de las Escrituras tengamos esperanza.

f_Nos imparte espíritu y vida.
Juan 6:63: El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.

g_Alegra el corazón y trata con nosotros en profundidad.
Salmo 19:8: Los preceptos del SEÑOR son rectos, que alegran el corazón; el mandamiento del SEÑOR es puro, que alumbra los ojos.

Hebreos 4:12-13: Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de dos filos; penetra hasta la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y los tuétanos, y es poderosa para discernir los pensamientos y las intenciones del corazón. (13) Y no hay cosa creada oculta a su vista, sino que todas las cosas están al descubierto y desnudas ante los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.

h_Nos hace libres.

Juan 8:31-32: Entonces Jesús decía a los judíos que habían creído en El: Si vosotros permanecéis en mi palabra, verdaderamente sois mis discípulos; (32) y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.

i_Tiene poder sanador.
Proverbios 4:20-22: Hijo mío, presta atención a mis palabras, inclina tu oído a mis razones; (21) que no se aparten de tus ojos, guárdalas en medio de tu corazón. (22) Porque son vida para los que las hallan, y salud para todo su cuerpo.

Salmos 107:20: Él envió su palabra y los sanó y los libró de la muerte.

j_Es nuestra arma de defensa y victoria.
Efesios 6:17: Tomad también el YELMO DE LA SALVACION, y la espada del Espíritu que es la palabra de Dios.

Mateo 4:1-11: Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo (2) Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, entonces tuvo hambre. (3) Y acercándose el tentador, le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. (4) Pero El respondiendo, dijo: Escrito está: “NO SOLO DE PAN VIVIRA EL HOMBRE, SINO DE TODA PALABRA QUE SALE DE LA BOCA DE DIOS.” (5) Entonces el diablo le llevó a la ciudad santa, y le puso sobre el pináculo del templo, (6) y le dijo: Si eres Hijo de Dios, lánzate abajo, pues escrito está: “A SUS ANGELES TE ENCOMENDARA”, y: “EN LAS MANOS TE LLEVARAN, NO SEA QUE TU PIE TROPIECE EN PIEDRA.” (7) Jesús le dijo: También está escrito: “NO TENTARAS AL SEÑOR TU DIOS.” (8) Otra vez el diablo le llevó a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, (9) y le dijo: Todo esto te daré, si postrándote me adoras (10) Entonces Jesús le dijo: ¡Vete, Satanás! Porque escrito está: “AL SEÑOR TU DIOS ADORARAS, Y SOLO A EL SERVIRAS.” (11) El diablo entonces le dejó; y he aquí, ángeles vinieron y le servían.

k_Nos hace dichosos
Lucas 11:27-28: Y sucedió que mientras decía estas cosas, una de las mujeres en la multitud alzó su voz y le dijo: ¡Dichosa la matriz que te concibió y los senos que te criaron! (28) Pero Él dijo: Al contrario, dicho-sos los que oyen la palabra de Dios y la guardan.

7_LO QUE HACER FRENTE A LA PALABRA

a_Escudriñarla.

Juan 5:39: Examináis las Escrituras porque vosotros pensáis que en ellas tenéis vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí.

Hechos 17:10-11: Enseguida los hermanos enviaron de noche a Pablo y a Silas a Berea, los cuales, al llegar, fueron a la sinagoga de los judíos. (11) Estos eran más nobles que los de Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando diariamente las Escrituras, para ver si estas cosas eran así.

b_Meditar en ella
Josué 1:8: Este libro de la ley no se apartará de tu boca, sino que meditarás en él día y noche, para que cuides de hacer todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino y tendrás éxito.

c_Oír la Palabra con prontitud y cuidado (atentamente).
Juan 5:24: En verdad, en verdad os digo: el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no viene a condenación, sino que ha pasado de muerte a vida.

Hebreos 5:11: Acerca de esto tenemos mucho que decir, y es diİcil de explicar, puesto que os habéis hecho tardos para oír.

Jeremías 7:23: Sino que esto es lo que les mandé, diciendo: “Escuchad mi voz y yo seré vuestro Dios y vosotros seréis mi pueblo, y andaréis en todo camino que yo os envíe para que os vaya bien.”

1ª Samuel 15:23: Porque la rebelión es como pecado de adivinación, y la desobediencia, como iniquidad e idolatría. Por cuanto has desechado la palabra del SEÑOR, El también te ha desechado para que no seas rey.

d_Recibirla con humildad.
Santiago 1:21: Por lo cual, desechando toda inmundicia y todo resto de malicia, recibid con humildad la palabra implantada, que es poderosa para salvar vuestras almas.

e_Creer en ella de todo corazón.

Hebreos 4:2: Porque en verdad, a nosotros se nos ha anunciado la buena nueva, como también a ellos; pero la palabra que ellos oyeron no les aprovechó por no ir acompañada por la fe en los que la oyeron.

Gálatas 3:2: Esto es lo único que quiero averiguar de vosotros: ¿recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe?

