La fuerza de amar (3/3) Agua Viva




Un mensaje en tres partes en el que meditamos en el poder más grande del Universo, el poder del amor de Dios. Aquí tienes la enseñanza por escrito también.

LA FUERZA DE AMAR

Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados; y andad en amor, así como también Cristo os amó y se dio a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios, como fragante aroma.
Efesios 5:1-2

Anécdota: Evangeline Booth
El poder del amor. Cuando Evangeline Booth era joven y endeble en su salud física, celebró una serie de reuniones públicas en la ciudad de París y una noche fue abucheada por muchos de los presentes. Parecía que sus esfuerzos no iban a producir resultado alguno y, al fin, con el corazón dolorido, que sangraba por los perdidos, abandonó la plataforma y se puso a andar por entre la multitud, hasta que llegó a una pobre muchacha que se hallaba sentada en el último banco.
Poniendo las manos sobre las mejillas coloreadas por el maquillaje de la chica, Evangeline se inclinó y la besó. “Querida hermana”, le dijo con compasión. “Quisiera poder amarte tanto que te hiciera a ti amar a Jesucristo”. El rostro de la chica no había sido tocado por unos labios puros desde hacía mucho tiempo y el impacto de este acto de amor fue tal que la chica no pudo resistirlo. Fijó un momento sus ojos en los de Evangeline y levantándose, se dirigió hacia el sitio designado para la oración. Esa noche, el amor consiguió lo que ninguna otra cosa habría conseguido.
Aquella misma chica transformada por la gracia de Dios y atraída a Él por el poder del amor, se convirtió en una de los directivas principales del Ejército de Salvación en Francia.

1. INTRODUCCIÓN: ¿TÍTULO?
En honor al libro de M. Luther King:
A los occidentales, portadores de la hegemonía económica, social y cultural, debería llamarnos la atención el hecho de que el primer profeta y mártir de la no violencia, después de Jesús, fuese un pequeño hindú, Gandhi, y el segundo un pequeño hombre de color, Martin Luther King: Estos dos pacifistas son una lección para todas las demás personas.

2. LA OTRA PANDEMIA:
El amor de muchos se enfriará (otra pandemia): "y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará". Mateo 24:12 – Rv

"Abundará el pecado por todas partes, y el amor de muchos se enfriará"
Mateo 24:12 – NTV
¿Será nuestro amor capaz de vencer los fríos de esta era, para congregarnos, o los temores, para buscar a Dios?

El tiempo de pandemia ha sido de CRISÁLIDA: ha sido para crecer en nuestro amor. Hacernos más sensibles… Ver a Dios sufriendo con la situación mundial. 

3. AMOR DE DIOS: AMOR QUE RESUCITA
En lugar de definir lo que es amar al prójimo, Jesús contó una historia. Esta era su forma de enseñar:

Jesús respondió con una historia: —Un hombre judío bajaba de Jerusalén a Jericó y fue atacado por ladrones. Le quitaron la ropa, le pegaron y lo dejaron medio muerto al costado del camino. »Un sacerdote pasó por allí de casualidad, pero cuando vio al hombre en el suelo, cruzó al otro lado del camino y siguió de largo. Un ayudante del templo pasó y lo vio allí tirado, pero también siguió de largo por el otro lado. »Entonces pasó un samaritano despreciado y, cuando vio al hombre, sintió compasión por él. Se le acercó y le alivió las heridas con vino y aceite de oliva, y se las vendó. Luego subió al hombre en su propio burro y lo llevó hasta un alojamiento, donde cuidó de él. Al día siguiente, le dio dos monedas de plata al encargado de la posada y le dijo: “Cuida de este hombre. Si los gastos superan esta cantidad, te pagaré la diferencia la próxima vez que pase por aquí”.
Lucas 10:30-35

Este mensaje lo preparé en la UCI del Reina Sofía. Wagner sufrió una parada cardiaca. Hubiese muerto si Francisco, su amigo, que estudió Ciencias del Deporte y sabía de primeros auxilios, no lo hubiese ayudado. La ambulancia tardó 17 minutos. Mientras, Francisco practicó lo aprendido: 28 masajes cardiacos y tres insuflaciones de aire. Eso mantuvo el corazón activo y un mínimo de oxígeno para que Wagner salvara la vida. Necesitó dos descargas de electroshock para que su corazón volviese a latir autónomamente. Hoy sigue hospitalizado y podrá contar que el sábado de madrugada, de alguna forma, volvió a nacer.

