Poema: Mi Cantar de los Cantares

Poema, Mi Cantar de los Cantares

 Poema: No digas nada

No digas nada… No hace falta.
Deja que nuestros cuerpos hablen y giman trémulos.
¿Para qué romper el silencio con vanas palabras?
Si ya mis suspiros, tus suspiros, dicen mucho, se hacen eco…

Hablemos con el tacto, bebamos del río salado del deseo,
rompamos el encierro del asfalto
con pasión, con amor…
¿Lograrán mil vocablos decir más que tu mirada?
¿O qué lexema podría resumir el grito de mis manos firmes en tu seno?

El silencio es nuestro. Nos envuelve, nos ampara y devuelve la paz a nuestro mundo.
¿Has pensado en lo corto que es el lenguaje frente a los sentimientos?
Emoción, ilusión, imaginación… placer, arte, inspiración, ¿cómo pueden articularse sin restar fuerza al alma?
Porque somos esencia que siente, que respira y tiembla;
que teme, que añora, que duda, duele y sueña…
Por eso, callemos las palabras y digamos los anhelos enrollando nuestros extremos en un arabesco sin fin de sonrisas y “te quieros”.

Piérdete en mí, mientras yo me hallo en ti, que no logro descanso pleno extendiéndome aparte de tu ser.
Sin noción de nada, sin ataduras de tiempo, caer en el abismo voluptuoso que nos ha sido concedido, regalado…

¿Merecemos esto? ¡Es demasiado caro! Es un sueño que ni tú ni yo lograremos retribuir;
abrámoslo lentamente y sin aspavientos… solo cabe suspirar, apretar nuestras manos y dejarnos arrastrar por la marea de recuerdos y la esperanza del amar.

Comentarios

Entradas populares

Los nombres de Dios en la Biblia (ordenados por orden de aparición)

Venciendo a Madián