Amemos de hecho y en verdad

Amemos de hecho y en verdad










 

Amemos de hecho y en verdad

18 Hijos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad. 
1 Juan 3:18

1º ¿Estamos enseñando a nuestra gente a amar a Jesús?

Para amar a Jesús hemos de saber primero quién es Jesús y cómo nos amó.

Los que tenemos dicha revelación debemos poner todo nuestro empeño en predicar el evangelio: ahí se revela esta cuestión.

Como te rogué al partir para Macedonia que te quedaras en Efeso para que instruyeras a algunos que no enseñaran doctrinas extrañas, ni prestaran atención a mitos y genealogías interminables, lo que da lugar a discusiones inútiles en vez de hacer avanzar el plan de Dios que es por fe, así te encargo ahora. Pero el propósito de nuestra instrucción es el amor nacido de un corazón puro, de una buena conciencia y de una fe sincera . Pues algunos, desviándose de estas cosas, se han apartado hacia una vana palabrería, queriendo ser maestros de la ley, aunque no entienden lo que dicen ni las cosas acerca de las cuales hacen declaraciones categóricas.
1 Timoteo 1:3-7

2º ¿Cómo evaluar si estamos aprendiendo a amar a Jesús?

Cuando amas a Jesús:

1 Adoras sin importar el costo

Y estando Él en Betania, sentado a la mesa en casa de Simón el leproso, vino una mujer con un frasco de alabastro de perfume muy costoso de nardo puro; y rompió el frasco y lo derramó sobre la cabeza de Jesús. Marcos 14:3

2 Tienes un servicio apasionado por Él

no seáis perezosos en lo que requiere diligencia; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor Romanos 12:11
No sean nunca perezosos, más bien trabajen con esmero y sirvan al Señor con entusiasmo.
Romanos 12:11 (NTV)

Apocalipsis 2:3-5
3 Tienes perseverancia, y has sufrido por mi nombre y no has desmayado. 4 Pero tengo esto contra ti: que has dejado tu primer amor. 5 Recuerda, por tanto, de dónde has caído y arrepiéntete, y haz las obras que hiciste al principio; si no, vendré a ti y quitaré tu candelabro de su lugar, si no te arrepientes.

3 La búsqueda de Jesús y tu relación con Él se convierte en una prioridad para tu vida

Cantares 3:1
En mi lecho, por las noches, he buscado al que ama mi alma; lo busqué, mas no lo hallé.

Cantares 3:2
«Me levantaré ahora, y andaré por la ciudad; por las calles y por las plazas buscaré al que ama mi alma». Lo busqué, mas no lo hallé.

Cantares 5:6
Abrí yo a mi amado, pero mi amado se había retirado, se había ido. Tras su hablar salió mi alma. Lo busqué, y no lo hallé; lo llamé, y no me respondió.

¿Por qué busca la sulamita? Porque está enferma de amor.

Cantares 2:5
Sustentadme con tortas de pasas, reanimadme con manzanas, porque estoy enferma de amor.

Cantares 5:8
Yo os conjuro, oh hijas de Jerusalén, si encontráis a mi amado, ¿qué le habéis de decir? Que estoy enferma de amor.

4 Obedecerlo será la consecuencia y aprender su Palabra el medio

Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. Juan 14:15.

Juan 14:24
El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que oís no es mía, sino del Padre que me envió.

5 Amar al prójimo es inseparable de amar a Jesús.

1 Juan 3:13-19:
13 Hermanos, no os maravilléis si el mundo os odia. 14 Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida porque amamos a los hermanos. El que no ama permanece en muerte. 15 Todo el que aborrece a su hermano es homicida, y vosotros sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permanente en él. 16 En esto conocemos el amor: en que Él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos. 17 Pero el que tiene bienes de este mundo, y ve a su hermano en necesidad y cierra su corazón contra él, ¿cómo puede morar el amor de Dios en él? 18 Hijos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad. 19 En esto sabremos que somos de la verdad, y aseguraremos nuestros corazones delante de Él 

1 Juan 4:19-21
La Biblia de las Américas
19 Nosotros amamos, porque Él nos amó primero. 20 Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es un mentiroso; porque el que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede amar a Dios a quien no ha visto. 21 Y este mandamiento tenemos de Él: que el que ama a Dios, ame también a su hermano.


El gran mandamiento Mateo 22:34-40
34 Pero al oír los fariseos que Jesús había dejado callados a los saduceos, se agruparon; 35 y uno de ellos, intérprete de la ley, para ponerle a prueba le preguntó: 36 Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento de la ley? 37 Y Él le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38 Este es el grande y el primer mandamiento. 39 Y el segundo es semejante (homoios: el mismo que…) a este: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 40 De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas.

3º EN UNA IGLESIA DONDE HAY AMOR A JESÚS:

Habrá adoración, servicio, búsqueda, obediencia y compasión.

4º ¿Modelamos esto a otros? Los líderes y los pastores y los más mayores.

5º Muy bien: apliquémoslo a casa y pongámoslo a la inversa. ¿Cómo sé que mis hijos o nietos no están aprendiendo y creciendo en amar a Jesús?

Debilidad en la adoración, ausencia de servicio, búsqueda del mundo y sus pasiones, rebeldía o egoísmo.

Nuestro pastor Fernando (por ejemplo) nos modeló el amar apasionadamente a Jesús.

Ahora, pues, que el mismo Dios y Padre nuestro, y Jesús nuestro Señor , dirijan nuestro camino a vosotros; y que el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros, y para con todos, como también nosotros lo hacemos para con vosotros; a fin de que Él afirme vuestros corazones irreprensibles en santidad delante de nuestro Dios y Padre, en la venida de nuestro Señor Jesús con todos sus santos .
1 Tesalonicenses 3:11-13

Comentarios

Entradas populares

Venciendo a Madián

Los nombres de Dios en la Biblia (ordenados por orden de aparición)