Esto es lo que hace el amor de Dios por nosotros. Nos reanima, nos da la vida, nos salva de la muerte, nos da fuerzas para vivir cuando nosotros las hemos perdido.

Yo lo he experimentado muchas veces, también en esta pandemia.

4. ¿QUÉ HACE EL PODER DEL AMOR DE DIOS?

Preguntemos a los protagonistas de la Biblia:

La mujer tomada en acto de adulterio: me restaura la dignidad y me perdona.

María Magdalena: me liberta y me convierte en una adoradora.

Pedro: me busca y sigue creyendo en mí.

El endemoniado gadareno: me saca de la cárcel de la locura y me hace una bendición.

Mateo Leví o Zaqueo: no se avergüenza de mí y me considera útil, si dejo mi pecado.

Marta, María y Lázaro: lloró con nosotras y nos dio victoria frente a la muerte.

Los pescadores aterrados por la tormenta: echó fuera el temor y nos salvó de las aguas turbulentas.

Jairo, la viuda de Naín o la mujer sirofenicia: fue la única respuesta para nuestros hijos (los sanó, resucitó y les dio vida nueva).

¿NO ES LO MISMO QUE HACE CON CADA UNO DE NOSOTROS? Nos busca, nos perdona, nos liberta, nos restaura la dignidad, nos convierte en adoradores y en una bendición; echa fuera el temor, bendice nuestros hogares, está a nuestro lado en las pruebas y nos consuela…

5. AMOR INCONDICIONAL: ROMANOS 8:38-39

Y estoy convencido de que nada podrá jamás separarnos del amor de Dios. Ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni demonios, ni nuestros temores de hoy ni nuestras preocupaciones de mañana. Ni siquiera los poderes del infierno pueden separarnos del amor de Dios. Ningún poder en las alturas ni en las profundidades, de hecho, nada en toda la creación podrá jamás separarnos del amor de Dios, que está revelado en Cristo Jesús nuestro Señor.
Romanos 8:38-39 - NTV

Aparece 13 veces en el NT: separar, abandonar, ir lejos, marcharse de un lugar, dejar o divorciarse.
- xōrízō (korizo) (xṓra, Fonética: kho'-rah, "espacio abierto, desocupado"): desocupar.

- xōrízō (korizo), en los papiros, se refiere al divorcio de un cónyuge que desocupa la relación en alma o cuerpo.

Todas las fuerzas del mundo y del Reino de las Tinieblas intentan provocar un divorcio en nuestro matrimonio con Jesús. Pero Él ha decidido amarnos por pacto y amarnos hasta el fin. Como no consiguen que Jesús se divorcie de nosotros intentan ejecutar un desalojo, es decir, que desocupemos nuestro hogar de amor de Jesús. Pero nada nos puede sacar de ese lugar de amor que nos corresponde por gracia. Solo nosotros mismos (como el Hijo Pródigo). Pero seguimos siendo hijos y seguimos teniendo casa.

-----------------------------

6. AMOR: ES EL MÉTODO DE JESÚS PARA QUE LA RELACIÓN CON DIOS FUNCIONE: de Stanley Jones (Fue un misionero, teólogo y autor cristiano metodista estadounidense).

Amor: El método de Jesús.
Cuando Jesús estaba pendiendo de la cruz, no dijo a Juan: “Cuida de mi madre”. No le dejó una obligación. Más bien estableció una relación entre ambos: “Hijo, he aquí a tu madre”. Y tan pronto como Juan se dio cuenta de la relación de afecto con la cual Jesús lo unía a María, el deber surgió como cosa natural. Si era hijo, tendría que cuidar a su madre. Este incidente nos deja al descubierto el método de Jesús. No nos impone una serie de reglas y deberes, sino más bien establece una relación con Dios.
Nos dice: “Hijo, he ahí tu Padre”. Nos revela a Dios como un padre y al hombre como a un hijo. Y una vez que comprendemos este hecho central, todo lo demás fluye de un modo natural, como el manantial de una montaña que es alimentado por corrientes eternas.

