Perseverancia (N. C. #10)

Perseverancia

Nuevos Creyentes #10

PERSEVERANCIA

1_LA PERSEVERANCIA DE DIOS

La palabra perseverancia sugiere una actividad continua de los creyentes por la cual ellos perseveran en el camino de salvación. Sin embargo muchos creen que la perseverancia es más una obra de Dios en la cual los creyentes participan que una inicia va y empresa nuestra. Dios nos lleva a perseverar y nos da la gracia para hacerlo, cuando realmente hemos creído en Él y ya tenemos su vida en nosotros.

Por decirlo de algún modo Dios persevera y nosotros perseveramos en Él y con Él, eso sí, por la gracia que nos imparte el Espíritu Santo. Por esta perseverancia en el camino del Señor, la obra que Dios empezó en nosotros un día continúa y es completada. Los siguientes textos nos ayudan a entender ese cuidado persistente de Dios en nosotros que nos posibilita el perseverar.

Juan 10:28-29: y yo les doy vida eterna y jamás perecerán, y nadie las arrebatará de mi mano. (29) Mi Padre que me las dio es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano del Padre.

Romanos 11:29: porque los dones y el llamamiento de Dios son irrevocables.

Filipenses 1:6: estando convencido precisamente de esto: que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Cristo Jesús.

2ª Tesalonicenses 3:3: Pero fiel es el Señor quien os fortalecerá y protegerá del maligno.

2ª Timoteo 1:12: Por lo cual también sufro estas cosas, pero no me avergüenzo; porque yo sé en quién he creído, y estoy convencido de que es poderoso para guardar mi depósito hasta aquel día.

2ª Timoteo 4:18: El Señor me librará de toda obra mala y me traerá a salvo a su reino celestial. A Él sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

2_NUESTRA PERSEVERANCIA

Para ser salvos tenemos que perseverar hasta el fin. Los verdaderos creyentes se mantendrán firmes en su fe hasta la muerte.

Mateo 10:22: Y seréis odiados de todos por causa de mi nombre, pero el que persevere hasta el fin, ése será salvo.

Mateo 24:13: Pero el que persevere hasta el fin, ése será salvo.

Colosenses 1:23: si en verdad permanecéis en la fe bien cimentados y constantes, sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído, que fue proclamado a toda la creación debajo del cielo, y del cual yo, Pablo, fui hecho ministro.

Hebreos 3:14: Porque somos hechos partícipes de Cristo, si es que retenemos firme hasta el fin el principio de nuestra seguridad.

Aunque si confiáramos en nuestra propia fidelidad y fortaleza para pensar que vamos a perseverar hasta el fin tendríamos motivos para:

a_gloriarnos en nosotros mismos (siendo positivos)

b_para dudar de nuestra salvación (siendo negativos)

Por ello debemos basar nuestra seguridad de salvación en Dios, en esa perseverancia suya para guardarnos y darnos la gracia de permanecer firmes hasta el fin. En última instancia debemos darle la gloria a Dios por ser de los que vencen, es decir, de los que perseveran hasta el fin. Dios es el que engendra, nutre y consuma nuestra fe, el arrepentimiento, el amor, el gozo, la esperanza y todas aquellas virtudes del Espíritu que son indispensables en nuestra vida cris ana. Él es el autor y consumador de la fe.

Hebreos 12:2: puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, quien por el gozo puesto delante de Él soportó la cruz, menospreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios.

3_LA PALABRA PERSEVERANCIA

La palabra más usada para ‘perseverancia’ (jupomoné) es traducida en unas ocasiones como paciencia y en otras como perseverancia, pero viene a significar: resistencia o aguante alegre y esperanzado, constancia, paciencia o perseverancia.

‘Jupomoné’ (perseverancia) viene del verbo ‘jupoméno’ (perseverar). ‘Jupoméno’ se puede traducir también como quedarse bajo, permanecer, soportar (pruebas), tener entereza, padecer o sufrir. Como vemos, la palabra en sí lleva una connotación de resistir pruebas o situaciones difíciles sin vacilar o dejar nuestra firmeza.

Al desglosar ‘jupoméno’ aún enriquecemos más el concepto de perseverancia. ‘Jupó’ es una preposición que traducimos como ‘bajo, debajo, abajo o sujeto a’. Mientras que ‘méno’ es un verbo que indica ‘quedarse, esperar, morar, durar, permanecer o vivir’. La idea es que aunque estemos en una determinada circunstancia nos quedamos bajo esa presión, sin movernos. Aunque estemos siendo bombardeados por miles de formas de pensamiento permanecemos sujetos a la verdad de Dios. Aunque otros huyan en la persecución o nos quedemos solos, sin embargo nosotros moramos bajo las alas de Dios. Dios no cambia, en Él no hay sombra de variación, nosotros tampoco debemos ser móviles, oscilantes o inestables; duramos, vivimos, esperamos siempre en la misma posición de fe.

De hoy en adelante cuando oigamos la palabra perseverancia nos deben asaltar conceptos tales como: resistir con gozo, soportar con esperanza, sujetarnos a Dios, permanecer firmes, retener nuestra posición, ser constantes, esperar pacientemente, etc.

4_¿QUIÉN ES EL QUE PERSEVERA SEGÚN LA PALABRA DE DIOS?

a_El verdadero discípulo.
Lucas 8:15: Pero la semilla en la tierra buena, éstos son los que han oído la palabra con corazón recto y bueno, y la retienen, y dan fruto con su perseverancia.

b_El que se ha arrepentido y tiene fe en Cristo.
Romanos 2:7: a los que por la perseverancia en hacer el bien buscan gloria, honor e inmortalidad: vida eterna.

