Recalculando la ruta

 Recalculando la ruta

Esta semana estaba leyendo el Salmo 1. Aquí habla de la diferencia entre dos hombres: Uno es bendecido y bienaventurado. Es como un árbol fuerte, bello y fructífero. Además, todo lo que hace es prosperado. El otro hombre es desdichado. Es como paja que se seca y se la lleva el viento. No tiene fuerzas ni para sostenerse en pie. Y su camino acabará desapareciendo. ¿Por qué tanta diferencia entre uno y otro? ¿Será porque el Señor ama a uno y aborrece al otro; tiene preferencia por bendecir al justo y se empeña en destruir al impío? No. No tiene nada que ver con Dios. Es el resultado de las decisiones que han tomado uno y otro. Aquí os dejo el vídeo del mensaje:

Todos somos igualmente pecadores delante de Dios. Pero el justo ha tomado una decisión: no quiere el consejo de los malos ni el camino de los pecadores ni una silla (o posición) con los burladores. Sino que quiere aprender de la palabra de Dios; por eso medita en ella constantemente y ha llegado a hacer de la voluntad del Señor su deleite. Esa es su decisión y eso lo ha transformado:

De paja a árbol.
De desgraciado a bienaventurado.
De uno que no se sostendrá a uno firmemente plantado.
De uno que perecerá a uno que todo lo que hace prosperará.

En cambio, el pecador (Rasha) ha decidido ignorar el consejo de Dios y su palabra; no quiere el cambio que Dios le ofrece; sino que sigue en el consejo de los pecadores y en la silla de los que se burlan y en el camino del mal.

UNA PREGUNTA IMPORTANTE PARA NOSOTROS:
¿Mis decisiones determinan mi carácter o mi carácter determina mis decisiones?

Son inseparables. Se van entrelazando. Mis decisiones hablan de quién soy yo y también determinan quién seré yo.

Jesús habla a las iglesias de Apocalipsis: “yo conozco tus obras”. LITERALMENTE: HE CONOCIDO (EIDÓ) VEO, OBSERVO, SOY CONSCIENTE... TUS OBRAS (ERGON) HECHOS, LO QUE HACES. Yo sé quién eres, no por tus dichos o tus intenciones, sino por tus hechos. En palabras de Jesús: “por el fruto se conoce el árbol”.

“Son nuestras elecciones las que muestran lo que somos, mucho más que nuestras habilidades.”
J.K. ROWLING

¿Qué es lo que yo soy? ¿Qué es lo que tú eres? El resultado de un cúmulo de decisiones: decisiones mías y de otros (que me afectaron).

La decisión de mis padres de entregarse a Cristo; la decisión de mis padres de castigarme a tiempo; mi decisión de decir sí a Jesús; mi decisión de decir no a una chica del mundo e interesarme por una joven de la iglesia; mi decisión de decir sí al Señor cuando Él me llamó; nuestra decisión, ya con Vanessa de casarnos jóvenes y tener cuatro hijos; nuestra decisión de obedecer a la visión celestial antes que a otras ofertas (nadie nos forzó); y así sucesivamente...

Un conjunto de decisiones son la base y han trazado la arquitectura de lo que soy hoy.

Solo una cosa se interpone entre tú y tu destino: DECISIONES INCORRECTAS.

Pensemos en Jesús. Él tenía un destino: ser el Mesías Salvador; pero tuvo que tomar sus propias decisiones; el Padre no obligó al Hijo a obedecer. Juan 10:18. Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre. Jesús tuvo que decidir en los momentos clave de su vida: los tiempos de Cambios.

Cambios implican decisiones, siempre. Y estamos en un tiempo de cambio impresionante. Por eso, es también un tiempo de importantes decisiones. De RECALCULAR RUTAS.

DECISIONES EN ÁREAS DE LA VIDA:

-Con los hijos:

Hay un tiempo en el que debemos decidir por ellos (y es muy importante cada paso a dar: crisis de los 12, de los 15, de los 18). Pero, poco a poco, vamos acompañándolos en su toma de decisiones. Ellos son protagonistas de su historia y es necesario que sientan libertad para escoger su futuro ¿Nuestro modelo? La paternidad de Dios.

-Saber gestionar, en el matrimonio, la toma de decisiones (mejor equivocarnos juntos que imponer mi criterio; salvo excepciones).
Debe haber cooperación en el matrimonio y en la toma de decisiones. El gobierno de la familia es plural, aunque haya una cabeza.
Una pluralidad práctica de cónyuges es esencial. Que uno de los esposos se anule y adule al otro hasta el punto de no cuestionar sus decisiones no es pluralidad; eso es lo que sucede en Corea del Norte. Las decisiones unilaterales construyen paredes. Las decisiones consensuadas construyen unidad.

-En mi trabajo: Hemos dicho que los tiempos de cambios implican toma de decisiones.

Quizás en el trabajo hay que recalcular la ruta.

Cuidado porque en la necesidad aparece la tentación (la oportunidad de aprender y crecer o la oportunidad para el enemigo).