1ª Tesalonicenses 2:13: Por esto también nosotros sin cesar damos gracias a Dios de que cuando recibisteis la palabra de Dios, que oísteis de nosotros la aceptasteis no como la palabra de hombres, sino como lo que realmente es, la palabra de Dios, la cual también hace su obra en vosotros los que creéis.

Efesios 1:13: En Él también vosotros, después de escuchar el mensaje de la verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído, fuisteis sellados en Él con el Espíritu Santo de la promesa.

f_Ser hacedores de la Palabra o ponerla por obra.
Santiago 1:22-25: Sed hacedores de la palabra y no solamente oidores que se engañan a sí mismos. (23) Porque si alguno es oidor de la palabra, y no hacedor, es semejante a un hombre que mira su rostro natural en un espejo; (24) pues después de mirarse a sí mismo e irse, inmediatamente se olvida de qué clase de persona es. (25) Pero el que mira atentamente a la ley perfecta, la ley de la libertad, y permanece en ella, no habiéndose vuelto un oidor olvidadizo sino un hacedor eficaz, éste será bienaventurado en lo que hace.

g_Permanecer en ella.
Juan 8:31: Entonces Jesús decía a los judíos que habían creído en Él: Si vosotros permanecéis en mi palabra, verdaderamente sois mis discípulos.

Juan 15:7: Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis y os será hecho.

2ª Juan1: 9: Todo el que se desvía y no permanece en la enseñanza de Cristo, no tiene a Dios; el que permanece en la enseñanza tiene tanto al Padre como al Hijo.

h_Guardarla como un tesoro (atesorarla).
Salmos 119:9-11: ¿Cómo puede el joven guardar puro su camino? Guardando tu palabra. (10) Con todo mi corazón te he buscado; no dejes que me desvíe de tus mandamientos. (11) En mi corazón he atesorado tu palabra, para no pecar contra ti.

1ª Juan 2:4-5: El que dice: Yo he llegado a conocerle, y no guarda sus mandamientos, es un mentiroso y la verdad no está en él; (5) pero el que guarda su palabra, en él verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado. En esto sabemos que estamos en Él.

Apocalipsis 3:8: ‘Yo conozco tus obras. Mira, he puesto delante de ti una puerta abierta que nadie puede cerrar, porque tienes un poco de poder, has guardado mi palabra y no has negado mi nombre.

i_Hablar conforme a la Palabra.
1ª Pedro 4:11: El que habla, que hable conforme a las palabras de Dios; el que sirve, que lo haga por la fortaleza que Dios da, para que en todo Dios sea glorificado mediante Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el dominio por los siglos de los siglos. Amén.

Colosenses 3:16: Que la palabra de Cristo habite en abundancia en vosotros, con toda sabiduría enseñándoos y amonestándoos unos a otros con salmos, himnos y canciones espirituales, cantando a Dios con acción de gracias en vuestros corazones.

Proverbios 8:6-9: Escuchad, porque hablaré cosas excelentes, y con el abrir de mis labios rectitud. (7) Porque mi boca proferirá la verdad, abominación a mis labios es la impiedad. (8) Conforme a la justicia son todas las palabras de mi boca, no hay en ellas nada torcido ni perverso. (9) Todas son sinceras para el que entiende, y rectas para los que han hallado conocimiento.

Josué 1:8: Este libro de la ley no se apartará de tu boca, sino que meditarás en él día y noche, para que cuides de hacer todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino y tendrás éxito.

j_Confesarla, proclamar nuestra verdad según la Palabra.

Marcos 11:22-24: Y Jesús respondió*, diciéndoles: Tened fe en Dios. (23) En verdad os digo que cualquiera que diga a este monte: “Quítate y arrójate al mar”, y no dude en su corazón, sino crea que lo que dice va a suceder, le será concedido. (24) Por eso os digo que todas las cosas por las que oréis y pidáis, creed que ya las habéis recibido, y os serán concedidas.

Hebreos 10:23: Mantengamos firme la profesión de nuestra esperanza sin vacilar, porque fiel es el que prometió.

Romanos 10:10,13: porque con el corazón se cree para justicia, y con la boca se confiesa para salvación.

Pues la Escritura dice: TODO EL QUE CREE EN EL NO SERA AVERGONZADO. (12) Porque no hay distinción entre judío y griego, pues el mismo Señor es Señor de todos, abundando en riquezas para todos los que le invocan; (13) porque: TODO AQUEL QUE INVOQUE EL NOMBRE DEL SEÑOR SERA SALVO.

k_Enseñarla.
Mateo 28:19-20: Id, pues, y haced discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, (20) enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado; y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.

1º Timoteo 6:3-5: Si alguno enseña una doctrina diferente y no se conforma a las sanas palabras, las de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, (4) está envanecido y nada entiende, sino que tiene un interés morboso en discusiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, (5) y constantes rencillas entre hombres de mente depravada, que están privados de la verdad, que suponen que la piedad es un medio de ganancia.

l_Proclamarla o predicarla.
Marcos 16:15: Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.

