Poema: Poesía para el Creador de poemas

Poema, Poesía para el Creador de poemas

Poema: Poesía para el Creador de poemas 


¿Qué es un poema?  

Una construcción de sílabas,  

una montaña de letras que,  

estando en el universo de las ideas,  

se ordenan para crear belleza  

y expresar lo más hondo  

que siente, que piensa,  

que sueña el poeta. 


Sublime inspiración me mueve  

no solo a buscarte,  

Amor Eterno, Deseo Supremo,  

sino a adorarte,  

y con este don de la poesía, 

el gozo de tenerte, cantarte.  

Que si fuera ave, piruetas haría  

y si delfín, saltaría el océano  

para mostrar mi dicha 

Si cometa sideral,  

el espacio bañaría  

de luz al surcarlo.  

O si tuviera la capacidad  

de hacer oír mi voz a leguas,  

como león rugiera  

y como elefante bramara… 

Pero soy hombre y callar no debo 

esta pasión que desborda mi alma.  

Por eso, exalto tu grandeza, 

bendigo tu sabiduría, 

pondero tu hermosura  

y admiro tu fidelidad, 

tiemblo ante tu Majestad 

y reverencio tu santidad. 

Espero en tu poder, 

recuerdo tus promesas  

y me deleito en tu Presencia 

Imploro tu clemencia, 

bebo tu compasión 

y apelo a tu gracia. 

Me postro ante tu gloria 

honro el trono de mi Rey, 

abrazo quién soy 

y avivo mi fe 


Si mil vidas tuviera  

para Ti todas fueran, 

y si pudiera elegir  

entre tu rostro contemplar 

o en esta Tierra seguir mi penar, 

en estrecho estaría mi pecho 

por dejar a la mujer de mi lecho 

y a los hijos que me supo dar 

Solo diría: 

Cúmplase en tu plan, 

que bien sabes lo que es mejor 

Aunque, mi espíritu se eleva  

y anhela ser parte  

de esa nube de testigos  

que ven, ya,  

sin velo, tu esplendor. 

Mas, para calmar mi dolor, 

madrugo y te invoco, 

escribo estos versos,  

ofrendo los bienes 

confieso mis yerros 

renuevo esperanzas  

y pido inspiración  

para servirte mejor, 

que mereces, Tú, Salvador,  

que se tribute todo don, 

se te consagre alabanzas 

(no en pago, que pagar no logramos)  

en semejanza de amor  

al de poemas Creador. 


Tal fue tu humillación 

que, sin merecerlo, Tú 

viniste, sufriste y moriste  

por hombres que, sin merecerlo,  

somos tu obra de arte,  

y en reciprocidad al Artista  

que ha llenado de poesía la eternidad,  

sea el reino, el poder y la gloria,  

por siempre, Jesús, ¡Hallelu Yah!


Murcia, 9 de agosto de 2022.

Comentarios

Entradas populares

Los nombres de Dios en la Biblia (ordenados por orden de aparición)

Venciendo a Madián