Es la hora de los Hijos de Isacar: expertos en discernir los tiempos y con entendimiento de lo que Israel debía hacer. ¿Qué significa Isacar? Gn. 30:18 “Dios me ha dado mi pago”; literalmente, recompensa; él será empleado o recibir salario.
Génesis 30:
Viendo, pues, Lea, que había dejado de dar a luz (9) Fue Rubén en tiempo de la siega de los trigos, y halló mandrágoras en el campo, y las trajo a Lea su madre; y dijo Raquel a Lea: Te ruego que me des de las mandrágoras de tu hijo (14) Y ella respondió: ¿Es poco que hayas tomado mi marido, sino que también te has de llevar las mandrágoras de mi hijo? Y dijo Raquel: Pues dormirá contigo esta noche por las mandrágoras de tu hijo (15) Cuando, pues, Jacob volvía del campo a la tarde, salió Lea a él, y le dijo: Llégate a mí, porque a la verdad te he alquilado por las mandrágoras de mi hijo. Y durmió con ella aquella noche (16) Y oyó Dios a Lea; y concibió, y dio a luz el quinto hijo a Jacob (17) Y dijo Lea: Dios me ha dado mi recompensa... por eso llamó su nombre Isacar (18)

Mandragora autumnalis, mandrágora, fue usada extensamente en Europa medicinalmente. aspecto similar a una manzana. Su ingesta puede producir alucinaciones. La mandrágora es una planta altamente tóxica, pudiendo provocar la muerte de aquel que la ingiriese. Puede provocar mareos, dificultad para respirar y bradicardia simplemente al manejarla. Era usada tanto en magia negra como en magia blanca, ya que es venenosa y curativa al mismo tiempo, según el uso. Se dice que favorece la libido. Los antiguos alemanes la llamaban Alraune. Nicolás Maquiavelo, autor de "El Príncipe", escribió una comedia titulada "La mandrágora" en la que un ungüento sacado de la raíz podía sanar la esterilidad. En la Biblia, Raquel la mujer de Jacob, pidió a Lea la otra esposa de éste las Mandrágoras que el hijo de ésta recogió en el campo. A cambio de ellas cedió a Lea el derecho a pasar la noche con su esposo Jacob.

Puesto que la Biblia dice que Raquel era estéril quizás pensase que esta planta la ayudaría a concebir.

ES LA HORA DE LOS HIJOS DE ISACAR: DISCIERNEN LOS TIEMPOS; QUE SON BUENOS ADMINISTRADORES; QUE SABEN NEGOCIAR CON LO QUE TIENEN; QUE SON BUENOS TRABAJADORES Y LOS QUE SON GENTE DE FE (LEA LO VOLVIÓ A INTENTAR Y PUSO SU FE –NO EN LA MANDRÁGORA- SINO EN DIOS)

¿Qué debo tener en cuenta para una buena toma de decisiones? Siete cosas (nunca se te olviden).

-Buena conexión: buscar la conexión del Espíritu
Como cuando buscamos la guía del GPS y este va lento porque le falta conexión.

-Ten cuidado con tu propio corazón.
No tomes una decisión permanente, por una emoción temporal.
Visto en la Red.

-La palabra.
Salmo 1 y Salmo 112
¡Aleluya!
1 Cuán bienaventurado es el hombre que teme al Señor,
que mucho se deleita en sus mandamientos.
2 Poderosa en la tierra será su descendencia;
la generación de los rectos será bendita.
3 Bienes y riquezas hay en su casa,
y su justicia permanece para siempre.
4 Luz resplandece en las tinieblas para el que es recto...
7 No temerá recibir malas noticias;
su corazón está firme, confiado en el Señor.
8 Su corazón está seguro, no temerá,
hasta que vea vencidos a sus adversarios.
9 Con liberalidad ha dado a los pobres;
su justicia permanece para siempre;
su poder será exaltado con honor...

-El consejo. Busca el consejo de aquellas personas que Dios ha puesto para tu ayuda.
Nunca bases tus decisiones de vida en los consejos de personas que no tienen que lidiar con los resultados.
Visto en la Red.

-Mi esposa e hijos. ¿Cómo va a afectar a mi familia? ¿Me podrán seguir? Ejemplos de cambio de iglesia o de cambio de país.
“Prometo tomar las decisiones de hoy teniendo en mente el impacto futuro, y considerar mis decisiones actuales a la luz de las generaciones venideras”. LA RESOLUCIÓN*

-El propósito. Dios honra cuando nos enfocamos en su propósito. (Pablo que apela a César -sabiduría- Hechos 23:11 + Hechos 25:9-12)

-La Paz. Buscar la paz con uno mismo (de conciencia), la paz con Dios y la paz con los que nos rodean.
Salmos 34:14 Apártate del mal y haz el bien, busca la paz y síguela.

Hebreos 12:14 Buscad la paz con todos y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.

Lucas 19:42 diciendo: ¡Si tú también hubieras sabido en este día lo que conduce a la paz! Pero ahora está oculto a tus ojos.

1 Pedro 3:10-11 El que quiere amar la vida y ver días buenos... Apártese del mal y haga el bien; busque la paz y sígala.

Es imposible pasar por este mundo y no equivocarnos en decisiones.

-Malas decisiones son parte de la vida. El problema no son las malas decisiones, sino el mal corazón (que no aprende):

Salmos 19:13 “Guarda también a tu siervo de pecados de soberbia; que no se enseñoreen de mí. Entonces seré íntegro, y seré absuelto de gran transgresión”.

-Nadie tiene un camino perfecto (solo Cristo).
Sino un camino reconfigurado.

-Podemos tomar malas decisiones porque no consultamos o porque no interpretamos bien la voluntad de Dios.

-Una mala decisión se corrige con (igual que en el GPS):
·Vuelve a consultar
·Entiende que casi siempre no se vuelve para atrás, sino que se hace una nueva ruta (se reconfigura la ruta)

-En nuestro caso eso nos lleva a reconocer
· el poder De Dios y su bondad
· y nuestra propia incapacidad (líbrame de pecados de soberbia)

-Salvo algunos barrancos del camino, todavía estás a tiempo de reconfigurar la ruta.
Tu vida es el resultado de las decisiones que tomas. Si no te gusta tu vida, es hora de empezar a tomar mejores decisiones.
Visto en la Red.

Comentarios

Entradas populares

Un homenaje de despedida al amado pastor Manolo Ogando

Soliloquios #5

Soliloquios #1