Marcos 16:20: Y ellos salieron y predicaron por todas partes, colaborando el Señor con ellos, y confirman-do la palabra por medio de las señales que la seguían.

Hechos 4:29: Y ahora, Señor, considera sus amenazas, y permite que tus siervos hablen tu palabra con toda confianza.

1ªCorintios 2: 1-2: Cuando fui a vosotros, hermanos, proclamándoos el testimonio de Dios, no fui con superioridad de palabra o de sabiduría, (2) pues nada me propuse saber entre vosotros, excepto a Jesucristo, y éste crucificado.

m_Sostenerla firmemente en medio de este mundo de oscuridad y luchar por ella, aceptando los padecimientos que por llevar la Palabra sufrimos.

Filipenses 1:27-30: Solamente comportaos de una manera digna del evangelio de Cristo, de modo que ya sea que vaya a veros, o que permanezca ausente, pueda oír que vosotros estáis firmes en un mismo espíritu, luchando unánimes por la fe del evangelio (28) de ninguna manera amedrentados por vuestros adversarios, lo cual es señal de perdición para ellos, pero de salvación para vosotros, y esto, de Dios. (29) Porque a vosotros se os ha concedido por amor de Cristo, no sólo creer en El, sino también sufrir por El, (30) sufriendo el mismo conflicto que visteis en mí, y que ahora oís que está en mí.

Judas 1:3: Amados, por el gran empeño que tenía en escribiros acerca de nuestra común salvación, he sentido la necesidad de escribiros exhortándoos a contender ardientemente por la fe que de una vez para siempre fue entregada a los santos.

Filipenses 2:15-16: para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin tacha en medio de una gene-ración torcida y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo, (16) sosteniendo firmemente la palabra de vida, a fin de que yo tenga motivo para gloriarme en el día de Cristo, ya que no habré corrido en vano ni habré trabajado en vano.

1ªTesalonicenses 1:8: Porque saliendo de vosotros, la palabra del Señor ha resonado, no sólo en Macedonia y Acaya, sino que también por todas partes vuestra fe en Dios se ha divulgado, de modo que nosotros no tenemos necesidad de hablar nada.

1ªTesalonicenses 2:13-16: Por esto también nosotros sin cesar damos gracias a Dios de que cuando recibisteis la palabra de Dios, que oísteis de nosotros la aceptasteis no como la palabra de hombres, sino como lo que realmente es, la palabra de Dios, la cual también hace su obra en vosotros los que creéis. (14) Pues vosotros, hermanos, vinisteis a ser imitadores de las iglesias de Dios en Cristo Jesús que están en Judea, porque también vosotros padecisteis los mismos sufrimientos a manos de vuestros propios com-patriotas, tal como ellos padecieron a manos de los judíos, (15) los cuales mataron tanto al Señor Jesús como a los profetas, y a nosotros nos expulsaron, y no agradan a Dios sino que son contrarios a todos los hombres, (16) impidiéndonos hablar a los gentiles para que se salven, con el resultado de que siempre llenan la medida de sus pecados. Pero la ira ha venido sobre ellos hasta el extremo.

8_NO MENOSPRECIEMOS EL VERBO

La Palabra viva y poderosa de Dios es algo más que un libro. Es también una persona: Jesucristo. Jesús y la Palabra son inseparables. No se puede entender una sin el otro. Por eso la Palabra es viva y se le atribuyen acciones propias de una persona más que de algo inanimado.

Hebreos 4:12: Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de dos fi-los; penetra hasta la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y los tuétanos, y es poderosa para discernir los pensamientos y las intenciones del corazón.

Juan 1:1-2: En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. (2) Él estaba en el principio con Dios.

Juan 1:14: Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.

Apocalipsis 19:13: Y está vestido de un manto empapado en sangre, y su nombre es: El Verbo de Dios.

Hebreos 1:1-3: Dios, habiendo hablado hace mucho tiempo, en muchas ocasiones y de muchas maneras a los padres por los profetas, (2) en estos últimos días nos ha hablado por su Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas, por medio de quien hizo también el universo. (3) El es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza, y sostiene todas las cosas por la palabra de su poder. Después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas.

Menospreciarla a ella es menospreciarle Él, descuidarla es debilitar nuestra relación con Jesús.

9_UN BUEN EJERCICIO QUE ROGAMOS QUE HAGAS EN LO SECRETO


Aparte una hora para estar tranquilo/a con el Señor: Lee el Salmo 119 de forma seguida e ininterrumpida, no deteniéndote demasiado en sus poderosos versículos sino recibiendo una visión general del mismo. Cuando termines procura escribir lo que este Salmo ha dejado en tu espíritu.

Comentarios

Entradas populares

Venciendo a Madián

Los nombres de Dios en la Biblia (ordenados por orden de aparición)