6. LA FUERZA DE AMAR

Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados; y andad en amor, así como también Cristo os amó y se dio a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios, como fragante aroma.
Efesios 5:1-2

7. AMOR: LAS CUATRO LETRAS MÁS PODEROSAS DEL DICCIONARIO.
Palabra relacionada con otras palabras de cuatro letras como Dios, gozo, risa, vida, mamá, papá… Y antagónica a otras palabras de cuatro letras como odio, pena, malo o mudo. Pero quiero conectar la palabra AMOR con una palabra, también corta y muy importante, MANO:

Nuestra mano es instrumento del amor de Dios: para vendar heridas, levantar al caído, dar pan al hambriento, abrazar, enjugar lágrimas, bendecir y orar, etc.

Anécdota: El toque de la mano de Dios.

Si Dios puede extender su mano desde los cielos y tocar cualquier vida humana que en Él confía. No se ha acortado su brazo de amor para que no pueda bendecir al más afligido y desesperado. Muchas veces Él usa a los que se hallan más cerca del necesitado para consolar.
¿Pues cómo puede el alma desalentada y afligida experimentar el amor de Dios si no es por medio de alguien que se encuentre a su lado listo para darle amor?

Eso es lo que sucedió con una niña muerta de miedo en una noche de tormenta en la que los truenos y relámpagos hacían que las ventanas de la casa temblaran. Entonces, en uno de los truenos más imponentes, fue a refugiarse en la cama de sus padres. El padre abrazó a la niña y le dijo:

-Cariño, no temas. Jesús nos cuida.
-Sí, lo sé, papá -dijo la niña-. Pero Jesús está muy lejos y yo lo que necesito es que alguien me abrace.
El abrazo de Jesús llegaba a través de su Padre, que estaba junto a ella. Así es con nosotros.
Jesús, indudablemente, está listo para abrazarnos, pero necesitamos el contacto de alguien lleno de su amor que nos transmita el calor de sus brazos.


Permíteme contar de una dama que se sentía angustiada, triste y solitaria. Ya no sentía la cercanía de Dios. Oró y suplicó a Dios que la bendijera una vez más en la vida.
-¿Cómo puede ser que Dios me abandone? -se quejaba.
Una amiga se inclinó hacia ella y le dijo:
-Ora y pídele a Dios que te toque. Él pondrá su mano sobre ti. Comenzó a orar una vez más, con angustia en el alma. Repentinamente sintió el toque de la mano de Dios, más que sobre su cuerpo, sobre su espíritu, y exclamó exaltada
-¡Me tocó! ¡Mi alma está llena de gozo! Sentí como si hubiera caído sobre mí un diluvio de cordialidad. ¿Sabes? Su toque se parecía al de la mano tuya…
-Era mi mano replicó su amiga.
El rostro de la chica reveló el desengaño que sentía.
-¿Tu mano?
-¡Por supuesto! ¿Crees acaso que una mano de carne y hueso iba a bajar del cielo a tocarte? Dios usó mi mano, que era la que estaba más cerca de ti.
-¡Bien! ¡Es cierto! Pero yo he sentido una mano divina dentro de mí, que ha sido el reflejo interno de la tuya, y puedo decir como Isaías: No se ha acortado la mano del Señor. Isaías 59 1.

El amor obra por la mano. Pero el amor también obra por la BOCA:
El amor es paciente y bondadoso. El amor no es celoso ni fanfarrón ni orgulloso ni ofensivo. No exige que las cosas se hagan a su manera. No se irrita ni lleva un registro de las ofensas recibidas. No se alegra de la injusticia, sino que se alegra cuando la verdad triunfa. El amor nunca se da por vencido, jamás pierde la fe, siempre tiene esperanzas y se mantiene firme en toda circunstancia.
1 Corintios 13:4-7

ANÉCDOTA DE SPURGEON

-No tengo nada en el bolsillo, hermano -dijo Carlos al mendigo.
-No es necesario que me dé nada, ya me ha dado un tesoro, para mi alma, al llamarme “hermano”.
DA EL VALOR A LOS HOMBRES: SON HERMANOS.