5_JESÚS, NUESTRO MODELO DE PERSEVERANCIA

Hebreos 12:1-2: Por tanto, puesto que tenemos en derredor nuestro tan gran nube de testigos, despojémonos también de todo peso y del pecado que tan fácilmente nos envuelve, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, (12) puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, quien por el gozo puesto delante de Él soportó la cruz, menospreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios.

2ª Tesalonicenses 3:5: Que el Señor dirija vuestros corazones hacia el amor de Dios y hacia la perseverancia de Cristo.

6_EL CAMINO DE LA PERSEVERANCIA

El camino que todo cris ano debe seguir es un camino de perseverancia y una carrera que corremos con perseverancia.

Hebreos 12:1-3: Por tanto, puesto que tenemos en derredor nuestro tan gran nube de testigos, despojémonos también de todo peso y del pecado que tan fácilmente nos envuelve, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, (2) puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, quien por el gozo puesto delante de Él soportó la cruz, menospreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios. (3) Considerad, pues, a aquel que soportó tal hostilidad de los pecadores contra sí mismo, para que no os canséis ni os desaniméis en vuestro corazón.

1ª Timoteo 6:11: Pero tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la perseverancia y la amabilidad.

7_EL EVANGELIO DE LA PERSEVERANCIA

Creemos y servimos a un evangelio al que se le denomina ‘la palabra de mi perseverancia’. Nuestra fe lleva implícita la cruz, es decir, compartir los sufrimientos de Cristo y perseverar como Él lo hizo.

Apocalipsis 3:10: Porque has guardado la palabra de mi perseverancia, yo también te guardaré de la hora de la prueba, esa hora que está por venir sobre todo el mundo para poner a prueba a los que habitan sobre la tierra.

Apocalipsis 1:9: Yo, Juan, vuestro hermano y compañero en la tribulación, en el reino y en la perseverancia en Jesús, me encontraba en la isla llamada Patmos, a causa de la palabra de Dios y del testimonio de Jesús.

8_LA AYUDA DE CRISTO, POR GRACIA

a_Al permanecer unidos a Él nos da su vida poderosa y abundante para que demos fruto, venzamos, crezcamos y no nos sequemos.
Juan 15:9: Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado; permaneced en mi amor.

b_Su intercesión constante por todos y cada uno de nosotros nos guarda. Él vive perpetuamente para interceder por su pueblo.
Juan 17:11-12: Ya no estoy en el mundo, pero ellos sí están en el mundo, y yo voy a ti. Padre santo, guárdalos en tu nombre, el nombre que me has dado, para que sean uno, así como nosotros. (12) Cuando estaba con ellos, los guardaba en tu nombre, el nombre que me diste; y los guardé y ninguno se perdió, excepto el hijo de perdición, para que la Escritura se cumpliera.

Hebreos 7:25: Por lo cual El también es poderoso para salvar para siempre a los que por medio de Él se acercan a Dios, puesto que vive perpetuamente para interceder por ellos.

Un ejemplo lo encontramos en: Lucas 22:31-32: Simón, Simón, mira que Satanás os ha reclamado para zarandearos como a trigo; (32) pero yo he rogado por ti para que tu fe no falle; y tú, una vez que hayas regresado, fortalece a tus hermanos.

9_PERSEVEREMOS

Dios nos llama específicamente a perseverar, entre otras cosas en:

a_hacer su voluntad (hasta que Cristo regrese).
Hebreos 10:36: Porque tenéis necesidad de paciencia, para que cuando hayáis hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa.

b_velar.
Efesios 6:18: Con toda oración y súplica orad en todo tiempo en el Espíritu, y así, velad con toda perseverancia y súplica por todos los santos.

c_la gracia de Dios.
Hechos 13:43: Y terminada la reunión de la sinagoga, muchos de los judíos y de los prosélitos temerosos de Dios siguieron a Pablo y a Bernabé, quienes, hablándoles, les instaban a perseverar en la gracia de Dios.

d_en la fe (basada en la palabra de Dios, la sana doctrina).
2ªJuan1:8-9: Tened cuidado para que no perdáis lo que hemos logrado, sino que recibáis abundante recompensa. Todo el que se desvía y no permanece en la enseñanza de Cristo, no tiene a Dios; el que permanece en la enseñanza tiene tanto al Padre como al Hijo.

Hechos 14:22: fortaleciendo los ánimos de los discípulos, exhortándolos a que perseveraran en la fe, y diciendo: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.

e_en la oración.

Colosenses 4:2: Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias.

f_en las persecuciones y aflicciones.
2ª Tesalonicenses 1:4: de manera que nosotros mismos hablamos con orgullo de vosotros entre las iglesias de Dios, por vuestra perseverancia y fe en medio de todas las persecuciones y aflicciones que soportáis.

Job es un ejemplo de alguien que perseveró bajo la prueba.

Santiago 5:11: Mirad que tenemos por bienaventurados a los que sufrieron. Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el resultado del proceder del Señor, que el Señor es muy compasivo, y misericordioso.

g_en hacer buenas obras.

Romanos 2:7: a los que por la perseverancia en hacer el bien buscan gloria, honor e inmortalidad: vida eterna.

h_en reunirnos con la familia de la fe.
Hebreos 10:23-25: Mantengamos firme la profesión de nuestra esperanza sin vacilar, porque fiel es el que prometió; (24) y consideremos cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras, (25) no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros , y mucho más al ver que el día se acerca.

Comentarios

Entradas populares

Los nombres de Dios en la Biblia (ordenados por orden de aparición)

Venciendo a Madián