Amor puesto en práctica. Cuando el misionero explorador Federico Arnot iba por una senda a través de la alta hierba con un grupo de sus convertidos africanos, un león atacó repentinamente a uno de los jóvenes. Arnot actuó rápidamente y cubrió al joven con su propio cuerpo. El animal puso sus patas sobre el misionero, pero, por alguna razón inexplicable, el león no atacó al siervo de Dios y se retiró sin causar mal a nadie.
Cuando el jefe de la tribu oyó acerca de este incidente, dijo: “Yo voy a cualquier parte que un hombre blanco que pone su cuerpo entre un león y su amigo de color”. ¿Tienes tú esta clase de interés por otros? No simple simpatía. La simple simpatía habría hecho a Arnot exclamar: ¡Pobrecito, que lástima! Pero el amor es capaz de las mayores heroicidades. Si no lo tienes, pide al Señor que ensanche tu corazón y purifique tus motivaciones.

9. ¿CÓMO CRECER EN AMOR? ¿CÓMO VIVIR EN EL AMOR DE DIOS?
Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como también lo hacemos nosotros para con vosotros,
1 Tesalonicenses 3:12

LA CLAVE: NO ES MI AMOR, ES EL AMOR DE JESÚS EN NOSOTROS:
13 Porque si estamos locos, es para Dios; y si somos cuerdos, es para vosotros.
14 Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron;
15 y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.
2 CORINTIOS 5:13-15 (GÁLATAS 2:20).

POR FORTALEZA DEL ESPÍRITU: Pido en oración que, de sus gloriosos e inagotables recursos, los fortalezca con poder en el ser interior por medio de su Espíritu. Entonces Cristo habitará en el corazón de ustedes a medida que confíen en él. Echarán raíces profundas en el amor de Dios, y ellas los mantendrán fuertes.
Efesios 3:16-17 

Por eso les digo: dejen que el Espíritu Santo los guíe en la vida. Entonces no se dejarán llevar por los impulsos de la naturaleza pecaminosa. La naturaleza pecaminosa desea hacer el mal, que es precisamente lo contrario de lo que quiere el Espíritu. Y el Espíritu nos da deseos que se oponen a lo que desea la naturaleza pecaminosa. Estas dos fuerzas luchan constantemente entre sí, entonces ustedes no son libres para llevar a cabo sus buenas intenciones, pero cuando el Espíritu los guía, ya no están obligados a cumplir la ley de Moisés. Cuando ustedes siguen los deseos de la naturaleza pecaminosa, los resultados son más que claros: inmoralidad sexual, impureza, pasiones sensuales, idolatría, hechicería, hostilidad, peleas, celos, arrebatos de furia, ambición egoísta, discordias, divisiones, envidia, borracheras, fiestas desenfrenadas y otros pecados parecidos. Permítanme repetirles lo que les dije antes: cualquiera que lleve esa clase de vida no heredará el reino de Dios. En cambio, la clase de fruto que el Espíritu Santo produce en nuestra vida es: amor, alegría, paz, paciencia, gentileza, bondad, fidelidad, humildad y control propio. ¡No existen leyes contra esas cosas! Los que pertenecen a Cristo Jesús han clavado en la cruz las pasiones y los deseos de la naturaleza pecaminosa y los han crucificado allí. Ya que vivimos por el Espíritu, sigamos la guía del Espíritu en cada aspecto de nuestra vida.
Gálatas 5:16-25

10. LLAMADO FINAL

Muchos nos preguntamos, ¿Qué propósito tengo? ¿Cómo me puede usar Dios?
Con la fuerza de amar

 

Comentarios

Entradas populares

Venciendo a Madián

Los nombres de Dios en la Biblia (ordenados por orden de aparición)